PANDEMIA

Por aumento de casos de coronavirus, crecen las restricciones para Navidad en Europa

Varios países estrenan nuevas restricciones que estarán en vigor durante las fiestas para intentar cortar este preocupante aumento de los contagios.

Árbol de Navidad durante la pandemia de COVID-19 en Alemania. Foto: AFP
Árbol de Navidad durante la pandemia de COVID-19 en Alemania. Foto: AFP

La Unión Europea (UE) ha adelantado para el próximo lunes la reunión clave de la Agencia del Medicamento (EMA) en la que analizará si da luz verde definitiva a la vacuna de Pfizer/BioNTech, mientras la mayoría de los países del continente endurecen las restricciones sociales ante la llegada de la Navidad y registran un número creciente de contagios y fallecimientos por coronavirus.

En tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó este miércoles el uso de mascarillas durante las reuniones familiares de Navidad y de fin de año en Europa y advirtió de que existe un "riesgo elevado" de que la pandemia se agrave a principios de 2021.

"Existe un riesgo elevado de un resurgimiento (de la pandemia) en las primeras semanas y meses de 2021", dijo la oficina de la OMS en Europa en un comunicado en el que recomienda "usar una mascarilla y mantener las distancias" durante las celebraciones familiares u optar por realizarlas al aire libre.

Este miércoles, varios países estrenan nuevas restricciones que estarán en vigor durante las fiestas para intentar cortar este preocupante aumento de los contagios.

Alemania

Confinamiento en Alemania. Foto: AFP
Confinamiento en Alemania. Foto: AFP

Alemania entró el miércoles en un nuevo confinamiento parcial que podría durar más de lo esperado ante la preocupante propagación de la pandemia de COVID-19 y la explosión del número de muertes, que alcanzó un nivel récord en las últimas 24 horas.

Un total de 952 personas murieron en las últimas 24 horas y se registraron 27.728 nuevas infecciones de coronavirus, según el instituto Robert Koch de vigilancia sanitaria.

La situación de los servicios de cuidados intensivos es cada vez más preocupante y alrededor del 83% de las camas de reanimación de las clínicas alemanas están ocupadas, dijo el miércoles la Federación alemana de medicina intensiva.

Hasta al menos el 10 de enero, las autoridades quieren aplicar el principio de 'nos quedamos en casa' en todo el país, según el texto de la resolución adoptada el domingo tras una reunión de crisis entre la canciller Angela Merkel y los líderes de los 16 estados regionales.

Los contactos sociales estarán muy restringidos del 24 al 26 de diciembre y las reuniones solo estarán autorizadas entre familiares muy cercanos.
Las celebraciones de Nochevieja también se reducirán al mínimo y se prohibirá la venta de fuegos artificiales y las reuniones.

Estas medidas tienen el objetivo de evitar la congestión del sistema hospitalario.

Reino Unido

Hoteles, restaurantes y locales de ocio volvieron a cerrar el miércoles en Londres, solo dos semanas después de que Inglaterra saliese de su segundo confinamiento, debido a una disparada de los contagios potencialmente impulsada por la aparición de una mutación del coronavirus.

La capital británica y partes del sureste de Inglaterra entraron esta madrugada en el nivel máximo de alerta contra el COVID-19, que ya se aplicaba a zonas del norte de Inglaterra.

Todo el que pueda hacerlo está llamado a trabajar desde casa y se deben evitar los viajes no esenciales.

Las medidas incluyen también una limitación de los contactos sociales: está prohibido encontrarse en lugares cerrados con personas con las que no se conviva y los contactos exteriores en lugares como parques o playas no pueden superar las seis personas, niños incluidos.

Comercios, salones de belleza, peluquerías y gimnasios pueden permanecer abiertos, así como las escuelas.

Sin embargo, al menos dos distritos de la capital, Greenwich e Islington, dirigidos por la oposición laborista, optaron por cerrar sus centros educativos, lo que provocó un conflicto con el ejecutivo conservador de Boris Johnson.

Dinamarca

Personas en Europa cuidándose para evitar un mayor contagio de coronavirus. Foto: AFP
Personas en Europa cuidándose para evitar un mayor contagio de coronavirus. Foto: AFP

Dinamarca aplica un semiconfinamiento en todo el país. El Gobierno danés extenderá a partir de este miércoles a todo el país el amplio parón de la vida pública que rige desde la semana pasada en varias regiones debido al empeoramiento de la situación epidémica por el coronavirus.

Cerca del 80% de la población danesa lleva una semana sometida a duras restricciones que ahora incluirán también a los 29 municipios restantes, anunciaron las autoridades.

"La situación es grave; el virus se ha asentado con fuerza en Dinamarca. Las cifras de contagios son demasiado altas y las de ingresos hospitalarios crecen demasiado. Por eso ampliamos el cierre parcial a todo el país", señaló el ministro de Transporte, Benny Engelbrecht.

Las restricciones, vigentes hasta el 3 de enero, implican el cierre de las escuelas a partir de quinto grado, institutos y universidades; de los bares y restaurantes y de la vida cultural y deportiva, incluyendo teatros, cines, gimnasios e instalaciones, salvo para deporte profesional.

Supermercados, tiendas y otros establecimientos como peluquerías seguirán abiertos, al igual que los centros comerciales, aunque estos con restricciones.
Además de recomendar que se trabaje desde casa, las autoridades  prolongaron hace unas semanas hasta el 28 de febrero otras restricciones vigentes, como que las concentraciones públicas no superen las diez personas y el uso obligatorio de mascarillas en el transporte y en supermercados e instituciones públicas.

Dinamarca registró en las últimas 24 horas 2.992 nuevos positivos, la segunda vez en los últimos seis días que baja de 3.000, y once muertos, para un total de 961, con una incidencia de 523,7 por 100.000 habitantes en las pasadas dos semanas.

La tasa de mortalidad asciende a 16,39 por 100.000 habitantes, de acuerdo con la universidad estadounidense Johns Hopkins, el doble que Noruega y Finlandia, pero cinco veces menos que Suecia, el país más afectado en Escandinavia.

Francia

Pese a que el número de positivos por COVID-19 se mantiene estancado hace varias semanas en Francia, el país comenzó ayer una prudente desescalada, que sustituye el confinamiento de la población que comenzó hace mes y medio por un estricto toque de queda con la vista puesta en las fiestas navideñas.

Los ciudadanos ya no deberán justificar sus salidas del domicilio y podrán desplazarse por todo el territorio sin una razón aparente, aunque a partir de las 8 de la noche y hasta las 6 de la mañana los movimientos estarán muy restringidos.

El Gobierno ha decidido entreabrir la puerta en contra de lo que están decidiendo algunos de sus vecinos, como Alemania o el Reino Unido, pese a que la curva de contagios está lejos del objetivo de 5.000 diarios que había fijado el presidente, Emmanuel Macron, para estas fechas.

El primer ministro francés, Jean Castex, dijo este martes que no puede garantizar que bares y restaurantes reabran el próximo 20 de enero como había anunciado previamente, e insistió en que la medida dependerá de la situación epidémica.

"Me rompe el corazón cerrar los restaurantes pero es necesario. ¿Podemos garantizar hoy que abrirán el 20 de enero? La respuesta es no. Dependerá de todos nosotros, de cómo pasemos estas fiestas", manifestó Castex en una entrevista en la emisora Europe 1.

El jefe del Gobierno francés insistió además en su advertencia de que el período navideño es "propicio a una aceleración del virus", un temor que ya ha llevado al Ejecutivo a mantener el toque de queda nocturno el 31 de diciembre para evitar las reuniones.

COVID-19 en Praga. Foto: AFP
COVID-19 en Praga. Foto: AFP

España

El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, calificó el miércoles de "preocupante" el aumento del número de contagios registrado en el país en los últimos días y advirtió que puede decretarse un aumento de las restricciones para Navidad.

"En esos últimos días, estamos viendo un preocupante aumento del numero de contagios", dijo Sánchez ante el Congreso de los Diputados.

España fue uno de los primeros países europeos en sufrir la segunda ola de la pandemia y en imponer estrictas medidas. A finales de noviembre la incidencia de la pandemia se había reducido notablemente, pero a principios de diciembre comenzaron a registrarse de nuevo unos 9.000 casos por día, según cifras del Ministerio de Salud, que notificó más de 10.000 nuevos contagios el martes.

"Si hay que endurecer el plan de Navidad, no tengan dudas de que ese gobierno propondrá a los gobiernos autonómicos endurecer el plan de Navidad, porque no podemos relajarnos, no podemos bajar la guardia", dijo Sánchez ante los diputados este miércoles.

El gobierno español ya ha estipulado, en coordinación con las autoridades regionales, que no podrá haber reuniones familiares de más de 10 personas en Navidad y también ha restringido los viajes entre diferentes provincias.
"Solo de nosotros depende no abrir la puerta a la tercera ola de navidad", pidió Sánchez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados