En su último discurso en la Asamblea acusó a Washington de proteger a Stiuso

Cristina Kirchner dura contra EE.UU.

En uno de los discursos más duros en contra de Estados Unidos, Cristina Kirchner acusó el lunes a la Casa Blanca de actuar con "hipocresía" por haberle propuesto, en 2010, que negociara un acuerdo con Irán.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fernández en un discurso furibundo contra Washington en el hemiciclo. Foto: AFP.

En su despedida del recinto de las Naciones Unidas, la Presidenta descargó todo su malestar con el gobierno de Barack Obama, que a esa hora estaba reunido con Vladimir Putin.

Con tono de denuncia, sostuvo que desde la Casa Blanca le daban protección al exjefe de Operaciones de la ex SIDE, el espía Antonio Jaime Stiuso, al que no nombró. Dijo que lo había echado de la Secretaría de Inteligencia "por fuertes sospechas de entorpecer la investigación" de la causa AMIA, y reveló que para eso había contado con la complicidad de Washington. "Si nosotros somos cómplices del régimen iraní, ¿qué es Barack Obama entonces? No se puede seguir con esta hipocresía", planteó, en referencia al acuerdo nuclear que firmaron las potencias con Teherán.

Lo dijo después de revelar que había sido la propia administración del demócrata la que le había sugerido en 2010 que la Argentina le vendiera combustible nuclear a Irán, y que tras su reclamo de que el pedido quedara expuesto por escrito, el gobierno de Estados Unidos se negó. Entonces fue cuando Cristina Kirchner recibió el primero de los dos aplausos que se llevó en la Asamblea General, en la que habló durante 39 minutos. El recinto estaba ocupado a esa hora por la mitad de las delegaciones, que sólo esperan a sus presidentes y se retiran. "Mi gobierno va a seguir incansablemente buscando la verdad. Solicitamos la colaboración de Irán y de Estados Unidos para que contribuyan a aclarar la presencia de este ciudadano (por Stiuso) que va a ser requerido, y ya lo es, por la Justicia en la Argentina", exigió, sobre la intención oficial de que el Departamento de Estado dé cuenta del paradero del exespía que para la presidenta está "casi protegido" por EE.UU.

Cristina contó, además, que el canciller Héctor Timerman había citado al embajador de Estados Unidos, Noah Mamet, para pedirle explicaciones, reunión que se hizo el 30 de junio, y en la que también estuvo Óscar Parrilli, a cargo de la nueva Agencia Federal de Inteligencia. (AFI). Según revelaron más tarde los dos funcionarios, Mamet se había negado a prestar colaboración. "Mucha hipocresía. Mucha geopolítica mezclada en el medio y muy poco interés por saldar la memoria de las víctimas", se quejó. Según el relato que hizo ayer la presidenta, quien había ido a proponerle a la Casa Rosada que la Argentina le vendiera combustible nuclear a Irán, en 2010, había sido Gary Seymour, asesor del presidente estadounidense para Asuntos Nucleares, que le hizo la sugerencia porque como su gobierno estaba comenzando las negociaciones por un acuerdo para controlar la producción iraní, necesitaban de un país que tuviera ese tipo de combustible para convencer a Teherán de aceptar la negociación a cambio de tener garantizada la producción de sus reactores.

La presidenta denunció que desde EE.UU. habían intentado "deteriorar la imagen de su país" al rechazar el fallido memorándum para destrabar la investigación del atentado a la AMIA, y lo relacionó con la muerte de Nisman. Lejos de esquivar el tema, habló directamente del fiscal y sostuvo que su muerte "constituye algo más que un paso más de un tablero de ajedrez de la geopolítica. Se trata de una telaraña de intereses externos donde quedan atrapados los más débiles".

En su defensa del acuerdo con Irán por la causa AMIA, Cristina Kirchner insistió en que era el único camino posible para destrabar la investigación del atentado. "Ahora sólo podemos apelar a la buena voluntad de Irán porque no tenemos otro instrumento", afirmó, en referencia a que la Justicia lo declaró inconstitucional. Tanto la investigación sobre AMIA, como sobre la muerte del fiscal Nisman no han avanzado.

"Fondos buitre" y caso Nisman.

En su exposición sobre la deuda, Cristina Kirchner celebró que la resolución aprobada por la ONU "es una ayuda para el resto del mundo" y no ya para la Argentina, hoy condenada a pagarles a los fondos buitre. Dijo además que se trató del "primer intento serio de poner regulación al sector financiero", al que acusó de no tener "ningún tipo de intervención y contralor". La mandataria también vinculó al fiscal Nisman con los fondos.

EL PERSONAJE CLAVE DEL CASO.

Una "alerta azul" para el exespía.

Tras el anuncio de la propia presidenta Cristina Kirchner en la Asamblea General de ONU, el Gobierno le solicitó ayer al juez federal Norberto Oyarbide que libre la llamada "circular azul" de búsqueda internacional para dar con el exespía Antonio Stiuso. La presentación fue realizada por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) en los tribunales del barrio porteño de Retiro y —según indicó un cable de la agencia de noticias del Gobierno, Télam— "por sorteo", quedó a cargo de Oyarbide. El titular de la AFI, Óscar Parrilli, pidió a la Justicia que se tramite en Interpol una "circular azul" que habilita a ubicar al exdirector de Operaciones de la ex SIDE, quien se cree está en Miami. Sobre el pedido deberá dictaminar ahora el fiscal federal Guillermo Marijuan y, recién luego de ese trámite, resolverá Oyarbide. De hecho, Interpol tiene en trámite un pedido similar hecho por la UFI-AMIA. La mandataria argentina le solicitó el lunes a EE.UU., en el marco de su discurso ante la Asamblea General de ONU, su "colaboración", y recordó el pedido de Argentina para que la Justicia norteamericana brinde "explicaciones" sobre las "condiciones en las que se encuentra este exmiembro de los servicios de inteligencia que estuvo 14 años en la investigación" del atentado a la AMIA, en alusión implícita a Stiuso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados