El escándalo de las coimas se renueva

Cristina dirige asociación ilícita

Cámara Federal ratifica procesamiento; el juez pedirá desafuero que traba el Justicialismo.

Cristina Fernández está en el centro del escándalo. Foto: AFP
Cristina Fernández está en el centro del escándalo. Foto: AFP

Cristina Fernández de Kirchner, de 65 años, abogada, que fue presidenta de Argetina de 2007 a 2015 y en la actualidad se desempeña como senadora, es la jefa de una asociación ilícita para el cobro de sobornos a empresarios para la adjudicación de diversas obras públicas. La Sala 1 de la Cámara Federal confirmó ayer jueves los procesamientos de la ex mandataria y de otras siete personas que fueron funcionarios jerárquicos de su gobierno, que había dictado el juez Claudio Bonadio en el caso que estremece a Argentina y es conocido como los Cuadernos de las Coimas. El procesamiento es con prisión y entraña una pena de ocho años de cárcel, pero por ahora Cristina sigue en libertad porque cuenta con fueros como senadora, los que debería levantar el cuerpo legislativo que integra para que terminara en prisión.

En función del panorama que surge hasta ahora, es poco probable que, tras el pedido que realice Bonadio, el desafuero logre la mayoría necesaria.

La Cámara Federal, en un fallo de 87 páginas, confirmó el procesamiento de Cristina, por "asociación ilícita en calidad de jefa, y por cohecho pasivo —27 hechos— en calidad de coautora, todos en reiteración real".

Además del procesamiento con prisión, se le traba un embargo por un monto de 1.500 millones de pesos argentinos (US$ 38 millones), según la resolución publicada por el Centro de Información Judicial.

Asimismo, la Cámara ratificó el procesamiento con prisión preventiva y embargo por 1.200 millones de pesos argentinos (US$ 30 millones) del ex ministro de Planificación, Julio de Vido, en calidad de organizador de la asociación ilícita. De Vido ya se encuentra en prisión desde octubre de 2017, cuando fue condenado a cinco años y ocho meses de cárcel por un accidente ferroviario que causó la muerte de 51 personas, en 2012.

También quedaron procesados dentro de la asociación ilícita los exfuncionarios Roberto Baratta, Nelson Lazarte, Rafael Llorens, José María Olazagasti, Óscar Centeno y José López.

Los jueces de la Sala I, Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, concedieron excarcelaciones para algunos de los procesados y modificaron algunas de las calificaciones de delitos. Los empresarios que, según el criterio aplicado por la Cámara, fueron parte de la organización delictiva, son Carlos Wagner (ex titular de la Cámara Argentina de la Construcción) y Gerardo Ferreyra, de Electroingeniería, quienes quedaron procesados como miembros. Asimismo, el financista Ernesto Clarens, también quedó procesado como parte de esta banda.

La acusación estimó en al menos US$ 160 millones el monto de los sobornos que también habrían sido pagados entre 2003 y 2007, durante el gobierno de Néstor Kirchner.

Julio de Vido ve ratificado su procesamiento a raíz del esquema de coimas. Foto: La Nación| GDA
Julio de Vido ve ratificado su procesamiento a raíz del esquema de coimas. Foto: La Nación | GDA

Difícil.

Ahora, la atención se enfoca en el Senado y en el futuro trámite de desafuero de Cristina. Pero, el pedido que realizará el juez Bonadio chocará contra el muro de la doctrtina de la sentencia firme que sostiene el Partido Justicialista y por tanto, esta fuerza política votará en contra de quitarle los fueros. Además, al borde de entrar en receso, el Senado recién se abocaría a discutir el tema el año próximo, cuando se envíe el oficio a la Comisión de Asuntos Constitucionales, —presidida or el peronista de Catamarca, Dalmao Mera— que tiene sesenta días hábiles para expedirse. En caso de no hacerlo, el plazo se extenderá hasta los 180 días, también hábiles, para que el tema sea discutido en el plenario del Senado.

"Esta ratificación de la Cámara Federal no modifica el hecho de que no procede el desafuero hasta que no haya sentencia firme", aseguró el senador Miguel Pichetto, jefe del Bloque Justicialista, principal bancada de oposición.

Desde Cambiemos (el partido del presidente Mauricio Macri), ratificaron la doctrina, según la cual la confirmación del procesamiento por parte de una cámara alcanza para proceder con el desafuero. Sin embargo, reconocieron que sin el aporte del Bloque Justicialista no hay forma de que el Senado consiga el voto de los dos tercios que se requieren para dejar sin fueros a un senador.

