ELECCIONES EN EE.UU.

Cuatro mujeres acusan a Donald Trump de acoso y manoseo

The New York Times publicó el testimonio de dos mujeres que afirman fueron agredidas por el hoy candidato republicano. Los otros dos casos son del diario Palm Beach Post y de la revista People.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trump habló de los republicanos "desleales". Foto. Reuters

Una empresaria y una ex recepcionista de la Torre Trump revelaron que el candidato presidencial republicano a la presidencia de Estados Unidos abusó de ellas, según un articulo publicado  hoy por The New  York Times.

Jessica Leeds, una mujer de 74 años, relató al medio norteamericano que en los años 70, cuando trabaja para una empresa papelera, se cruzo con Donald Trump en el sector de primera clase de un vuelo a Nueva York.

De acuerdo a su testimonio, 45 minutos después del despegue el magnate inmobiliario levantó el apoya brazos y comenzó a tocarla. Según la señora Leeds, Trump agarró sus pechos y trató de poner la mano debajo de su falda.

"Era como un pulpo. Sus manos estaban por todas partes", contó, y explicó que debió huir a la parte trasera del avión. "Fue un asalto", dijo.

El otro testimonio pertenece a Rachel Crooks, quien trabajó como recepcionista en Bayrock Group una compañía de bienes raíces con sus oficinas en la exclusiva torre Trump de la Quinta Avenida de Nueva York.
Crooks contó que en 2005 se encontró con el hoy candidato en el ascensor del edificio. Ella lo saludó, pero el magnate no le soltó la mano y comenzó a besar sus mejillas y luego le dio un beso en la boca.

El diario apuntó que Leeds y Crooks comentaron sus respectivos incidentes con amigos y parientes inmediatamente después de lo ocurrido, y que todas esas personas corroboraron sus testimonios.

Trump fue consultado por The New York Times sobre estas acusaciones y el candidato rechazó las denuncias es diciendo que “esas cosas nunca ocurrieron” y amenazó con acciones legales contra la empresa dueña del New York Times si publicaba esa noticia.

Por su parte el diario Palm Beach post publicó un tercer caso de abuso por parte de Trump. Mindy McGillivray, quien ahora tiene 36 años, dijo al diario que en 2003 Trump comenzó a manosearla cuando ambos se encontraron casualmente en un resort veraniego donde ella trabajaba como asistente de un fotógrafo profesional.

"Me tocó el trasero", dijo McGillivray. "Me quedé espantada y dí un salto", añadió.

A estas acusaciones se le suma la denuncia de la periodista de la revista People Natasha Stoynoff. La reportera asegura que el magnate inmobiliario abusó de ella en 2005 durante una entrevista que le hizo al magnate y a su esposa, Melania, que en ese entonces estaba embarazada.

En diciembre de 2005, de acuerdo con el relato de Stoynoff publicado hoy en People, la periodista, que normalmente estaba encargada de la cobertura de Trump, viajó a Palm Beach (Florida) para entrevistar a la pareja con motivo de su primer aniversario de nupcias.

La cita fue en el hotel Mar-a-Lago (propiedad de Trump), donde empezaron con una sesión de fotografías mientras ellos le contaban "lo felices que habían sido durante su primer año de matrimonio".
"Cuando nos tomamos un descanso para que la muy embarazada Melania subiera al piso de arriba y se cambiara de ropa para más fotos, Donald quiso mostrarme la mansión. Había una habitación 'tremenda', él dijo, que yo tenía que ver", explicó Stoynoff.

"Entramos solos a la habitación, y Trump cerró la puerta detrás nuestro. Me giré, y en segundos, él me empujó contra la pared, y metió su lengua hasta mi garganta", añadió la periodista, quien dijo que Trump estaba "gordo" y que no pudo hacer nada para frenarlo.

Al cabo de un minuto, narra Stoynoff, el mayordomo interrumpió para avisarles de que Melania estaba casi lista para seguir con la entrevista.
Antes de que llegara Melania, sin embargo, Trump tuvo tiempo de seguir acosándola: "Tu sabes que vamos a tener una aventura, ¿verdad? (...) Vamos a tener una aventura, te lo digo", le espetó el magnate a Stoynoff.
"En ese preciso momento entró Melania. En ese instante Donald volvió a modo marido cariñoso, como si nada hubiera sucedido", dijo Stoynoff, quien procedió con la entrevista y después regresó a su hotel, aunque su calvario no terminó ahí.

Al día siguiente tenía cita con un masajista en el spa del Mar-a-Lago, a la que llegó media hora tarde. El masajista le explicó que Trump la había esperado durante 15 minutos en el interior de la sala de masajes y al ver que no llegaba optó por irse a una reunión.

"Me acosté en la camilla, pero mis ojos estaban puestos en el pomo de la puerta todo el tiempo. 'Aparecerá y este chico lo dejará entrar conmigo medio desnuda'. Corté la sesión, me vestí y fui para el aeropuerto", relató.
Aunque le explicó lo sucedido a un colega, además de algunos amigos y familiares, Stoynoff decidió mantenerlo en silencio porque estaba "avergonzada" y "temerosa" de lo que Trump le pudiera hacer.

Desde el viernes pasado el candidato está siendo acusado de comportamientos inapropiados contra las mujeres luego que se divulgara un video donde se los escucha hacer comentarios vulgares sobre mujeres. Esto generó que varios senadores y congresistas republicanos le quitaran su apoyo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)