INVESTIGACIÓN DEL CRIMEN DE LA CONCEJAL

Crimen de policía cercano a Jair Bolsonaro provoca un escándalo político en Brasil

Bolsonaro decidió pedir una “pericia independiente” sobre la muerte de Adriano, un jefe de las llamadas “milicias” de Río de Janeiro que estaba investigado por el asesinato de Marielle Franco.

Mural en homenaje a Marielle Franco. Foto: Reuters
Mural en homenaje a Marielle Franco en Río de Janeiro. Foto: Reuters

La muerte a manos de la policía de un hombre allegado a la familia Bolsonaro e investigado por el asesinato en Río de Janeiro hace dos años de la concejal de izquierda Marielle Franco, ha desatado un escándalo político en Brasil.

Adriano Magalhaes da Nóbrega, alías “Capitán Adriano”, prófugo desde hace un año, murió el pasado domingo 9 de febrero en un incidente con la policía en la ciudad de Esplanada, a unos 170 km al norte de Salvador, capital del estado de Bahía.

Ayer martes el presidente Jair Bolsonaro insinuó que Da Nóbrega pudo haber sido asesinado para impedir que colaborara con la Justicia.

“Por lo que todo indica, fue un tiro a quemarropa. Entonces, fue una ‘quema de archivos’”, declaró Bolsonaro, quien el pasado sábado subrayó que Da Nóbrega fue abatido por “la Policía Militar del estado de Bahía, del PT”, Partido de los Trabajadores, ahora en la oposición pero que gobierna en el estado bahiano.

Bolsonaro dijo a los periodistas que ha decidido pedir una “pericia independiente” sobre la muerte de Adriano, un jefe de las llamadas “milicias” de Río de Janeiro que estaba investigado por el asesinato de Marielle Franco, ocurrido en marzo de 2018 y aún no totalmente esclarecido.

“Primero pregunto, ya he tomado las medidas legales, para que se lleve a cabo una investigación independiente, sin la cual no se puede buscar, quién sabe, quién mató a Marielle. ¿Quién está interesado en no descubrir la muerte de Marielle?”, dijo Bolsonaro a la salida del Palacio da Alvorada, la residencia presidencial en Brasilia.

Esas insinuaciones de Bolsonaro llevaron a 20 de los 27 gobernadores del país a firmar una carta de apoyo a las autoridades de Bahía. En el texto, se exigió a Bolsonaro que no apueste a una política de “confronto con gobernadores” ni “se anticipe a investigaciones policiales para atribuir graves hechos a la conducta de las policías y sus gobernadores”.

Bolsonaro comentó la carta y dijo que hubiera preferido que los gobernadores también desearan “una investigación exenta” sobre la muerte del paramilitar.

Marielle Franco. Foto: AFP.
Marielle Franco. Foto: AFP.

El pasado fin de semana el presidente admitió que, en 2005, pidió a su hijo Flavio Bolsonaro, en la época diputado regional de Río de Janeiro y hoy senador, que condecorara a Da Nóbrega, quien en su opinión era “un héroe” en ese entonces.

Conocido como “Capitán Adriano”, Da Nóbrega integró la Policía Militar de Río de Janeiro hasta 2014 y luego, según las autoridades, se convirtió en pistolero a sueldo y jefe de las milicias, bandas paramilitares que controlan decenas de favelas cariocas y chantajean a sus habitantes a cambio de una supuesta seguridad.

En 2005, recibió la Medalla de Tiradentes, una alta condecoración otorgada por la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro, a pedido de Flávio Bolsonaro.

“Para que no haya dudas. Yo lo determiné”, declaró el presidente a periodistas el sábado, quien subrayó que en esa época Da Nóbrega era “un héroe de la Policía”, aunque aclaró que desconoce si luego se implicó en delitos.

Da Nóbrega era acusado de comandar una banda parapolicial conocida como Oficina del Crimen, formada por sicarios y presuntamente implicada en la muerte de Marielle Franco.

Por ese crimen hay hasta ahora dos detenidos, sospechosos de disparar contra la concejal Franco, pero aún se desconocen los motivos y se ignora quién fue el autor intelectual del asesinato.

Varios murales de Marielle Franco fueron pintados tras su muerte. Foto: Reuters
Varios murales de Marielle Franco fueron pintados tras su muerte. Foto: Reuters

Ambos detenidos son expolicías y uno de ellos, Ronnie Lessa, era vecino de la familia Bolsonaro en Río de Janeiro. La Fiscalía también sostiene que era amigo de Fabrício Queiroz, exasesor del hoy senador Flávio Bolsonaro, en su etapa como diputado regional de Río de Janeiro.

El hijo mayor del mandatario es investigado junto con Queiroz por desvío de dinero público y blanqueo de capitales mediante la contratación de funcionarios “fantasma” para su gabinete en la Asamblea Legislativa de Río de Janeiro.

En esa investigación aparece citado Da Nóbrega, pues, según la Fiscalía, la madre del excapitán, Raimunda Veras, y su exesposa Danielle Mendonça da Costa da Nóbrega, estuvieron en la nómina del gabinete de Flávio Bolsonaro, aunque sin haber trabajado nunca.

Polémica por video.

Ayer martes Flavio Bolsonaro agregó más leña a la polémica en torno a la muerte de Da Nóbrega. El hijo del presidente publicó en su cuenta de Twitter un video del cuerpo del paramilitar.

En la grabación el cadáver aparece de espaldas, y en un momento determinado se filma la etiqueta con la identificación del cuerpo. En el mensaje, Flavio Bolsonaro dice que los expertos no pudieron determinar si Da Nóbrega fue torturado o no antes de morir en una operación policial.

“Perícia da Bahía (gobierno del PT), dice que no es posible decir si Adriano fue torturado. Hubo 7 costillas rotas, colillas en la cabeza, quemándose con un hierro caliente en el pecho, dos disparos en blanco (uno en la garganta de abajo hacia arriba) y otro en el pecho, que atravesó el corazón y los pulmones”, escribió Flavio Bolsonaro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados