Respaldo al presidente

Corte de EE.UU. mantiene veto a militares trans

Trump busca frenar una decisión de Obama.

Guía. Jair Bolsonaro ha declarado su admiración por Trump, al igual que su flamante canciller. Foto: Efe.
Donald Trump. Foto: EFE

La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos respaldó ayer martes el veto del presidente Donald Trump a los militares transgénero. La Corte, que tiene mayoría conservadora tras la llegada del juez Brett Kavanaugh a finales del 2018, avaló el veto a los militares trans por un voto (5-4).

Trump había pedido a la instancia judicial más alta del país que interviniera de urgencia antes de que los tribunales de primera instancia le prohibieran bloquear las nuevas contrataciones de personas trans.

La administración había argumentado, en nombre del presidente, que mantener la política de apertura implantada por su predecesor demócrata Barack Obama era "un gran riesgo para la eficacia y la potencia letal de los militares". Así se llega a ayer martes, cuando la Corte Suprema decidió suspender las decisiones de los tribunales de primera instancia, en espera de que se pronuncien las cortes de apelación.

El presidente Obama había previsto que el ejército estadounidense empezara a contratar militares transgénero a partir de 2017.

El gobierno de Trump empezó retrasando la medida hasta enero de 2018, y posteriormente decidió revisar completamente esta política. El mandatario republicano argumentó, en una hilera de tuits en julio de 2017, "la carga de los costes médicos enormes" y las "perturbaciones".

Varias sentencias invalidaron la decisión del presidente y las personas transgénero empezaron a enrolarse el 1 de enero de 2018.

Sin embargo, en febrero el secretario de Defensa de entonces, Jim Mattis, propuso una versión modificada de la prohibición. Las personas trans que no hubieran cambiado de sexo ni tuvieran intención de hacerlo podían ingresar al ejército, pero con su sexo biológico. Los otros quedaban excluidos, salvo derogación.

La propuesta que Mattis presentó establecía que las personas con "un historial de disforia de género (...) quedan descalificadas del servicio militar excepto bajo circunstancias limitadas", pero no recomendaba la expulsión de miembros de las Fuerzas Armadas que ya se hubieran sometido a una operación de cambio de sexo.

En septiembre de 2018, tribunales federales suspendieron esta "nueva política", juzgando que era "similar" a la precedente y el gobierno apeló y pidió a la Corte Suprema de que se encargara del caso en profundidad.

No hay cifras oficiales, pero se estima que entre 1.320 y 15.000 personas transgénero sirven en el ejército estadounidense, de un total de 1,3 millones de militares activos.

Una conocida organización de veteranos del Ejército, llamada Common Defense, criticó hoy el fallo del Supremo y recordó que hay miles de militares "atrapados en el limbo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados