COVID-19

Coronavirus en el mundo: se roza el millón de muertos y 32,9 millones se contagiaron

En Europa, las restricciones se multiplican para contener los nuevos brotes y la región de Madrid se apresta a extender las restricciones en vigor a nuevas áreas.

Los trabajadores del cementerio y sus familiares llevan el cadáver de una víctima del coronavirus. Foto: AFP.
Los trabajadores del cementerio y sus familiares llevan el cadáver de una víctima del coronavirus. Foto: AFP.

Nueve meses después de su irrupción en China, la pandemia del COVID-19 se acerca a la cifra simbólica de un millón de muertos en el mundo, entre múltiples rebrotes de casos en varios países europeos pero también en Nueva York o Rangún (Birmania), aunque en Australia parecía estabilizarse.

En total, el nuevo coronavirus se había cobrado al cierre de esta edición, 998.463 vidas, y había contagiado a más de 32,9 millones de personas, según un balance que hizo ayer la agencia AFP.

Estados Unidos es, con ventaja, el país más afectado en número de muertes y casos, con casi 205.000 fallecidos. Le siguen Brasil con 141.406 muertes, India con 94.503, México con 76.243 y Reino Unido con 41.971.

En el estado de Nueva York, que fuera el epicentro de COVID-19 en Estados Unidos, registró, por primera vez desde el 5 de junio pasado, más de 1.000 casos de contagio en un día.

No obstante, la situación es mucho mejor que en la primavera (boreal), en los peores momentos de la crisis sanitaria. Este miércoles, los restaurantes de la ciudad de Nueva York, que ya atendían al aire libre, podrán reabrir sus salas, pero sólo al 25% de su capacidad.

Y la vida nocturna regresó este fin de semana al sur de Florida después de seis meses, para alegría de dueños de bares y clubes nocturnos y de sus clientes y en medio de advertencias de que el COVID-19 puede volver a repuntar si no se siguen las reglas.

Los medios de Miami y de Fort Lauderdale publicaron ayer imágenes de distintas zonas de ocio de ambas ciudades con numeroso público animado y festejando la entrada en la Fase 3 de la reapertura económica anunciada el viernes por el gobernador Ron DeSantis.

En las fotos y videos se ve poca gente con mascarillas y no todo el mundo respetando la distancia de seguridad. Los entrevistados en los bares manifestaron su contento por volver a salir de noche y hacer una vida parecida a la de antes de la pandemia.

En Asia, la capital económica y ciudad más importante de Birmania, Rangún, enfrenta un repunte de infecciones, que hace temer a los médicos que se constaten miles de casos nuevos en los próximos días.

Pese a estos rebrotes, en Australia, la situación parece estabilizarse. En Melbourne, la segunda ciudad más grande, el toque de queda nocturno en vigor se levanta hoy, casi dos meses después de haber sido impuesto. Ayer, en todo el estado solamente se constataron 16 contagios y dos muertes.

Marchas y medidas.

En Europa, las restricciones se multiplican para contener los nuevos brotes. La región de Madrid, en España, se apresta a extender las restricciones en vigor a nuevas áreas. A partir de hoy, 167.000 habitantes adicionales -superando así un millón de personas- solamente podrán salir de sus barrios para ir a trabajar, al médico o llevar a sus niños a la escuela.

Esta decisión provocó que cientos de personas de todas las edades se manifestaran el domingo en la capital española.

“¡No es confinamiento, es segregación!”, se coreó ante el parlamento de la Comunidad de Madrid, ubicado en Vallecas, uno de los barrios humildes afectados por las medidas desde la semana pasada. “A los ricos no les confinan”, rezaba un cartel.

En el Reino Unido, casi la mitad de Gales estará en confinamiento local: desde ayer se prohibe la entrada o salida en las ciudades de Cardiff y Swansea, salvo razones profesionales o estudiantiles.

En Francia, el gobierno endureció el jueves las medidas sanitarias para contener el coronavirus en 11 ciudades, entre ellas París, donde los bares deberán cerrar a las 22.00 a partir de hoy. En Bruselas, bares y cafeterías también tendrán que cerrar a las 23.00.

Estas estrictas medidas provocan descontento y protestas en todo el mundo, como en Londres donde, el sábado, diez personas fueron detenidas y cuatro policías resultaron heridos en una manifestación que concentró a miles de opositores a las restricciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error