REVÉS EN LA NEGOCIACIONES

En crisis el proceso de paz en Colombia por ataques del ELN

Santos suspendió las negociaciones con el grupo guerrillero aún activo.

Juan Manuel Santos por Arotxa.
Juan Manuel Santos por Arotxa.

El proceso de paz en Colombia se tambalea. El grupo guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN), el último que todavía sigue activo en el país desde que se alzó en armas en 1964, retomó sus ataques esta semana obligando al presidente Juan Manual Santos a suspender las negociaciones que se desarrollaban en Quito, Ecuador.

En la medianoche del martes expiró un cese el fuego bilateral, antes de que representantes del gobierno y del ELN reanudaran en la capital ecuatoriana las negociaciones iniciadas hace casi un año para acabar por completo con un conflicto interno que ha dejado 220.000 muertos.

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia. Foto: Reuters.
Juan Manuel Santos suspende diálogos de paz con la guerrilla colombiana ELN

Pero el gobierno informó que el grupo guerrillero, que cuenta con unos 2.000 combatientes, voló con explosivos tres tramos del oleoducto Caño Limón-Coveñas en los departamentos de Arauca y Boyacá. Y que miembros del mismo grupo rebelde lanzaron una granada a una base militar en el departamento de Arauca, hiriendo a dos efectivos. Además, la empresa petrolera Ecopetrol reportó un ataque a unas instalaciones en una zona rural del departamento de Casanare, provocando derrame de crudo.

Estos ataques llevaron al presidente Santos a cortar el diálogo con el ELN, y pidió a su principal representante en las negociaciones, Gustavo Bell, que regrese a Bogotá. Vamos a "evaluar el futuro del proceso", afirmó Santos en un mensaje al país después de que culpó al ELN de "unas acciones terroristas" por sus últimos ataques.

En Quito, el jefe del equipo negociador del ELN, Israel Ramírez Pineda, alias "Pablo Beltrán", aseguró que los "incidentes" se produjeron "en medio de la compleja situación de conflicto". "Pero pese a ellos, no debe alterarse el curso de las conversaciones", señaló Beltrán, que le pidió a Santos que vuelta a la mesa de diálogo.

Sin embargo, Santos instruyó a las Fuerzas Armadas a "actuar con contundencia para responder a esta agresión" y acusó al ELN de haberse negado a acordar una nueva tregua, que iba a ser anunciada ayer. Esto desató una tensión jamás vista en el proceso que comenzó en febrero de 2017 en Quito.

El analista Víctor de Currea-Lugo, experto en el ELN y autor del libro Historias de Guerra para tiempos de paz, consideró que lo ocurrido podría desencadenar la ruptura definitiva de la mesa de diálogo. "La decisión (de las partes) era de no levantarse de la mesa independientemente de lo que sucediera, pero la gravedad de haber roto el cese de esta manera, y los atentados que acaban de producirse, hacen irremediable" que se esté frente a la "mayor crisis", señaló a la AFP.

El reloj corre.

Tras haber firmado un acuerdo que condujo al desarme y transformación en partido político de la guerrilla marxista FARC (participará en las elecciones presidenciales de mayo próximo), Santos se empeñó en sacar adelante un pacto similar con el ELN. No obstante, en casi un año de difíciles conversaciones, apenas ha conseguido que los rebeldes acepten una tregua, sin que todavía haya mayores avances.

Durante el cese el fuego, que estuvo vigente del 1º de octubre al martes a medianoche, no hubo enfrentamientos entre militares y guerrilleros, pero las partes se acusaron de incumplimientos mutuos relacionados con otros compromisos. Mientras duró la tregua, el grupo rebelde prometió suspender los secuestros, ataques a la infraestructura, el uso de minas terrestres y el reclutamiento de menores. El gobierno se comprometió a mejorar la protección a líderes comunitarios y las condiciones para 450 rebeldes del ELN presos.

Pero quizá lo que más juega contra el proceso de paz es el tiempo: en agosto Santos termina su segundo y último mandato de cuatro años, con las encuestas en contra y una contienda electoral que, una vez más, se divide entre los partidarios y críticos de los tratos con los grupos guerrilleros.

Asimismo, los analistas coinciden en que el ELN enfrenta una división interna que dificulta todavía más los diálogos. "Creo que se impone una línea dura dentro del ELN, ahí hay diferentes tendencias, como en cualquier organización humana, pero que en este caso no lograron superarse de manera adecuada los impasses" durante el alto el fuego, opinó De Currea-Lugo.

Gestión del secretario de la ONU

El secretario general de la ONU, el portugués Antonio Guterres, viajará a Colombia este fin de semana para apoyar los esfuerzos de paz. Guterres se reunirá con el presidente Juan Manuel Santos, con líderes de la exguerrilla de las FARC y representantes de la Iglesia católica en Bogotá. Viajará también al departamento de Meta, en el centro de Colombia, para visitar una zona de reintegración de excombatientes de las FARC que dejaron sus armas tras la firma del acuerdo de paz en 2016.

En una reunión sobre Colombia celebrada ayer miércoles en el Consejo de Seguridad, los embajadores de Gran Bretaña y Suecia en la ONU expresaron su inquietud por la suspensión de las conversaciones de paz con el ELN y llamaron a ambas partes a reanudar el cese el fuego cuanto antes. “Lo que se hace imposible es escalar el conflicto y pretender que de esa manera se produzca un acuerdo”, dijo el vicepresidente colombiano, Óscar Naranjo, tras asistir a la reunión del Consejo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)