LAS NEGOCIACIONES CON EL FONDO

Cristina Kirchner apela a un “gestito” de EE.UU. para acordar con FMI

La vicepresidenta dijo que si no se llega a un acuerdo con el FMI, no podrá pagar el préstamo de 44.000 millones de dólares concedido en 2018.

“No podemos pagar porque no tenemos la plata", afirmó la vicepresidenta argentina. Foto: AFP
“No podemos pagar porque no tenemos la plata", afirmó la vicepresidenta argentina. Foto: AFP

En su primer discurso del año en un acto público, la vicepresidenta Cristina Kirchner afirmó ayer miércoles que Argentina, si no se llega a un acuerdo con el FMI, no podrá pagar el préstamo de 44.000 millones de dólares concedido en 2018, y pidió a Estados Unidos “algún gestito” en favor de las negociaciones.

“No podemos pagar porque no tenemos la plata para pagar”, aseveró en un acto por el 45 aniversario del último golpe de Estado.

En su intervención, en la localidad bonaerense de Las Flores, Cristina Kirchner criticó el modelo económico del régimen militar, que contrajo una “deuda monumental”, la “más grande de todos los periodos políticos salvo la que se contrajo ahora en los últimos cuatro años”, aseveró en referencia al Gobierno de Mauricio Macri.

También se refirió a Estados Unidos y su influencia en el FMI. “¿No podríamos reclamarle o pedirle (a Estados Unidos), solicitarle con dulzura, toda la dulzura y cariño del mundo, que es hora de que nos hagan algún gestito? Entre que bancaron el golpe del 24 de marzo (de 1976), entre que bancaron a los ingleses en la guerra de la Malvinas...”, afirmó.

A juicio de Cristina Kirchner, Estados Unidos jugó un papel “central” para que el FMI le otorgara el préstamo de 44 millones de dólares al gobierno de Macri, “violando todos los artículos de su estatuto”.

“Está bien que era otro Gobierno (el de Donald Trump), no era el de (Joe) Biden. Pero con ese criterio tampoco este Gobierno es el que contrajo la deuda, fue Macri, así que ese criterio no es aplicable”, afirmó.

Según Cristina Kirchner, no está en el ánimo de su gobierno no pagar. “No estamos diciendo de no pagar. ¡Qué vamos a decir de no pagar, si nuestro espacio político fue el único que no endeudó a la Argentina y pagó las deudas de todos los otros gobiernos!”, sostuvo.

Y pidió “un esfuercito” para negociar la deuda con el FMI. “Es más, si fueran de la oposición, que son los que contrajeron todo el endeudamiento, del préstamo del FMI, son los que más deberían colaborar, insistir para que nos den mayor plazo y mucha menor tasa de interés que la que el FMI quiere aplicarle a la reestructuración que otros contrajeron”, enfatizó.

Sede del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Washington. Foto: Reuters.
Sede del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Washington. Foto: Reuters.

“No es un problema de subjetividades, es un problema de que no podemos pagar porque no tenemos la plata para pagar”, argumentó.

Las declaraciones de Cristina Kirchner se dieron en paralelo a la estadía en Washington del ministro de Economía, Martín Guzmán, quien intenta cerrar un acuerdo con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

"Presidenta".

A diferencia del gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y del intendente de Las Flores, Alberto Gelené, que hablaron antes que ella micrófono en mano, la vicepresidenta utilizó un micrófono con pie y se adelantó para poder ser vista por todos los presentes, algunos de los cuales gritaban que no llegaban a divisarla. Su hijo Máximo Kirchner se sentó con los protagonistas del acto, pero no habló en público.

El acto tuvo sus momentos de yerros, compartidos entre Cristina, Kicillof y la locutora. La vicepresidenta destacó que, durante el levantamiento carapintada de 1987, el peronismo estuvo junto al entonces presidente Raúl Alfonsín, pero formuló la frase en sentido contrario: “Cuando hubo momentos difíciles en el país, y recuerdo muy bien allá por el año 1987, hubo rebelión militar una vez más. Y ningún hombre, ninguna mujer de este tan denostado peronismo por parte de republicanos y republicanas, estuvo al lado del presidente constitucional sosteniendo la democracia, que es lo que se debe hacer”.

Kicillof cometió un furcio al inicio al llamar “Presidenta” a Cristina, aunque rápidamente se corrigió y la mencionó como “vicepresidenta”. En el cierre del acto, la locutora cometió el mismo yerro que el gobernador, aunque no se llegó a corregir y el acto se cerró así.

Macri: “Lo tengo clarísimo que Cristina me quiere preso”
Alberto Fernández, Mauricio Macri y Cristina Fernández de Kirchner. Foto: Reuters.

A una semana del lanzamiento de su libro, Primer tiempo, el expresidente Mauricio Macri brindó en la noche del martes una entrevista exclusiva para LN+ (el canal de televisión del diario La Nación), y allí conversó sobre el sentimiento de muchos de sus votantes, quienes sostienen que él es responsable de la vuelta de Cristina Kirchner al poder.

“Me cuestiono mucho qué pude haber hecho para evitar que volvamos atrás porque, para mí, era muy obvio que eso iba a traer destrucción y más pobreza a los argentinos”, dijo. Y agregó: “Pido disculpas todos los días. No me hace sentir menos. Yo di todo lo que pude”.

En la entrevista, le preguntan a Macri si sabe que Cristina Kirchner lo quiere preso y si teme que eso ocurra. “Lo tengo clarísimo, pero estoy muy tranquilo”, comenzó, y aclaró que no tiene miedo, aunque “a algunos jueces les ha costado sostener la dignidad de ser jueces”.

Y siguió: “Podemos hablar de todos los errores que cometimos en economía, pero no que el gobierno tuvo problemas de transparencia. En el cinismo de ellos, que hablan del lawfare, me inventaron más de 200 causas. Son todas denuncias hechas por militancia de ellos, con (Rodolfo) Tailhade a la cabeza”.

La que le respondió ayer miércoles a Macri fue Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, acusó al ex presidente de ser “un delincuente” y reclamó que sea detenido, en una durísima declaración coincidente con el Día de la Memoria, a 45 años del último golpe militar en Argentina. “Macri tiene que estar preso, ya se ha demostrado que es un delincuente. Hay que meterlo preso lo antes posible”, afirmó Carlotto.

La activista defendió a Cristina Kirchner, a la que definió como una “víctima del lawfare”, la hipotética conspiración judicial-mediática que denuncia el Frente de Todos como causa de las investigaciones de corrupción en el anterior gobierno kirchnerista. Y, en esa línea, rechazó las declaraciones de Macri en LN+, en las que afirmó que la actual vicepresidenta lo quiere preso. “El lawfare es otro golpe de Estado”, enfatizó.

En una entrevista con la radio El Destape, Carlotto afirmó: “El endeudamiento que hemos sufrido (durante la anterior administración) ha sido feroz. Tienen que pagar por lo que hicieron”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados