LA MARCHA DE LA PANDEMIA

COVI-19 en Francia: “Vida normal” a partir del 30 de junio

Francia, uno de los países europeos más impactados por la pandemia, con 104.000 muertos, hace meses que tiene sus restaurantes, cafés, museos y salas de espectáculo cerradas.

Emmanuel Macron, presidente de Francia. Foto: Reuters.
Emmanuel Macron, presidente de Francia. Foto: Reuters.

Los franceses podrán volver a comer en terrazas de restaurantes, visitar museos e ir al cine a partir del 19 de mayo, el primer paso en un lento proceso de reapertura, según los planes anunciados ayer jueves por el presidente Emmanuel Macron.

Francia, uno de los países europeos más impactados por la pandemia, con 104.000 muertos, hace meses que tiene sus restaurantes, cafés, museos y salas de espectáculo cerradas, mientras que sus países vecinos ya comenzaron a levantar sus restricciones.

“Debemos volver a nuestro arte de vivir a la francesa”, dijo Macron. “Ahora tenemos una vacuna que nos da una perspectiva de salida durable de la crisis”, justificó el mandatario.

Su plan, dividido en cuatro fases, prevé volver a abrir las terrazas de restaurantes y cafés, los comercios y los lugares culturales, incluyendo museos y cines, el 19 de mayo.

A partir del 9 de junio se podrá comer dentro de un restaurante. El toque de queda, que rige en toda Francia a partir de las 19.00, pasará a las 21.00 a partir del 19 de mayo y a las 23.00 a partir del 9 de junio, y se levantará completamente el 30 de junio.

Las restricciones de circulación, que impiden a los franceses desplazarse a más de 10 kilómetros de su domicilio, salvo motivo imperioso, se levantarán el lunes 3 de mayo. Ese mismo día, los estudiantes de secundaria volverán a las aulas, una semana después que los de primaria.

El objetivo es “volver a una vida lo más normal posible”, dijo Macron. A partir del 30 de junio se podrán celebrar eventos con más de 1.000 personas, pero para poder acceder a estos se deberá presentar un test negativo o un certificado de inmunidad.

Macron descartó que se extienda esta práctica para restaurantes, teatros o museos. “Pero en los lugares en donde hay multitudes (...) sería absurdo” no hacerlo, dijo.

Este calendario podría tener que ser adaptado en caso de que la situación sanitaria se agrave, advirtió Macron.

Actualmente, hay ocho departamentos, incluyendo París, en los que la incidencia supera los 400 casos por 100.000 habitantes, señaló.

En el plano sanitario, la situación sigue siendo delicada: el miércoles el número de pacientes con COVID hospitalizados superó los 30.000, algo que no se había visto desde inicios de abril.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados