CRISIS SANITARIA

Coronavirus en Brasil: evalúan el cierre del Estado de Río de Janeiro 

Según proyecciones de científicos, el colapso del sistema de salud en Río debería ocurrir en un corto período de tiempo, y que el mes de mayo será el más grave en relación con la pandemia.

Los entierros en Río se hacen bajo estrictas medidas de seguridad sanitaria y solo con la presencia de la familia. Foto: Reuters
Los entierros en Río se hacen bajo estrictas medidas de seguridad sanitaria y solo con la presencia de la familia. Foto: Reuters

La Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) recomendó el cierre total del estado para frenar el avance de la pandemia del coronavirus. En un documento, la universidad señala que, en la última semana, las tasas de crecimiento de casos de COVID-19 en el estado de Río y en la capital carioca excedieron los promedios observados en otras unidades federales.

El documento propone que, en casos de extrema necesidad, se emitan autorizaciones de circulación, siempre que las máscaras sean obligatorias. La institución enfatiza que el aislamiento total debe ir acompañado de acciones como garantizar el suministro de alimentos y medicamentos y la continuidad de los servicios de agua, alcantarillado, gas y electricidad, además de asistencia a empresas en forma de crédito de capital de trabajo de bajo costo.

Firmado por la rectoría y producido a partir de consultas con el Grupo de trabajo multidisciplinario sobre COVID-19 en la UFRJ, el documento señala que según las proyecciones hechas por científicos de la institución el colapso del sistema de salud en Río debería ocurrir en un corto período de tiempo, y que el mes de mayo será el más grave en relación con la pandemia.

Según los estudios de la universidad, la disminución de la movilidad en el transporte público en la región metropolitana no alcanzó el 50%, un nivel considerado insuficiente para garantizar el control de la enfermedad.

El jueves por la noche, en una carta enviada por el gobierno estatal al Ministerio Público de Río, el gobernador Wilson Witzel afirmó que la propuesta de cierre en Río ya se está preparando para combatir el avance del nuevo coronavirus. El plan contempla el bloqueo de carreteras; la creación de una autorización para que las personas circulen en las calles; y la prohibición de automóviles privados en las rutas, con algunas excepciones.

Río de Janeiro tiene unos siete millones de habitantes, un número que se eleva a más de 11 millones si se tiene en cuenta a la gente que vive en su área metropolitana.

Fumigación de una favela en Río de Janeiro, la segunda ciudad más afectada por el nuevo coronavirus luego de San Pablo. Foto: AFP
Fumigación de una favela en Río de Janeiro, la segunda ciudad más afectada por el nuevo coronavirus luego de San Pablo. Foto: AFP

De ellos, más de 1.150 ya perdieron la vida con la pandemia, otros 11.257 están contagiados y cerca de medio millar de personas en estado crítico esperan por un cupo en una unidad de urgencia (UTI) de la red pública de salud, que ya llegó al tope de su capacidad, según datos oficiales.

Quienes están en la parte más lejana de esa fila ni siquiera tendrán la opción de llegar a ser parte del dilema ético de escoger “quién vive y quién muere”, una medida que las autoridades de Río ya analizan ante el colapso de la salud, el cual ha sido admitido por el gobernador Witzel.

“Muchas personas están muriendo en la misma fila, porque (los médicos) no tienen cómo pensar ‘voy a dejarlas vivir o morir’ ya que ni siquiera llegaron a ser consideradas para un cupo en una cama de UTI”, aseguró a EFE Alessandra Nascimento Rocha, subcoordinadora de Salud de la Defensoría Pública del municipio.

San Pablo extiende la cuarentena hasta el 31

El gobernador de San Pablo, João Doria, prolongó ayer viernes hasta el 31 de mayo la cuarentena impuesta en ese estado, ignorando las presiones del presidente Jair Bolsonaro, contrario al confinamiento. “Me gustaría dar una noticia diferente (...), pero el escenario es desolador, tenemos que prorrogar la cuarentena hasta el 31 de mayo”, dijo Doria en rueda de prensa. El estado más rico y poblado de Brasil, con 45,9 millones de habitantes, es el epicentro de la pandemia en el país, con cerca de un tercio de los 135.106 casos y 9.146 muertes registradas hasta el jueves. La cuarentena parcial se había iniciado el 24 de marzo y estaba previsto que este viernes se anunciaran las condiciones para iniciar un plan sectorial de flexibilización y recuperación económica a partir del lunes. Pero el gobernador optó por prolongarla, debido a que el confinamiento no fue cabalmente respetado en los últimos días, lo que provocó un aumento de contagios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados