PORTO ALEGRE

Conmoción en Brasil por muerte a golpes de un hombre negro en supermercado

Carrefour Brasil anunció que había rescindido el contrato de la empresa de seguridad cuyos empleados habían matado a golpes a un hombre negro.

Protesta por la muerte del soldado Silveira Freitas. Foto: Reuters
Protesta por la muerte del soldado Silveira Freitas. Foto: Reuters

La muerte de un hombre negro por una golpiza de dos guardas de seguridad de un supermercado en Porto Alegre, conmocionó a Brasil en el Día Nacional de la Conciencia Negra, que se celebró ayer viernes para combatir el racismo.

El soldador Joao Alberto Silveira Freitas, de 40 años, murió como consecuencia de los golpes recibidos el jueves por dos guardas de seguridad de un supermercado de la red francesa Carrefour.

Carrefour Brasil anunció que había rescindido el contrato de la empresa de seguridad cuyos empleados habían matado a golpes a un hombre negro.

El incidente comenzó después de una discusión entre la víctima y una cajera, quien accionó a la seguridad del supermercado.

El hombre, que estaba en compañía de su esposa, fue retirado para las afueras del establecimiento donde recibió una fuerte paliza registrada por otros clientes y cuyos vídeos circularon en las redes sociales.

En un comunicado, Carrefour Brasil dijo que lamentaba profundamente lo que calificó como una muerte brutal y dijo que inmediatamente tomó medidas para garantizar que los responsables fueran castigados legalmente.

La Policía Militar dijo que “reafirma su compromiso con la defensa de los derechos fundamentales y su vehemente rechazo a todos los actos de violencia, discriminación y racismo”. El comunicado también dijo que uno de los guardias de seguridad involucrados en el ataque era un policía militar fuera de servicio.

Las agresiones y la cobertura mediática de la muerte del soldado fueron comparadas en las redes sociales y en los medios brasileños con la de George Floyd, el afroamericano asesinado por un policía blanco el pasado mayo y cuyo deceso desató una oleada de furia y protestas antirracistas en todo Estados Unidos.

El caso en el supermercado de la ciudad de Porto Alegre tomó más repercusión por ocurrir en la víspera del Día de la Conciencia Negra, una fecha que recuerda el asesinato en 1695 de Zumbi dos Palmares, un negro que gobernó una posteriormente fracasada “república” de esclavos libres en el noreste brasileño.

El vicepresidente brasileño, Hamilton Mourao, calificó como “lamentable” el brutal asesinato del hombre negro en el supermercado, pero afirmó que no se trata de un caso de discriminación racial porque “en Brasil no existe racismo”.

“Para mí, en Brasil no existe racismo. Eso es una cosa que quieren importar, eso no existe aquí. Yo te digo con toda tranquilidad, no hay racismo”, declaró Mourao.

Para el vicepresidente brasileño, la muerte de Silveira Freitas fue producto de un equipo de seguridad “totalmente sin preparación”, pero reforzó que el suceso no puede ser clasificado como un episodio de racismo.

“Aquí no existe (racismo)”, pero “existe desigualdad. Eso es una cosa que existe en nuestro país, tenemos una brutal desigualdad, fruto de una serie de problemas”, dijo.

“Gran parte de las personas de nivel más pobre, que tiene menos acceso a los bienes y a las necesidades de la sociedad moderna, son gente de color”, completó el vicepresidente.

Pese a que los negros representen un 56 % de la población brasileña, los episodios de racismo en el país son habituales.

El 75 % de las víctimas de homicidio en Brasil en 2018 fueron negros, de acuerdo con datos del Atlas de la Violencia 2020 elaborado por el Fórum de Seguridad Pública.

Asimismo, los negros son el 75 % entre los más pobres y tan solo un 5 % ejercen cargos ejecutivos en el país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados