REGIÓN

Crece el choque Bolsonaro-Moro

Brasilia, la capital, se está convirtiendo en la ciudad donde más frecuentemente se hacen manifestaciones en apoyo a Bolsonaro; Lula dice que los dos son “bandidos”.

Apoyo a Jair Bolsonaro en Brasilia. Foto: Reuters.
Apoyo a Jair Bolsonaro en Brasilia. Foto: Reuters.

El enfrentamiento entre el presidente Jair Bolsonaro y el ahora ex ministro de Justicia Sergio Moro se hizo más fuerte este fin de semana, con un nuevo cruce de acusaciones entre ambos y manifestaciones en Brasilia en apoyo al presidente.

Así, Brasilia, la capital, se está convirtiendo en la ciudad donde más frecuentemente se hacen manifestaciones en apoyo a Bolsonaro. Ayer domingo, cientos de personas realizaron una caravana de autos en Brasilia para expresar su apoyo a Bolsonaro, luego de que Moro renunciara al ministerio de Justicia y acusara al presidente de “interferir” en investigaciones policiales.

Con banderas de Brasil colgadas en las ventanas y tocando las bocinas, los manifestantes recorrieron la avenida Eixo Monumental hasta el Congreso.
Algunos llevaban caretas con el rostro de Moro, en las que escribieron en la frente “traidor”. Hasta el viernes el exjuez, símbolo de la lucha contra la corrupción en Brasil, era el ministro más popular del gobierno.

“Apoyo a Bolsonaro” y “Fuera Maia”, se leía en los carteles de otros manifestantes que iban a pie, solicitando la salida del presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, acusado por el mandatario de conspirar para sacarlo del poder.

Moro renunció el viernes luego de que Bolsonaro destituyera al jefe de la Policía Federal (PF) Mauricio Valeixo, para colocar en el cargo a un hombre de confianza que le diera “informaciones de inteligencia” y sobre investigaciones, entre otras cosas, denunció el exjuez.

“Prestar ese tipo de información no es papel de la Policía Federal. Las investigaciones deben ser preservadas”, dijo Moro.

El exministro también afirmó que Bolsonaro se dijo “preocupado” con algunas investigaciones en curso y que ésta era una de las razones por las que quería cambiar a Valeixo, nombrado en la PF por Moro.

En cadena nacional y acompañado por todo su gabinete, Bolsonaro negó las “acusaciones infundadas” de Moro y le reprochó actuar movido por su “ego” y ambiciones personales.

“Lamentablemente el exministro mintió sobre la interferencia en la PF”, escribió ayer domingo Bolsonaro en Twitter.

La salida de Moro se produjo en plena crisis sanitaria mundial, que una semana antes había provocado la caída del ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, por desavenencias con Bolsonaro sobre la estrategia para enfrentar la pandemia del nuevo coronavirus. Entonces, los simpatizantes del mandatario también realizaron movilizaciones en Brasilia, algunas de las cuales fueron saludadas por el presidente, pese a las medidas de aislamiento social recomendadas para evitar el contagio de la COVID-19.

Apoyo a Jair Bolsonaro en Brasilia. Foto: Reuters.
Apoyo a Jair Bolsonaro en Brasilia. Foto: Reuters.

Moro contraataca

El exministro alertó ayer domingo sobre una campaña de noticias falsas para “descalificarle”. “He visto una campaña de fake news en las redes sociales y en grupos de whatsapp para descalificarme. No me preocupo, ya pasé por eso antes y después de la (operación) Lava Jato”, aseguró en sus redes sociales.

“Verdad encima de todos. Hacer lo correcto por encima de todos”, agregó el exmagistrado, en una referencia al lema empleado por Bolsonaro: “Brasil encima de todo, Dios encima de todos”.

Moro insinuó que el presidente pretende poner al frente de la Policía Federal “una persona” que le responda directamente e informe sobre la marcha de investigaciones, sobre las cuales no abundó pero que se cree que pueden llegar al entorno familiar de Bolsonaro.

De acuerdo con un reportaje publicado por el diario Folha de Sao Paulo, la Policía Federal identificó al concejal Carlos Bolsonaro como uno de los miembros clave de una red criminal de fake news que difunde calumnias contra diversas autoridades, una información que fue calificada de “basura” por el hijo del presidente.

Según medios locales, Carlos Bolsonaro, de 37 años, sería amigo de Alexandre Ramagem, el director de la Agencia Brasileña de Inteligencia y uno de los posibles sustitutos de Valeixo al frente de la Policía Federal.

