LA ACTUALIDAD DE ARGENTINA

Cristina acusa a Macri de persecución política

Primer discurso en el Senado: “causa por Irán es ridícula”, dijo.

Cristina muestra una imagen en su celular para acusar al gobierno. Foto: La Nación / GDA
Cristina muestra una imagen en su celular para acusar al gobierno. Foto: La Nación / GDA

Cristina Kirchner (Frente Para la Victoria-Buenos Aires) estrenó su tercer mandato como senadora con un alegato político contra el juez Claudio Bonadio, que pidió su desafuero de la Cámara alta por traición a la patria, en el que también acusó al Gobierno nacional de utilizar la Justicia para perseguir a dirigentes políticos de la oposición y vulnerar su representación legislativa.

En una cuestión de privilegio de más de media hora, lo que llevó a que la vicepresidente Gabriela Michetti le pidiera que acotara su discurso, la ex presidenta aprovechó la ocasión para denunciar al gobierno de Macri por mentir durante la campaña electoral.

"Estamos ante una fuerte amenaza de cercenar la representación popular en el parlamento, recurriendo a métodos y procedimientos y formas que creíamos definitivamente desterradas de la política argentina", afirmó Cristina Kirchner.

La ex presidenta calificó como "ridícula" la causa por el Memorándum con Irán, que el juez Bonadio elevó ayer a juicio oral, y lo calificó como "un auténtico leading case" de una política de persecución a la oposición que adjudicó a la administración de Mauricio Macri.

"Con este insólito fallo (su imputación por traición a la patria y encubrimiento del atentado a la AMIA) se quiere atacar la representación política de este país y de la oposición", afirmó.

En ese sentido, Cristina Kirchner recordó el caso de Rosa Muñoz, diputada por Chubut, quien dijo que tanto ella como su gobernador, Mariano Arcioni, fueron presionados por un funcionario del Gobierno con el envío a sus teléfonos de una foto de la banca de la legisladora vacía para votar la reforma previsional.

La ex presidenta calificó esta maniobra como "un mecanismo mafioso" propio de "la película El Padrino", el mismo argumento que utilizó cuando, hace una década atrás, el kirchnerismo decidió romper la alianza política que mantenía con Eduardo Duhalde.

"He escuchado a algún dirigente político decir en televisión que va a renunciar a sus fueros. Eso estará muy lindo para las cámaras de televisión, pero no se puede hacer. Los fueros no son de los legisladores, son del parlamento", remarcó.

Además, insistió en que hay una "utilización del Poder Judicial para desprestigiar a dirigentes" de la oposición.

Cristina Kirchner también arremetió contra la administración de Cambiemos: "Es notable cómo su gobierno dice públicamente qué oposición quiere. Voy a discutir todo, señora presidenta, porque para eso me votaron. Es posible que a usted no le guste. A mí no me gusta el gobierno de ustedes", lanzó.

La ex presidenta había faltado ayer al debate en la Comisión de Presupuesto y Hacienda. El jefe del bloque kirchnerista del Senado, Marcelo Fuentes (Neuquén) defendió la decisión de Cristina Kirchner de ausentarse de los debates en comisión. Y resaltó que la presencia de la ex mandataria sería dar el visto bueno a un "trámite exprés" de las iniciativas.

"La señora mantendrá la postura de la semana pasada; no queremos convalidar con nuestra presencia el trámite exprés y el ajuste de los jubilados con el paquetazo impositivo", señaló a La Nación

Cristina Kirchner recibió ayer a los senadores kirchneristas en las oficinas del Instituto Patria, en el barrio de Congreso.

Momentos de tensión con la vicepresidenta.

A las 11:42 horas, la vicepresidenta Gabriela Michetti, presidenta de la Cámara alta, le cedió la palabra a la senadora Cristina Kirchner, que habló de varios temas. Expuso durante 19 minutos.

A las 12.01, Michetti la interrumpió. "Las cuestiones de privilegio tienen diez minutos y le he dado casi nueve más", dijo. Cristina contestó que no iba a demandar mucho tiempo más.

Michetti fue tajante. "Permítame, senadora, acá hacemos cumplir el reglamento y si yo le doy a usted 30 minutos, después tengo 30 minutos para todas las cuestiones de privilegio. Así que si puede redondear, le agradecería...", sostuvo.

"Es notable cómo su gobierno, el oficialismo, públicamente dice qué oposición quiere. (...) Sí, voy a discutir todo, señora presidenta, ¿sabe por qué? Porque para eso me votaron", aseguró la ex mandataria. "Es posible que a usted, al Presidente (Mauricio Macri) y al oficialismo no les guste el tipo de oposición que nosotros hacemos. Bueno, pero yo quiero decirle algo: a mí no me gusta el gobierno que ustedes hacen", soltó. "No me gusta nada su gobierno, pero los votaron y tienen que gobernar. Y yo soy oposición y tengo que serlo, porque me votaron", agregó. La senadora Kirchner terminó su cuestión de privilegio a las 12.07.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)