ENFRENTAMIENTO POLÍTICO

Correa se juega su futuro político

Encuestas dan mayoría para derogar la reelección indefinida en Ecuador.

Rafael Correa señala que la consulta está hecha para apartarlo de la política. Foto: Reuters
Rafael Correa señala que la consulta está hecha para apartarlo de la política. Foto: Reuters

Trece millones de ciudadanos están habilitados para votar en la consulta popular que se realiza hoy domingo en Ecuador y decidir el futuro político del líder izquierdista Rafael Correa, debido a que entre las siete preguntas que se someten a votación está eliminar la reelección indefinida para impedir el retorno del expresidente al poder.

Las últimas encuestas revelan que la propuesta del presidente Lenín Moreno de Sí para autorizar la reelección solo por una vez, triunfaría en el proceso de esta jornada, en el que también se consultará sobre la renovación de un ente nominador de autoridades de control y la eliminación de una ley de plusvalía, igualmente promovidas por el actual gobierno.

"El debate del pasado dejémoslo para los que quieren quedarse como agua estancada. Nosotros a mirar hacia adelante, a decirle Sí al futuro. La reconciliación es un mecanismo de acercamiento, el mejor que tiene el ser humano", dijo Moreno, quien gobierna desde mayo del 2017, durante un mitin el miércoles en Quito.

Moreno, otrora aliado y ahora enemigo político de Correa, decidió llamar a la votación popular con su potestad ejecutiva dada la demora en aprobar las preguntas del referéndum por parte del máximo organismo constitucional, al que el gobierno acusa de incumplir los plazos legales.

Para Correa —economista, de 54 años— la convocatoria hecha por su sucesor rompió todas las normas de la Constitución y está direccionada a impedir su retorno al poder y a desmantelar su proyecto político socialista instaurado cuando gobernó el país petrolero en la década de 2007 a 2017 y en cuyos primeros seis años Moreno fue su vicepresidente.

Retroactivo.

Para impedir este propósito, Correa decidió abanderar la campaña por el "No" y es la cara visible de la nueva oposición al gobierno, junto con exmiembros del movimiento político que fundó, Alianza País, que también llevó a Moreno al poder y del cual se separó recientemente.

"Obviamente que es contra mí, para eso gastan 60 millones de dólares (...) Están haciendo (la reforma) retroactiva para que se cuente mi reelección del 2008 y no pueda volver a participar", dijo Correa a Reuters.

"Con esta consulta mañosa quieren legitimarse (...) Es utilizar a la gente para legitimarse políticamente y eso no es ético", agregó el expresidente, quien ha dicho que luego del referéndum regresará a Bélgica, país donde reside.

Una mera consulta callejera certifica que buena parte de la población votará de acuerdo con sus preferencias políticas por uno de los dos mandatarios, y que el sufragio que emitirán los ecuatorianos poco, o nada tiene que ver con el contenido de las siete preguntas.

Franklin Ramírez, sociólogo de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), explica que, ante la ausencia de un verdadero debate en los medios de comunicación, como ha ocurrido, la consulta es un reflejo de la "polaridad" de la sociedad ecuatoriana desde hace años.

"La ciudadanía no logra familiarizarse con ciertas ideas clave de lo que está en juego", explica, por lo que no puede interpretarla fuera de la disputa personal Correa-Moreno.

David Chávez, sociólogo de la Universidad Central de Quito, cree que la consulta servirá para medir el apoyo con que cuenta cada dirigente después de la ruptura del movimiento Alianza País, en diciembre.

Complejo.

"El voto real del morenismo va a ser el que logre sacar por encima de Guillermo Lasso en las últimas elecciones", afirma Chávez.

Lasso es el líder conservador a quien Moreno venció en la segunda ronda electoral de las presidenciales de abril pasado por apenas 230.000 votos, y que hoy apoya la consulta al frente de la derecha, con el interés de borrar cualquier rastro de correísmo en el país.

Chávez interpreta que sí Moreno gana la consulta con un 70%, habrá que restarle los votos que obtuvo Lasso en abril para poder saber su apoyo real entre la ciudadanía y si éste es mayor o menor al que obtiene el campo del No, encabezado por Correa casi en solitario y por tanto, "un voto depurado".

"El escenario post-consulta para Moreno es muy complejo. Por un lado le va a resultar muy complicado consolidar el movimiento Alianza País que ha quedado en sus manos (por orden judicial) y por el otro, no podrá decir que (en la consulta) tiene un voto sólido a su liderazgo", sostiene este sociólogo.

En cuanto a Correa, opina que su campaña por el No ha sido un "buen aprendizaje" para él, porque es la primera vez en una década que lo hace desde la oposición, sin todo el aparato institucional y recursos partidistas a su servicio.

En este contexto, las incógnitas del día después de la consulta son cómo capitalizará cada líder los resultados y qué margen de apoyo tendrá Moreno para gobernar porque no tiene mayoría en la Asamblea.

Economía golpeada al caer el petróleo.

Ecuador, un país de 256.370 kilómetros cuadrados, incluidas las Islas Galápagos, tiene 16,5 millones de habitantes, en tanto más de dos millones residen en el exterior, la mayoría en Estados Unidos, Italia y España.

El Producto Interno Bruto se sitúa en US$ 100.000 millones y la renta per cápita en US$ 5.996. Su principal exportación es el petróleo, aunque la participación de este en el total ha experimentado un descenso a raíz de la caída del precio internacional. Tiene como moneda el dólar estadounidense, que sustituyó al centenario sucre en el año 2000.

El gobierno de Rafael Correa consiguió mantener un alto ritmo de inversión y gasto público a raíz del elevado precio del petróleo, una recaudación récord y los préstamos de China.

Desde 2015, la economía fue afectada por la caída del precio del petróleo, el valor del dólar que frenó las exportaciones y los desastres naturales como el terremoto de abril de 2016, que causó 700 muertos y US$ 3.300 millones en pérdidas materiales. FUENTE: EFE

LA CONSULTA EN DETALLE.

Las siete preguntas decisivas.

Las cinco primeras preguntas forman parte del referéndum y en caso de ser aprobadas implicarían enmendar la Constitución vigente, mientras que las dos últimas integran la consulta y suponen modificar la legislación o introducir nuevos supuestos.

Una pregunta pide el apoyo de la ciudadanía para que "se sancione a toda persona condenada por actos de corrupción con su inhabilitación para participar en la vida política del país, y con la pérdida de sus bienes".

Es producto de la corrupción descubierta en los últimos años en instancias públicas y sobre todo tras desvelarse la trama Odebrecht, por la que el vicepresidente del país, Jorge Glas, ha sido condenado a seis años de cárcel. 

La segunda abre la puerta a la eliminación de la reelección indefinida para "garantizar el principio de alternabilidad", para lo que se requiere igualmente enmendar la Constitución a fin de que "todas las autoridades de elección popular puedan ser reelectas por una sola vez para el mismo cargo". Para ello, busca "dejar sin efecto la reelección indefinida aprobada mediante enmienda por la Asamblea Nacional el 3 de diciembre de 2015". Es una de las preguntas contestadas por Correa.

La tercera busca reestructurar el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, ente que designa a las autoridades de control, para lo que se requiere enmendar la Constitución.

La reestructura también es censurada por el corréismo que afirma que Moreno quiere acumular poderes.

La pregunta referente a la no prescripción de los delitos sexuales contra menores es la que goza de mayor consenso social y de ser aprobada supone enmendar la Constitución.

La quinta pregunta del referendo propone que "se prohíba sin excepción la minería metálica en todas sus etapas, en áreas protegidas, zonas intangibles y centros urbanos".

Una de las dos preguntas de la consulta busca anular una ley contra la especulación del suelo aprobada por el correísmo, que acabó paralizando el sector.

La otra pregunta pretende reducir el área de explotación petrolera autorizada por la Asamblea Nacional en el Parque Nacional Yasuní, ubicado en la Amazonia ecuatoriana, de 1.030 hectáreas a 300 hectáreas. FUENTE: EFE


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)