LA PANDEMIA EN ARGENTINA

COVID-19: restricciones y caos en el tránsito de Buenos Aires

Las restricciones a la circulación generaron caos en el tránsito en la Provincia de Bueons Aires, al realizarse diversos controles aleatorios a los conductores y acompañantes.

En las autopistas de acceso a la Provincia de Buenos Aires hubo grandes dificultades para circular. Foto: Julian Bongiovanni/La Nacion
En las autopistas de acceso a la Provincia de Buenos Aires hubo grandes dificultades para circular. Foto: Julian Bongiovanni/La Nacion

Desde ayer sábado y hasta el 21 de mayo regirán las restricciones dispuestas por el presidente de Argentina, Alberto Fernández a partir de otro decreto de necesidad y urgencia (DNU), que tendrán impacto en la vida económica y social de la población, con foco primordial en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Son similares a las medidas vigentes, aunque refuerza algunos aspectos y nacionaliza el alcance de otros.

Las restricciones a la circulación generaron ayer sábado una situación de caos en el tránsito en la Provincia de Bueons Aires, al realizarse diversos controles aleatorios a los conductores y acompañantes.

Argentina registró en la pasada jornada 16.502 nuevos casos del coronavirus SARS-CoV-2, con lo que el número total de positivos ascendió a 2.993.865, mientras que los fallecimientos se elevaron a 64.096, tras ser notificadas 231 muertes en las últimas 24 horas.

Argentina se encuentra en una meseta alta de nuevos casos tras registrar un récord diario de positivos el pasado 16 de abril, con 29.472 contagios.

En la provincia de Buenos Aires se reportaron ayer sábado 7.508 casos, mientras que en la capital de Argentina se registraron 2.383 positivos. De acuerdo con el informe diario que difunde el Ministerio de Salud argentino, hay 2.655.359 pacientes que ya han sido dados de alta, mientras que 5.370 personas con diagnóstico confirmado de COVID-19 permanecen ingresadas en CTI.

El porcentaje de ocupación de camas de terapia intensiva por todo tipo de patologías es del 68,3% a nivel nacional, pero del 77,3% si solo se considera Buenos Aires y su populosa periferia.

En Argentina se han realizado 11,2 millones de test para detectar el virus, de los cuales 61.497 se hicieron ayer sábado.

Mientras afronta el embate de la segunda ola, Argentina, con una población de 46 millones de habitantes, continúa con su campaña de vacunación, iniciada a finales de diciembre. De acuerdo con los últimos datos oficiales,se han aplicado 7.991.954 dosis.

Un total de 7.020.085 personas recibió la primera dosis de la vacuna, mientras que 971.869 personas fueron inoculadas ya con la segunda dosis.

Vacuna contra el coronavirus. Foto: Reuters
Vacuna contra el coronavirus. Foto: Reuters

“Debemos continuar con las medidas para garantizar que todos puedan acceder a la atención sanitaria que necesitan y se merecen. Que a nadie le falte la cama que necesita”, dijo el presidente Fernández, que habló de una fuerte tensión en los hospitales por el alto número de contagios de coronavirus.

Las medidas principales que incluye el nuevo DNU para luchar contra la pandemia durante las próximas tres semanas son las siguientes:

1. Educación: el Gobierno decidió que siga suspendido el dictado de clases presenciales en todos los niveles en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano, como rige desde hace 10 días. Esto abre una incógnita a raíz de lo que pasará en territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta -una de las figuras principales de la oposición- mantuvo abiertas las escuelas, amparado en un fallo de la Cámara en lo Contencioso Administrativo de la ciudad. La Corte Suprema tiene sobre la mesa un inminente fallo para resolver la cuestión, que ahora cobra mayor relevancia aún. Larreta pretende que solo los alumnos secundarios pasen a modalidad virtual. “Retomaremos la presencialidad cuando los indicadores sanitarios lo recomienden”, dijo Fernández.

2. Circulación nocturna: se mantendrá la prohibición de moverse por la calle entre las 20 y las 6 en el AMBA, con la excepción de los trabajadores considerados esenciales. Se considera a esa zona como de “alerta epidemiológica”. El decreto autoriza a los gobernadores a ampliar aún más esa franja horaria. “Buscamos mantener la actividad económica en funcionamiento la mayor cantidad de tiempo posible, pero nunca olvidemos que el virus contagia todo el día”, dijo Fernández. En las zonas del país donde hay “alto riesgo” de propagación del virus -un escalón menos grave que el del AMBA-el virtual “toque de queda” regirá entre las 0 y las 6. Quedan exceptuadas de esa restricción las zonas consideradas de baja incidencia viral.

En Buenos Aires está prohibido circular por la calle entre las 20 y las 6. Foto: EFE
En Buenos Aires está prohibido circular por la calle entre las 20 y las 6. Foto: EFE

3. Gastronomía: en el área metropolitana, los bares y restaurantes solo podrán atender en mesas en la calle. Deben cerrar a más tardar a las 19. Después de ese momento, solo podrán atender en modalidad de delivery o “take away”. En las provincias o zonas de alto riesgo por COVID-19 el funcionamiento será hasta las 23:00, con protocolos estrictos de aforo en el interior de los locales.

4. Comercios: en las zonas de alta circulación viral, como el AMBA, los negocios no esenciales tendrán un horario restringido entre las 6 y las 19. Los shoppings y centros comerciales tienen prohibido abrir. En casi todo el país se mantendrán cerrados bingos y discotecas.

5. Deportes: se prohíben en lugares cerrados (gimnasios, canchas techadas) y se estableció que al aire libre tampoco se podrá practicarlos en grupo en las zonas consideradas de alta circulación viral. En las zonas de menor circulación viral, se limita a 10 personas la práctica de estas actividades bajo techo.

6. Reuniones sociales: las actividades sociales en domicilios particulares quedan suspendidas en zonas de alta circulación viral, con la única excepción de visitas para la asistencia de personas que requieran cuidados especiales. Cuando sea al aire libre, en espacios públicos, solo se permitirán encuentros de hasta 10 personas. En las regiones menos afectadas, el límite para los encuentros en casas también es de 10.

7. Transporte público: en el AMBA solo podrán usar colectivos, trenes y subtes las personas que se dedican a actividades consideradas esenciales.

8. Actividades culturales y religiosas: se establece un aforo de 30% para eventos culturales, sociales, recreativos y religiosos, cines, teatros, clubes, centros culturales y afines en las zonas con alta circulación viral. En la Capital, el conurbano y otras zonas consideradas zonas en alerta epidemiológica, quedan canceladas del todo.

9. Viajes grupales: se mantienen suspendidos en todo el territorio nacional.

10. Personas de riesgo: los mayores de 60 años y aquellos que presenten enfermedades que pueden agravar un cuadro de coronavirus no deben concurrir a sus lugares de trabajo. Es una de las medidas que rige para todo el país.

Rechazo a las medidas.

Las restricciones a la circulación suscitaron ayer sábado una situación de caos en el tránsito, sobre todo en las autopistas, debido a que la Policía y el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires decidieron cerrar algunos carriles y realizar controles en distintos puntos de las autopistas Panamericana, Acceso Oeste y el cruce con la General Paz.

Desde el Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires -es gobernada por el kirchnerista Axel Kicillof- señalaron a La Nación que los controles fueron aleatorios y que, a quienes pararon, les solicitaron el permiso de circulación y, en caso de observar síntomas, les tomaron la temperatura.

Varios conductores expresaron su indignación en posteos en Twitter y calificaron de excesivos los controles y el pedido de permiso de circulación porque se hicieron fuera del horario de limitación a la circulación. La restricción para circular es entre las 20:00 y las 6:00 horas y los controles se efectuaron desde la mañana.

“Donde sí estamos muy estrictos es en el transporte público. Los policías suben a los ómnibus y piden el permiso a los pasajeros. Para circular en el transporte público hay que ser esencial, solamente fuerzas de seguridad y el sector de la salud”, indicó una fuente a La Nación. En ese sentido, señaló que “el cierre de carriles forma parte del control, es la forma que uno puede encauzarlo”. Asimismo, las fuentes allegadas al ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, reconocieron que el cierre de carriles y las consecuentes demoras, buscaron tener también un efecto disuasorio. “Es un quedate en casa”, enfatizaron. “La idea es que quien no tenga que salir no lo haga”.

Movilizaciones en Brasil.

Mientras en Brasil, el país que suma más de 14,6 millones de casos confirmados y 403.781 muertes, miles de manifestantes salieron ayer sábado a las calles en las celebraciones del Día Internacional del Trabajo, para respaldar o protestar contra el Gobierno.

La mayoría de movilizaciones, realizadas con concentraciones y caravanas de automóviles, fueron a favor del presidente, Jair Bolsonaro, uno de los líderes más escépticos frente a la gravedad de la pandemia y ahora blanco de una Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) instalada en el Senado que tiene por objetivo analizar denuncias contra la gestión de la crisis.

La céntrica Avenida Paulista, epicentro de grandes celebraciones por las conquistas y de manifestaciones populares, reunió centenares de personas con carteles en defensa de Bolsonaro, algunos pidiendo una intervención militar encabezada por él contra los poderes Judicial y Legislativo.

Vista aérea de un sepulturero caminando entre las tumbas de las víctimas del COVID-19 en el cementerio de Nossa Senhora Aparecida en Manaos, Brasil. Foto: AFP
Vista aérea de un sepulturero caminando entre las tumbas de las víctimas del COVID-19 en el cementerio de Nossa Senhora Aparecida en Manaos, Brasil. Foto: AFP

El acceso de vehículos a la playa de Copacabana, en Río de Janeiro, fue impedido por otro grupo de simpatizantes que se congregaron en el mismo lugar en el que dos días antes organizaciones no gubernamentales y activistas habían rendido un homenaje a las más de 400.000 víctimas del COVID-19.

En el Distrito Federal de Brasilia otros 5.000 seguidores del gobernante, se movilizaron por las calles del centro administrativo conocido como Esplanada dos Ministerios.

En Recife, capital de Pernambuco y una de las principales metrópolis del Nordeste, la Avenida Boa Viagem, que bordea la playa del mismo nombre, recibió una gran cantidad de automóviles, que encabezados por camiones gigantes de sonido luego se desplazaron hasta el Marco Zero, en el centro de la ciudad. Otras capitales, como Belem, en la Amazonía; Belo Horizonte (sudeste), Natal y Salvador (nordeste), también se registraron concentraciones de apoyo a Bolsonaro.

Actos de crítica al gobierno

Las centrales sindicales de Brasil convocaron, aunque en menor número por las restricciones a raíz del COVID-19, movilizaciones para celebrar el 1° de mayo y protestar contra el gobierno. En Sao Paulo, Belo Horizonte y Salvador los que movimientos sociales levantaron su voz contra la falta de vacunas que viene retrasando el cronograma del Plan Nacional de Inmunización. En Salvador, el turístico mirador Farol de Barra fue rodeado por cruces en homenaje a las víctimas del virus, mientras que en el centro de la ciudad los sindicalistas llevaron bolsas mortuorias para recordar a los muertos de la pandemia. “Bolsonaro genocida”, “Fuera Bolsonaro”, “Vacuna ya” y pedidos para quebrar las patentes de los inmunizantes que están en manos de las farmacéuticas fueron algunas de las consignas.

El 1° de Mayo celebrado con límites en el mundo

Por segundo año consecutivo, el Día Internacional del Trabajo se celebró en el mundo de forma discreta y sin manifestaciones masivas debido a las restricciones impuestas por la pandemia, pero esta vez con la exigencia de recuperar parte del empleo perdido.

En España, las manifestaciones tuvieron la inusual presencia de representantes del gobierno.

En Berlín, hubo una veintena de manifestaciones, mientras en París, la movilización sindical a la que se sumaron “chalecos amarillos” desembocó en indicentes con la Policía, que derivaron en 34 detenciones.

Drama en India, pero en Europa flexibilizan
Tanques de oxígeno en India. Foto: AFP

India anunció ayer sábado más de 400.000 casos nuevos de COVID-19 en 24 horas, una cifra mundial sin precedentes, cuando el gigante asiático se dispone a vacunar a sus cerca de 600 millones de adultos pese a la escasez de inyectables.

Actualmente en primera línea de la pandemia junto a Brasil, India registró 401.993 nuevos contagios en las últimas 24 horas, anunció el ministerio de Salud. En abril, el país de 1.300 millones de habitantes detectó unos siete millones de casos.

Los 3.523 nuevos decesos anunciados elevan el total a 211.853 fallecidos, aunque muchos expertos estiman que las cifras reales son superiores.

Aunque la vacunación se abrió a todos los adultos, varios estados, como Maharashtra y Nueva Delhi, ya advirtieron de la escasez de viales y que la extensión de la campaña podría generar disputas administrativas, confusión en los precios y problemas técnicos.

Hasta ahora, se han administrado unos 150 millones de vacunas en India, es decir al 11,5% de la población, y unos 25 millones de habitantes recibieron sus dos dosis.

“Las filas de espera aquí son enormes y la gente no para de pelearse”, declaró Jayanti Vasant, en un centro de inoculación de Bombay.

La ayuda internacional prometida por más de 40 países empezó a llegar a India, donde unos saturados hospitales necesitan camas, oxígeno y medicamentos.

Para intentar descongestionar los servicios sanitarios, las autoridades de Nueva Delhi anunciaron que prolongarían una semana el confinamiento de la ciudad, que debía terminar el lunes.

El consejero médico de la presidencia estadounidense, Anthony Fauci, recomendó la instauración inmediata de un confinamiento nacional de varias semanas, aunque el gobierno indio es reticente.

“A nadie le gusta ver un país confinado [...] pero si lo hicieran únicamente por unas semanas, podrían tener un impacto significativo en la dinámica de la epidemia”, declaró Fauci en una entrevista con la prensa india.

La crítica situación en India aviva la pandemia en el mundo, donde más de 151 millones de personas se contagiaron y más de 3,18 millones murieron desde finales de 2019, según un balance de la AFP realizado el ayer. Estados Unidos es el país con mayor número de muertos (576.232) e infectados (32.345.712) en el planeta.

Mientras, en Europa, que superó los 50 millones de casos y el millón de fallecidos, varios países iniciaron una flexibilización progresiva de las restricciones y esperan con ello reactivas sus economías. (Con información de AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados