PANDEMIA

Coronavirus y protestas empañaron el 4 de julio en Estados Unidos

Quema de banderas y derribo de una estatua de Colón; una persona murió atropellada en una manifestación

Coronavirus en Estados Unidos. Foto: Reuters.
Coronavirus en Estados Unidos. Foto: Reuters.

El aumento de casos de COVID-19, las protestas con quema de banderas de Estados Unidos y el derribo de una estatua de Cristóbal Colón, empañaron los festejos del 4 de julio por el Día de la Independencia.

En los primeros cuatro días de julio, 15 estados reportaron cifras récord de COVID-19, que ha infectado a casi 3 millones de personas y causado la muerte de unos 130.000 estadounidenses.

Los contagios en Florida han escalado en más de 10.000 diarios en los últimos cuatro días, incluyendo un aumento de 10.059 infecciones confirmadas ayer domingo, un nuevo máximo y que supera todos los conteos en cualquier país de Europa durante la meseta del coronavirus en ese continente.

Los casos también se han disparado en Arizona, California y Texas y la tendencia indica un incremento en los estados del centro que una vez mostraron tasas menores de contagios, como Iowa, Ohio y Michigan.

“Abrimos demasiado temprano en Arizona”, dijo la alcaldesa de Phoenix, Kate Gallego, en la cadena ABC, y añadió que la ciudad sufría una “crisis relacionada con las pruebas”, con personas esperando en filas por ocho horas en sus autos para averiguar si estaban infectados.

Durante un discurso del Día de la Independencia en la Casa Blanca el sábado, el presidente Donald Trump afirmó que el 99% de los casos de coronavirus en Estados Unidos han sido “totalmente inofensivos”.

El alcalde demócrata de Austin, en Texas, advirtió durante una entrevista con CNN que los hospitales de su ciudad podrían alcanzar su capacidad en dos semanas y quedarse sin camas en la unidad de cuidados intensivos (UCI) en 10 días. En Arizona, alrededor del 90% de las camas de UCI están ocupadas.

Los Centros para Control y Prevención de Enfermedades (CDC) reportaron ayer domingo un aumento de 52.228 casos nuevos de COVID-19 en el país, a más de 2,841 millones; mientras que las muertes se elevaron en 271 a un total nacional de 129.576.

Las cifras de los CDC no necesariamente reflejan los números provistos por estados y ciudades de forma independiente.

Pero no solo el avance de la pandemia empañó los festejos por el 4 de julio. Un manifestante falleció ayer domingo después de que un vehículo se saltara una barrera policial y arremetiera el sábado por la noche contra una protesta en Seattle. El conductor, de 27 años, fue detenido. El vehículo se dirigió contra una decena de manifestantes del movimiento Black Lives Matter (las vidas negras importan) que protestaban frente a la violencia policial contra los afroamericanos.

Banderas estadounidenses quemadas y el derribo de una estatua de Cristóbal Colón en Baltimore fueron otras de las escenas que se vivieron este fin de semana en Estados Unidos.

En Estados Unidos la quema de la bandera nacional no es ilegal, y de hecho en la protesta de Hollywood estuvo el activista de 63 años Gregory “Joey” Johnson, quien en 1989 ganó el caso ante el Tribunal Supremo que reconoció su derecho a poder quemar la enseña.

Johnson prendió fuego a tres banderas, la Confederada (que representa a los estados sureños y esclavistas del sur durante la Guerra Civil), la estadounidense y la del movimiento Blue Lives Matter (las vidas azules importan), para protestar contra Trump.

Mientras, en la ciudad de Baltimore, Maryland, un grupo de manifestantes derribaron en la noche del sábado la estatua de Cristóbal Colon situada en la zona de Little Italy y la tiraron al agua en Inner Harbor.

Estos actos se produjeron después de que el presidente Trump pronunciara un duro discurso en la Casa Blanca por el 4 de Julio.

En su alocución, el presidente afirmó: “Ahora estamos en proceso de derrotar a la izquierda radical, los marxistas, los anarquistas, los agitadores, los saqueadores y a la gente, que en muchas instancias no sabe en absoluto lo que está haciendo”.

Asimismo, aseguró que nunca permitirán que “una muchedumbre enfadada” borre la historia del país y derribe monumentos.

Este discurso fue similar al pronunciado por Trump el viernes por la noche en el Monte Rushmore, en Dakota del Sur, donde están esculpidos los rostros de los presidentes George Washington (1789-1797), Thomas Jefferson (1801-1809), Abraham Lincoln (1861-1865) y Theodore Roosevelt (1901-1909).

ADEMÁS

Venezuela, “un régimen ilegítimo y tirano”

Donald Trump afirmó ayer domingo que espera que Venezuela logre su “independencia verdadera”. “Hoy por el 209 aniversario de la Declaración de Independencia de Venezuela, Estados Unidos reafirma su solidaridad con el pueblo de Venezuela”, dijo en un comunicado. “El pueblo venezolano está sufriendo bajo un régimen ilegítimo y tirano que intenta destruir las instituciones democráticas, abusar de los derechos humanos, implicarse en una corrupción desenfrenada y explotar la peor crisis económica y humanitaria de la historia reciente”, enumeró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados