LA HABANA

Cuba: prensa y cultura solo oficialista y del Estado

La apertura al sector privado excluye 124 actividades, entre ellas todo lo que tenga que ve con información. Estas quedarán reservadas al Estado.

Una calle de La Habana. Foto: AFP
Solo el 13% de la población económicamente activa de Cuba es trabajador privado. Foto: AFP

Artistas como Silvio Rodríguez y periodistas independientes como Yoani Sánchez manifestaron su desacuerdo con las normativas oficiales que prohíben en Cuba el trabajo privado en las esferas de la cultura, la prensa y las comunicaciones. Se trata de 124 actividades que quedarán reservadas al Estado, como parte de una reforma que sin embargo da luz verde a otras 2.000 trabajos que podrán ser asumidos por privados.

“Estoy de acuerdo con las prohibiciones que tienen que ver con el control de armas y de todo lo que atente contra la seguridad y/o el bienestar ciudadano”, dijo el cantautor Silvio Rodríguez en su blog Segunda Cita. Pero “declaro que me leería -completo- el informe que demostrara que el resto de las prohibiciones benefician al pueblo. Por largo que fuera”, añadió.

“Las prohibiciones tienden a confundir lo ganado: el reconocimiento del cine independiente con fondos estatales”, dijo a la AFP el documentalista y productor Juan Pin Vilar.

Ahora se “vuelve a poner en manos de una burocracia corrupta la posibilidad de legitimar quién es artista y cuál obra es arte. Pasaremos del cine independiente al clandestino: pero no vamos a parar”, sentenció.

“Seguiré haciendo periodismo independiente ... cuando empecé estaba prohibido ... ahora está prohibido ... mañana parece que estará prohibido”, dijo en su cuenta de Twitter Yoani Sánchez, directora del periódico digital 14 y Medio.

“Lo único que no cambia es mi resolución a informar, contar y reportar. No me fui, no me voy, no me iré (de Cuba)”, apuntó.

Apertura, con restricciones.

La apertura al sector privado de la economía cubana anunciada la semana pasada excluye 124 actividades que quedarán reservadas al Estado.

La reforma aprobada en agosto de 2020 por el régimen comunista cubano, que representa un importante paso en este país donde el Estado y sus empresas dominan el 85% de la economía, busca impulsar el crecimiento del empleo luego de una caída del PIB del 11% en 2020.

La apertura en el sector privado se inició de manera tímida en la década de 1990 y tuvo un impulso en 2010, pero su verdadero auge ocurrió con el histórico acercamiento diplomático entre Cuba y Estados Unidos a finales de 2014, durante el gobierno de Barack Obama.

Pero en ese momento la apertura se limitó a una lista de 127 actividades que fueron establecidas por el Estado. Ahora esa lista se amplió a unas 2.100 y las actividades reservadas al Estado se redujeron a 124.

Entre esas actividades, el ministerio de Trabajo fijó el miércoles los sectores estratégicos como la administración pública, la defensa, el mantenimiento del orden, la educación (excepto ciertas materias como los idiomas y la música), la medicina y el periodismo.

También quedarán excluidos del sector privado la extracción de petróleo, carbón y minerales, la impresión de periódicos y libros, la fabricación de armas, la fabricación y distribución de gas y electricidad y la venta de vehículos.

Además, el Estado se reserva el monopolio de la producción audiovisual y cinematográfica, los programas de televisión, la programación cultural en general y la actividad inmobiliaria.

Lo mismo ocurre con la profesión de arquitecto, la investigación científica, el agente de viajes, el empleado de servicios funerales o el agente de seguridad.

Unos 600.000 cubanos trabajan actualmente en el sector privado, lo que representa el 13% de la población activa en un país de 11,2 millones de habitantes.

Las personas que trabajan por su cuenta se emplean principalmente en la gastronomía, el transporte (taxis) y el alquiler de habitaciones a los turistas. (En base a AFP)

Senadores de EE.UU. apoyan movimiento San Isidro

Senadores de Estados Unidos presentaron una resolución de apoyo al Movimiento San Isidro (MSI) de Cuba que reclama libertad de expresión en la isla.

El texto, respaldado por demócratas y republicanos, pide la "liberación inmediata" de los artistas y activistas que permanezcan detenidos, condena lo que considera una escalada de ataques contra las libertades artísticas en Cuba, y llama a la derogación de leyes violatorias de la libertad de expresión en la isla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados