Crisis en Venezuela

Convoy con ayuda humanitaria comienza a llegar a la frontera

Nicolás Maduro mantiene bloqueado uno de los puentes con Colombia.

Cúcuta: los primeros camiones con alimentos, medicamentos y elementos de aseo personal llegando ayer jueves. Foto: Reuters
Cúcuta: los primeros camiones con alimentos, medicamentos y elementos de aseo personal llegando ayer jueves. Foto: Reuters

A pesar del bloqueo del régimen de Nicolás Maduro en uno de los pasos fronterizos, los camiones con la ayuda humanitaria comenzaron a llegar ayer jueves a la ciudad colombiana de Cúcuta, a la espera de la luz verde para seguir a territorio venezolano.

Fuertemente custodiados por policías, una decena de camiones llegaron al centro de acopio coordinado por la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd) de Colombia, y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

Las ayudas incluyen alimentos, suplementos nutricionales, kits de aseo personal y medicamentos.

En medio del ruido de bocinas, los camiones ingresaron al depósito ubicado en una zona despoblada de Cúcuta, cerca al Puente de Tienditas que conecta con Venezuela y que permanece bloqueado desde el martes por dos contenedores y un camión cisterna colocados por militares leales al régimen de Maduro.

Un grupo de venezolanos se ubicó sobre la carretera de acceso al centro de acopio para ver pasar los camiones y agradecer con carteles la asistencia humanitaria. “Gracias por la ayuda”, “Ahora que llegue donde tiene que llegar, por favor” y “Venezolanos no estamos solos, el mundo y Dios están con nosotros”, se leían en algunos de los carteles.

Sin embargo Maduro, que niega la crisis humanitaria, dijo que no aceptará “limosnas”, por lo que rechazó la ayuda.

Ayer jueves, Maduro dio otra vez más muestras de su inflexibilidad. Acusó a Estados Unidos de usar una “crisis humanitaria inexistente” como “excusa” para justificar una eventual invasión militar en Venezuela. Al leer una carta que espera firmen 10 millones de personas contra la “injerencia” de Washington, en un acto en la céntrica Plaza Bolívar de Caracas, Maduro acusó a la Casa Blanca de armar una “coalición internacional” para “cometer la grave locura de intervenir militarmente bajo la falsa excusa de una crisis humanitaria inexistente”.

Maduro ya aseguró haber recolectado 10 millones de firmas en 2015 contra el decreto del expresidente demócrata Barack Obama que declaró a Venezuela una amenaza “inusual y extraordinaria” a la seguridad de Estados Unidos.

Solo en Venezuela.

El gobierno colombiano insistió en que la ayuda humanitaria se entregará en Venezuela sin ningún censo previo y pidió a los habitantes del vecino país abstenerse de ingresar a territorio colombiano en busca de la asistencia.

Estados Unidos podría intentar conseguir la aprobación del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para entregar la ayuda sin la cooperación de Maduro, pero es probable que Rusia bloquee la iniciativa, ya que el gobierno de Vladimir Putin apoya al régimen chavista.

Cúcuta es uno de los tres puntos de acopio, junto a Brasil y Puerto Rico, de la ayuda humanitaria. En los próximos días llegarán más cargamentos.

El líder opositor Juan Guaidó, proclamado presidente interino con el apoyo de la comunidad internacional, ha solicitado a los militares venezolanos que permitan el ingreso de la ayuda humanitaria.

“Nosotros rechazamos absolutamente que se solucione este conflicto de manera violenta, pero como dijo Nelson Mandela, ‘el terreno de la lucha no lo decide el oprimido, sino el opresor’. En este caso, si fuera requerida una fuerza internacional para restituir el orden constitucional, y proteger la vida de nuestros ciudadanos, existe la atribución legislativa taxativa de aprobar una acción así por parte de la Asamblea Nacional (Artículo 187 de la Constitución de la República de Venezuela). Desde la perspectiva humanitaria, de prolongarse la crisis se estima qué más de 300.000 venezolanos morirán, y muchos más se verán obligados a migrar”, dijo Guaidó en la entrevista exclusiva con El País publicada ayer jueves.

El excanciller uruguayo Didier Opertti explicó a El País que ese artículo (181, ordinal 11 de la constitución venezolana) faculta a la Asamblea Nacional -hoy de mayoría opositora pero desconocida por el régimen de Maduro- a autorizar el empleo de militares venezolanos o extranjeros en el país en caso de una situación de emergencia. En un caso así, explicó Opertti, Venezuela no renuncia a su soberanía permitiendo el ingreso de la ayuda. Opertti dijo que la jurisprudencia internacional reconoce la asistencia humanitaria, y que ha aplicado este principio en casos como los de Kosovo, Haití y Ruanda.

Colombia y Venezuela comparten 2.200 kilómetros de frontera porosa, en la que actúan grupos armados ilegales y bandas de contrabando.

Colombia ha recibido a más de un millón de migrantes desde Venezuela en los últimos años. Según la ONU, casi 3 millones de personas han salido de Venezuela desde 2015. 

El chavista que se encadena para que Maduro ceda; “¿cómo luchar con hambre?”
Foto: AFP

Cada día, Omar se encadena a la verja de una catedral en protesta por la corrupción en el gobierno de Venezuela y la falta de comida y medicinas. Se declara defensor de la “revolución”, pero pregunta: “¿cómo luchar con hambre?”.

Frente a la basílica de Barquisimeto, con una gruesa cadena rodeándole la cintura, Omar Monrroy dice que iría al frente de batalla para defender el proyecto fundado hace 20 años por Hugo Chávez.

Pero, añade, tendría que rendirse porque no tiene dinitrato de isosorbide, la medicina que necesita para su enfermedad coronaria.

“Quisiera ir a la vanguardia, (pero) no voy a llegar ni a la retaguardia”, dijo Omar a la AFP.

La rutina de este hombre de 70 años cambió desde el pasado lunes, cansado de hacer filas para conseguir sus fármacos. Llega temprano a la moderna catedral, cuelga pancartas y carteles en la reja perimetral y se encadena como método de protesta. Permanece allí unas ocho horas. Muchos creen, al verlo sentado en el suelo, con su barba gris, que está loco.

No es así, se defiende Omar, justificando su acción en “una lucha” contra la corrupción que rodea los programas sociales del régimen de Nicolás Maduro.

Los vecinos de su comunidad, Valles de Uribana, pagaron el año pasado por alimentos que el gobierno distribuye a precios subsidiados en zonas populares, a través del programa CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción). Pero las 400 cajas de comida jamás llegaron y nadie da razón del dinero. “Yo no tengo comida para defender la revolución”, se quejó Omar, con un afiche de la última campaña electoral de Maduro a sus espaldas, sobre el cual escribió su versión del acrónimo CLAP: “Cuerda de Ladrones, Arrogantes, Pedantes”.

Maduro equiparado a Stalin y Mussolini

La Casa Blanca difundió ayer jueves un video en español en el que compara al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, con dictadores como el soviético Stalin, el italiano Benito Mussolini, el iraquí Sadam Huseín, el libio Muamar el Gadafi, el ayatolá iraní Ruholá Jomeini y el ugandés Idi Amin Dada.

El video, publicado en la cuenta de Twitter en español de la residencia presidencial (@LaCasaBlanca), muestra las imágenes de esos dictadores, sin identificarlos, justo después de asegurar que Maduro “es un maestro en violar la Constitución venezolana”.

“Sus tácticas son copiadas directamente de los innumerables líderes autoritarios anteriores a él”, indica en el vídeo. Detrás de ese mensaje, aparecen primero las imágenes de Stalin, Mussolini y Huseín, seguidas por las de Amin, Jomeini y Gadafi.

Las fotografías de los tres primeros vuelven a salir al final del vídeo, una vez enumerados los presuntos abusos cometidos por Maduro, cuando la Casa Blanca advierte: “Hemos visto esto antes”.

“Maduro debe irse”, concluye el video que, según se indica al final, está producido por el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Washington cancela visas de chavistas

Estados Unidos comenzó a revocar las visas a miembros de la oficialista Asamblea Constituyente de Venezuela, elegida con poderes legislativos a instancias de Nicolás Maduro y desconocida por la oposición y parte de la comunidad internacional. “Estados Unidos está revocando visas a los miembros de la Asamblea Constituyente ilegítima”, señaló a periodistas Elliot Abrams, enviado para Venezuela del secretario de Estado, Mike Pompeo. “El cuerpo ha usurpado muchos de los poderes constitucionales de la Asamblea Nacional legítima y encarna la destrucción de las instituciones democráticas por parte de Maduro”, precisó. Abrams declinó precisar cuántas personas están afectadas por esta medida.

La Constituyente, elegida en julio de 2017 en una votación boicoteada por la oposición, tiene 545 miembros. Está presidida por el dirigente chavista Diosdado Cabello e integrada, entre otros, por el hijo de Maduro, también llamado Nicolás.

Estados Unidos aplica sanciones a funcionarios y exfuncionarios venezolanos por corrupción, narcotráfico y abusos de los derechos humanos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados