TIEMPOS DIFÍCILES 

La crisis económica golpea y hace resurgir el trueque en Argentina 

Las familias se desprenden de sus cosas o de las donaciones para hacer trueque principalmente por comida o por productos de limpieza e higiene personal y por menos de lo que valen.

Feria de trueque instalada en Buenos Aires. Foto: EFE
Feria de trueque instalada en Buenos Aires. Foto: EFE

Los argentinos vuelven a recurrir al trueque ante la crisis económica que se profundizó por la pandemia de COVID-19, al organizarse con la finalidad de intercambiar prendas, juguetes o electrodomésticos por los alimentos que necesitan para el día.

Un pantalón de nene por dos leches, un pulóver por pañales, dos pantalones deportivos infantiles por tres paquetes de azúcar, una leche por un detergente, un jean por una leche, un buzo de nene por un pan de manteca, fideos por camisetas.

La práctica se reedita ante una inflación interanual del 51,8% en julio pasado, la caída del empleo y una pobreza que había trepado al 42% en el segundo semestre de 2020, en una economía que en 2020 sufrió la segunda caída más profunda desde 2001 -9,9%-acumulando tres años en recesión.

Las familias se desprenden de sus cosas o de las donaciones para hacer trueque principalmente por comida o por productos de limpieza e higiene personal y por menos de lo que valen.

“Las chicas, en general, cambian productos, ropa, calzado por mercadería. Muchas, por comida y alimentos no perecederos, que es lo que en este momento ellas necesitan para su hogar”, dice Elizabeth Romero (48), quien administra el grupo de trueque “Fe y Esperanza”.

Ese grupo reúne a unas 150 mujeres que son madres solteras o no tienen trabajo y que se juntan en las afueras del Hospital Germani, en la localidad de Laferrere, en la provincia de Buenos Aires, para exponer sobre una manta en el suelo lo que tienen para cambiar.

“Llevan la comida para el día”, cuenta Romero, por eso los encuentros que hasta julio eran tres veces por semana subieron a cinco días por semana desde este agosto.

En los intercambios también intentan obtener efectivo por prendas de mayor valor para poder pagar los servicios o el transporte.

El de Romero es uno de los tantos grupos de trueque que empezaron a revivir en los últimos años organizándose en grupos de Facebook para luego, con el aislamiento impuesto por la pandemia, migrar a la red de chat de WhatsApp y coordinar los encuentros para intercambiar la mercadería en una esquina o lugar céntrico.

También en el populoso cinturón urbano (conurbano) de Buenos Aires se organizan ferias comunitarias de cuatro o cinco cuadras de extensión. Al finalizar el día, para ayudar a quienes no han vendido nada, se intercambian los bienes o se hacen sorteos por dinero o mercadería.

Carola García, quien participa del grupo “La calesita vieja” en la localidad de Moreno, de más de diez mil miembros, al que muchas personas se suman de otras localidades, dijo a Efe que “hay mucha necesidad”.

“Tiene que ver con la experiencia histórica”, dice Héctor “Toty” Flores, quien como parte del Movimiento de Trabajadores Desocupados en el municipio La Matanza, fundó la cooperativa La Juanita, donde en 2001 funcionó uno de los clubes de trueque, que se realizaban en galpones.

“Hace unos años habían empezado de nuevo las convocatorias a partir de redes sociales, donde se intercambiaba fundamentalmente ropa” y de manera directa, recuerda el hoy dirigente opositor, quien advierte que “en los últimos seis meses se ha masificado” y que lo que ha llamado la atención “es que ese intercambio es por comida fundamentalmente”.

La alternativa del trueque se da en una población que a diferencia de 2001 recibe más ayudas estatales para paliar la pobreza y la carencia de alimentos.

“Para las mujeres que tienen muchos hijos, por más ayuda que reciban, no alcanza. Se quedaron sin trabajo: el marido era albañil y ellas, empleadas domésticas y de un día para el otro se quedaron sin nada. Tratan de hacer trueque por comida”, explica Maguy Gómez (41), quien administra el grupo “Trueque sin dinero solo por alimentos” en La Matanza, con más de 38 mil miembros.

Uno de esos programas es la llamada Tarjeta Alimentar, que carga efectivo para adquirir alimentos, y que también se utiliza para canjear: si una persona no tiene dinero para comprar una prenda, ofrece comprar alimentos con la tarjeta y cambiarlos por la ropa. También se ofrece la comida que se recibe en donaciones.

Después de 14 meses: la primera suba en el consumo

En julio se registró la primera suba en el consumo del año en Argentina, con 1,7% de aumento respecto del mismo mes de 2020. Pero, en el acumulado anual la tendencia continúa a la baja con -6,2%. Esta suba tiene que ver con la compra para stock que se dio en 2020 durante los primeros meses de la pandemia. Osvaldo del Río, director de Scentia, la consultora que realizó el relevamiento, estimó que en febrero, marzo y abril del 2020 las subas fueron altas debido al aprovisionamiento de las familias frente al confinamiento. “Se dejó de comprar en las categorías no necesarias y el ingreso se volcó a los elementos de almacén e higiene. No se utilizó para compras como zapatos, ropa o salidas”, dijo.

Pero, desde mayo de 2020 hasta junio de este año el consumo cayó y tocó su punto más bajo en marzo de 2021 (-18,3%). “Desde marzo todo empezó a retraerse por el impacto de la pandemia en la economía real, por la falta de ingresos, porque el Ingreso Familiar de Emergencia no era suficiente y el bolsillo se achicó. Pese a la asistencia social, la retracción fue del 15% del ingreso”, detalló Del Río. 

Con información de La Nación

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error