"Cambiemos ya fijó posición. Nosotros vamos a votar a favor del los desafueros de los legisladores que tengan prisión preventiva dictada por un juez y confirmada por la Cámara de apelaciones", afirmó el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, integrante del oficialismo. En este escenario, gracias a la mayoría peronista, Cristina tendría asegurada su inmunidad de arresto durante caso todo el año próximo. En otras palabras, su procesamiento como jefa de una asociación ilícita por las revelaciones de los Cuadernos de las Coimas, no le impedirá competir en las elecciones primarias (PASO) y presidenciales de 2019.

Esto es así, porque ante el inicio del receso legislativo de verano y la poca voluntad del peronismo por tratar el tema, el oficio de Bonadio no tomaría estado parlamentario hasta la próxima sesión del Senado, que por ahora, no tiene fecha.

Hay un antecedente. El 20 de noviembre último, el Partido Justicialista y el kirchnerismo dejaron si quórum la sesión convocada por Cambiemos para tratar el pedido de desafuero de la expresidenta pedido por Bonadio en la causa por el encubrimiento del atentado terrorista contra la sede de la AMIA y la firma del memorándum de entendimiento con el gobierno de Irán.

El origen.

El escándalo que ahora determina la decisión de la Cámara Federal de confirmar el procesamiento de Cristina, estalló en agosto de este año cuando el diario La Nación, en una investigación realizada por el periodista Diego Cabot, obtuvo y publicó los Cuadernos de las Coimas, en los que Óscar Centeno —chofer en el Ministerio de Planificación— hizo detalladas y exhaustivas anotaciones, durante diez años, de los recorridos por Buenos Aires con su jefe, el entonces viceministro de Planificación, Roberto Baratta, para llevar bolsos repletos de dólares en efectivo. Esas anotaciones son la base de la investigación judicial. Militar retirado, Centeno es descrito como un hombre obsesivo.

Además de la expresidenta, De Vido y Baratta son los dos funcionarios de más alta jerarqupia procesados por este caso.

El detalle de los nombres de empresarios que aparecen como habiendo pagado coimas por los contratos de obras públicas, determinó numerosos interrogatorios realizados por Bonadio, en los que varios de los implicados se declararon arrepentidos y colaboraron brindando informaciones de los hechos a la Justicia.

Bonadio señaló durante la instrucción, que hay indicios que permiten sostener que Baratta y otros funcionarios del Ministerio de Planificación efectuaron los cobros a distintos particulares, siendo trasladados después, "en la mayoría de las oportunidades", en vehículos conducidos por Centeno.

A partir de esos elementos en la investigación —de acuerdo con el juez Bonadio— y "previo a percibir el porcentaje que correspondiera a sus tareas, procedían a entregar los fondos recaudados a otros funcionarios, que finalmente los derivaban a manos de los verdaderos beneficiarios de la maniobra Ilícita", que eran Néstor y Cristina Kirchner, así como Julio de Vido. 

"¿Dónde escriben las sentencias? En Clarín y a la medida de Macri"

Después de la confirmación por la Sala I de la Cámara Federal del procesamiento como jefa de una asociación ilícita en la causa de los Cuadernos de las Coimas, Cristina Fernández de Kirchner acusó a la prensa de "escribir los fallos".

A través de posteos en su cuenta de Twitter, la exmandataria dijo: "Mirá, y por favor leé detenidamente, lo que publicaba Clarín el jueves pasado sobre el fallo de la Cámara Federal en la causa de las fotocopias".

El mensaje iba acompañado de un link y un extracto del fallo de los jueces camaristas de la Sala I, Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi.

En otro mensaje, Cristina agregó: "Una semana después, esa Cámara Federal hizo exactamente lo que publicó Clarín: dijo que soy la jefa de una asociación ilícita (una más y van) y dejó afuera a los empresarios".

La actual senadora por Unidad Ciudadana, se quejó de la actuación judicial: "Digo yo: ¿Dónde se escribirán las sentencias? Todo a pedido y a medida de Macri, Cambiemos, Clarín y sobre todo: el desastre de la economía. Partido Judicial a la carta".

Desde que comenzó este caso, así como en otros en los que es objeto de acusación, Cristina afirma que el juez Claudio Bonadio actúa solo por motivos políticos.

Cuando fue allanada su casa en El Calafate, calificó el procedimiento de abusivo y tras la incursión policial y judicial en su apartamento de Buenos Aries, denunció que los agentes esparcieron productos con veneno en un intento de matarla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)