Al ser cuestionado en las redes sociales sobre la relación de Ramagem con Carlos Bolsonaro, el presidente brasileño respondió: “¿Cuál es el problema? Antes de conocer a mis hijos, yo conocí a Ramagem. ¿Por eso debe ser vetado? ¿Debo elegir a alguien qué sea amigo de quién?”, cuestionó.

Ramagem ganó la confianza de Bolsonaro al comandar durante la campaña electoral de 2018 su seguridad tras sufrir una puñalada durante un acto político en la localidad de Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais.

“Dos bandidos”

El que está aprovechando esta crisis política es el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Lula, quien fue enviado a la cárcel por Moro, afirmó que tanto Bolsonaro como el ex ministro son “bandidos” en medio de una disputa. “No puede haber inversión de la historia. Bolsonaro es hijo de Moro y no Moro cría de Bolsonaro. En toda esa disputa, los dos son bandidos, pero Bolsonaro es la cría y no al contrario”, resaltó Lula en sus redes sociales.

Según Lula, ambos “son hijos de las mentiras inventadas por Globo”, la principal cadena de televisión de Brasil y a la que el expresidente, al igual que Bolsonaro, acusa de actuar en su contra.

Moro, en el marco de la operación Lava Jato, condenó a decenas de empresarios y políticos, entre ellos a Lula, quien cumplió 580 días en prisión y recurre ahora al proceso en libertad. La condena impuesta contra Lula apartó al líder de la izquierda brasileña de la carrera electoral en 2018 y, según sus correligionarios, allanó el camino a la Presidencia de Bolsonaro.

Nuevos cargos cercanos a los hijos de Bolsonaro

Jair Bolsonaro nombrará a Jorge Oliveira, actual secretario general de la Presidencia, como nuevo ministro de Justicia en reemplazo de Sérgio Moro. Alexandre Ramagem, actual jefe de Agencia Brasileña de Inteligencia (Abin), en tanto, se convertiría en el nuevo jefe de la Policía Federal.

Con estos nombramientos ambos cargos quedarán en manos de dos expolicías con conexiones personales cercanas a Bolsonaro y sus hijos.

El padre de Olivera fue asesor de Bolsonaro durante 20 años en el Congreso. Antes de que Bolsonaro ganara las elecciones, Oliveira trabajó como jefe de gabinete del hijo de Bolsonaro, Eduardo. Ramagem también es amigo cercano de los hijos de Bolsonaro.

Baja la cifra de muertes diarias por COVID-19

En medio de esta crisis políticas, Brasil registró 189 muertes por coronavirus en las últimas 24 horas, lo que supone una reducción en balance diario. El último boletín del Ministerio de Salud indica una ralentización del número de muertos por COVID-19 en 24 horas, tras los 346 decesos registrados el sábado y el récord de 407 del jueves, aunque todavía hay 1.322 siendo investigadas. Según el balance, Brasil registró 3.379 nuevos casos confirmados de coronavirus en un solo día, frente a los 5.514 del sábado. San Pablo, el estado más poblado de Brasil con 46 millones de habitantes, continúa siendo el epicentro de la pandemia, con 20.715 contagios y 1.700 muertes, seguido de Río de Janeiro (7.111 casos y 645 decesos). No obstante, la situación es más crítica en otros estados, como Amazonas, debido a la sobrecarga de su sistema de salud.

ADEMÁS

Argentina dispone “salidas recreativas”

Mientras Jair Bolsonaro trata de superar su peor crisis política desde que asumió en enero de 2019, en Argentina el presidente Alberto Fernández está flexibilizando poco a poco las medidas de aislamiento por el COVID-19 en negociaciones con los gobernadores.

Sin embargo ayer domingo tuvo un revés. En una inédita decisión conjunta, los gobernadores de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba y el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, rechazaron la decisión de Fernández de autorizar “salidas recreativas” de hasta una hora en un radio de 500 metros del domicilio, como parte de la nueva fase de la cuarentena. El comunicado conjunto llegó minutos después que la Casa Rosada delegara a los mandatarios provinciales la implementación de esas medidas. Así, el Gobierno había intentado distender el malestar que se había esparcido entre las provincias por las dificultades para implementarlas. Argentina prorrogó por decreto de necesidad y urgencia el aislamiento preventivo y obligatorio hasta el 10 de mayo inclusive. El país debe superar dos fases más para llegar a la “nueva normalidad”. Para superar la etapa que comienza hoy, que se llama “segmentación geográfica”, los contagios deben llegar a duplicarse cada 15 a 25 días. (La Nación / GDA)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados