VIRUS DEL SIGLO XXI

Al coronavirus se le suma nuevo brote de la gripe aviar en China

La epidemia no cede y el número de muertes supera las 360; Filipinas confirmó ayer la primera muerte fuera de territorio chino.

Dos nuevos hospitales en la ciudad de Wuhan para atender a los enfermos de coronavirus serán inaugurados esta semana. Foto: AFP
Dos nuevos hospitales en la ciudad de Wuhan para atender a los enfermos de coronavirus serán inaugurados esta semana. Foto: AFP

El número de muertos por la epidemia del nuevo coronavirus ascendió a 360, con 56 nuevas víctimas fatales registradas en la provincia de Hubei en las últimas horas, informaron las autoridades sanitarias chinas. En la misma región también se registraron 2.103 nuevos casos confirmados de contaminación. La cifra global de infectados supera ya las 14.500.

Esta cantidad de enfermos es más de los que se registraron por el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), que mató a 774 personas, sobre todo en China y Hong Kong, entre 2002 y 2003.

El nuevo coronavirus surgió en diciembre en un mercado de mariscos y pescados en la ciudad china de Wuhan, en la provincia de Hubei.

La epidemia creció rápidamente y ya se tornó una emergencia mundial, al punto que los países del G7 -Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, el Reino Unido y Estados Unidos, todos con casos ya confirmados de contaminación- tienen previsto discutir una respuesta conjunta a la epidemia.

Ayer Filipinas reportó la primera muerte fuera de China a causa de esta epidemia.

Gripe aviar

Las malas noticias no terminan aquí. El Gobierno chino informó este fin de semana de un fuerte brote de gripe aviar H5N1 en una granja de la provincia de Hunan, fronteriza con la de Hubei, cuya capital es Wuhan. Las autoridades locales han sacrificado 17.828 aves de corral después del brote, que por el momento no ha afectado a ninguna persona.

El virus de la gripe aviar H5N1 causa enfermedad respiratoria grave en las aves y es contagioso para los humanos, aunque según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es posible, pero difícil, transmitir la gripe aviar de persona a persona. Aunque sí es muy peligrosa para los humanos que la contraen, con una tasa de mortalidad de más del 50%, muy alta en comparación con la del SARS (10%) o el nuevo coronavirus (2% aproximado).

Hospitales para enfrentar casos de coronavirus

Los dos nuevos hospitales en la ciudad de Wuhan para atender a los enfermos de coronavirus serán inaugurados esta semana. Hoy lunes se abrirá el hospital Houshenshan (que significa “Montaña del Dios del Fuego” en español), y el jueves 6 será el turno del Leishenshan. Construidos en menos de diez días, tendrán capacidad para atender a 1.000 y 1.500 pacientes, respectivamente.

Primero fuera de China

En este marco, la primera muerte fuera de China por el nuevo coronavirus, ocurrida en Filipinas, reavivó ayer domingo el temor a la propagación de la epidemia.

Filipinas anunció el fallecimiento en Manila de un hombre chino de 44 años oriundo de Wuhan. Este anuncio tuvo lugar mientras numerosos países cierran sus fronteras a las personas procedentes de China.

Ante la propagación imparable de este nuevo coronavirus, numerosos países, entre ellos Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Irak e Israel, cerraron sus fronteras al ingreso de viajeros provenientes de China en una desesperada tentativa de limitar su exposición a la epidemia.

El virus ya ha alcanzado a más de una veintena de países, incluyendo España, el Reino Unido, Alemania, Rusia y Suecia, mientras que África y América Latina de momento están exentas de la epidemia.

En América Latina igual se han analizado varios casos sospechosos de coronavirus.

Un segundo avión francés, con 250 personas de una treintena de nacionalidades, aterrizó ayer domingo en una base militar en el sureste de Francia.

Coronavirus. Foto: Infografía AFP

Millones aislados

Para intentar frenar la propagación del virus, Pekín impuso medidas drásticas y limitó los desplazamientos de personas. Desde el 23 de enero, unos 56 millones de habitantes están confinados en la provincia de Hubei y su capital Wuhan, la metrópolis de 11 millones de personas donde se detectó el brote.

Y ayer domingo, las autoridades chinas decretaron el aislamiento de Wenzhou, una ciudad portuaria de más de nueve millones de personas situada a unos 800 km al este de Wuhan.

Wenzhou es una de las urbes chinas más afectadas. Los habitantes están obligados ahora a quedarse en sus casas y solo una persona por familia está autorizada a salir cada dos días para ir a comprar comida. También se suspendió la circulación de los transportes públicos y de los autocares de larga distancia

Este fin de semana, muchos de los chinos que habían ido a visitar a sus familias para las vacaciones del Año Nuevo lunar, empezaron a regresar a sus casas, en avión o en tren.

En Hubei y en algunas grandes ciudades, como Shanghái, las vacaciones fueron sin embargo prolongadas de nuevo.

Billones de yuanes

China, cuyo crecimiento ya sufría una ralentización antes de la epidemia, anunció ayer domingo una inyección de 1,2 billones de yuanes (175.000 millones de dólares) para apoyar a la economía del país.

El banco central efectuará la operación hoy lunes, cuando vuelvan a abrir los mercados financieros tras las vacaciones de Año Nuevo.

Esta epidemia golpea al gigante asiático en medio de la guerra comercial con Estados Unidos. El crecimiento del país cayó el año pasado a 6,1%, su nivel más bajo desde hacia casi tres décadas. El año pasado, el consumo representó 3,5 puntos porcentuales del índice de crecimiento.

El virus en la mesa de los grandes

El Grupo de los Siete países industrializados (G7) está buscando un procedimiento único para enfrentar el nuevo coronavirus de rápida propagación, dijo ayer domingo el ministro de Salud de Alemania, Jens Spahn.

El funcionario alemán habló con el secretario de Salud de Estados Unidos, Alex Azar, para buscar un enfoque conjunto. Además de Alemania y Estados Unidos, el G-7 incluye a Francia, Italia, Japón, Canadá y Reino Unido.

El secretario de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Alex Azar, este viernes en conferencia de prensa en la Casa Blanca. Foto: AFP
El secretario de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Alex Azar. Foto: AFP - Archivo

Por su lado, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia, celebrarán una reunión técnica hoy martes y mañana miércoles en Viena para analizar la caída de los precios del crudo a raíz de la epidemia del nuevo coronavirus.

Los precios del petróleo han caído fuertemente desde principios de año por la preocupación creciente en torno a la economía de China, afectada por la epidemia del nuevo coronavirus.

El comité técnico de la OPEP y de sus socios se encarga tradicionalmente de analizar la coyuntura en el mercado petrolero para ayudar al cartel a ajustar sus cuotas de producción para tratar de controlar los precios.

El próximo encuentro ministerial de los países de la OPEP liderados por Arabia Saudí, y sus aliados externos a las organización, entre ellos Rusia, está prevista para los días 5 y 6 de marzo. Sin embargo, en los últimos días se ha barajado la posibilidad de adelantar la reunión de este grupo bautizado OPEP+ ante la incertidumbre generada por la epidemia.

La OPEP+ reúne a catorce miembros de la OPEP y a otras diez potencias petroleras.

Si estuvo en China, no entrará a Estados Unidos
La medida es para los extranjeros que llegan del país asiático
Coronavirus. Foto: AFP

El presidente Donald Trump defendió ayer domingo su decisión de vetar la entrada a Estados Unidos a los extranjeros procedentes de China para evitar que se propague el coronavirus.

“Básicamente, hemos echado el cierre para que no entre desde China”, afirmó Trump durante una entrevista con la cadena Fox News poco antes del inicio de la SuperBowl, la 54ª final de la Liga Nacional de Fútbol Americano.

“Les hemos ofrecido una ayuda tremenda (a China), somos los mejores del mundo para eso. Pero no podemos tener a miles de personas entrando (al país) que podrían tener este problema, el coronavirus”, añadió el mandatario.

Las declaraciones de Trump se emitieron poco antes de que entrara en vigor, ayer domingo, la prohibición temporal de entrada a Estados Unidos de los extranjeros que hayan visitado China en los últimos 14 días.

Además, se someterá a una cuarentena obligatoria de 14 días a los estadounidenses que hayan visitado la provincia de Hubei, cuya capital es Wuhan, donde se originó el virus.

Los ciudadanos estadounidenses que hayan estado en el resto de China en las últimas dos semanas deberán superar chequeos médicos en los siete únicos aeropuertos del país que reciben aún vuelos desde el país asiático, y se exponen a hasta 14 días de cuarentena en su domicilio para asegurar que no han contraído el virus.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados