RESCATE DE MIGRANTES EN EL MEDITERRÁNEO

Cruce de reproches por el drama en el barco humanitario Open Arms

Algunos de los rescatados cumplirán hoy martes el récord de 19 días en un barco humanitario.

Barco de ayuda humanitaria, Open Arms. Foto: AFP
Quedan 107 migrantes en estado de emergencia a bordo del Open Arms. Foto: AFP

El drama del barco humanitario Open Arms, que hoy martes cumplirá 19 días en el mar Mediterráneo con más de 100 migrantes africanos a bordo sin que se le permita llegar a un puerto seguro, está provocando una crisis entre España e Italia.

El gobierno español del socialista Pedro Sánchez criticó ayer al ministro del Interior italiano Matteo Salvini, acusándolo de querer aprovecharse políticamente del destino de los 107 migrantes que todavía están a bordo del Open Arms.

Ante el cierre de los puertos italianos, España propuso llevar a los migrantes a las islas españolas Baleares, a unos 1.000 km de distancia de la isla italiana de Lampedusa, frente a la que se encuentra el barco, lo que la oenegé Proactiva Open Arms juzgó “incomprensible”.

“Hemos agotado física, moral y técnicamente los pocos recursos que tiene esta organización en este momento”, dijo el director y fundador de Open Arms, Óscar Camps, a Reuters. “No podemos hacerlo”.

Algunos de los rescatados cumplirán hoy martes el récord de 19 días en un barco humanitario, los mismos que un grupo de migrantes rescatados por el SeaWatch3 y desembarcados finalmente en Malta en enero.

“Lo que está haciendo Salvini en relación al Open Arms es una vergüenza para la humanidad”, dijo la ministra española de Defensa, Margarita Robles, apuntando a “una finalidad exclusivamente electoral” del líder ultraderechista italiano.

El domingo, el gobierno de Sánchez propuso el puerto de Algeciras, en el extremo sur de España, pero la oenegé lo juzgó “absolutamente inviable” por la duración del trayecto (al menos cinco días).

“Es urgente terminar ya con la experiencia inhumana e inaceptable que están viviendo las personas que hemos rescatado en el mar”, insistió la oenegé, señalando una “grave crisis psicológica a bordo”.

El domingo difundió un vídeo de cuatro migrantes que saltaron del barco para intentar llegar a nado hasta Lampedusa.

“Apelo a lo humano, a la humanidad de todos. No podemos estar cinco días más, tienen que bajar a tierra. Son personas”, sostuvo la jefa de la misión a bordo del Open Arms, Anabel Montes, en un vídeo publicado en las redes sociales.

Al ser preguntado si el barco estaba dispuesto entrar a puerto sin permiso, el jefe de misión de Open Arms en Lampedusa, Riccardo Gatti, respondió: “Sí”.

Además de criticar a Salvini, el gobierno español lamentó no haber recibido una “respuesta clara y directa” de la oenegé. “Le hemos ofrecido absolutamente todo porque queremos que esas vidas no corran ya más riesgo ni más sufrimiento, ¿pero qué nos queda?”, preguntó la vicepresidenta española Carmen Calvo.

En una entrevista al medio digital eldiario.es, el fundador de Proactiva Open Arms, Óscar Camps, propuso que España envíe un barco a Italia para trasladar a los rescatados o que flete un avión para trasladarlos desde Lampedusa.

Una vez en tierra, hay un acuerdo entre seis países europeos (Alemania, España, Francia, Luxemburgo, Portugal y Rumanía) para repartírselos.

Esta situación se da en medio de una grave crisis política en Roma que puede llevar a la caída del gobierno y unas nuevas elecciones en las que Salvini parte como favorito.

Si bien aceptó a regañadientes acoger a 27 migrantes menores de edad del Open Arms, Salvini insiste en su negativa a autorizar el desembarco del resto de los rescatados en Italia y dice que “ni los supuestos enfermos están enfermos, ni los menores (que desembarcaron el domingo) eran menores”. Para el líder ultraderechista no hay una emergencia a bordo y reitera que los italianos son “buenos cristianos, pero no tontos”.

“¿Por qué todos los barcos españoles, franceses, alemanes, noruegos o ingleses vienen a Italia? ¿Por qué no van a España, donde son buenos y generosos y han abierto sus puertos? No, todos vienen a nosotros”, dijo en la RAI. “En 18 días, podrían haber ido y vuelto tres veces a Ibiza y Formentera (islas del archipiélago de las Baleares). Están librando una batalla política”, insistió en Twitter.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)