POSICIÓN

El congelamiento de precios en Argentina es calificado como una “bomba de tiempo”

La Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina (AmCham) criticó al política del gobierno de Alberto Fernández para frenar la inflación.

El presidente Alberto Fernández durante un acto político. Foto: EFE
El presidente Alberto Fernández durante un acto político. Foto: EFE

A menos de tres semanas de las elecciones legislativas, empresas de capitales estadounidenses que operan en Argentina cuestionaron ayer lunes la reciente decisión del Gobierno de Alberto Fernández de congelar por tres meses los precios de alimentos y otros productos de consumo masivo.

La Cámara de Comercio de los Estados Unidos en Argentina (AmCham) expresó en un comunicado su “preocupación frente a recetas artificiales para el control de la escalada inflacionaria”.

El pasado martes, la Secretaría de Comercio Interior de Argentina, tras lograr un consenso parcial con productores de alimentos, decidió congelar por tres meses a partir del 1 de octubre los precios de 1.500 productos de consumo masivo para poner un freno a la inflación, uno de los principales problemas macroeconómicos del país suramericano.

De acuerdo con los últimos datos oficiales disponibles, la persistente alta inflación en Argentina creció en septiembre pasado el 52,5 % interanual y acumuló en los nueve primeros meses del año un alza del 37 %.

En particular, para el conjunto de alimentos y bebidas, se registró en septiembre un aumento interanual del 53,4 % y un alza acumulada en lo que va del año del 36,6 %.

"Bomba de tiempo".

Para las empresas de capital estadounidense, congelar los precios no colabora en la lucha contra la inflación, sino que, por el contrario, podría transformarse en una “bomba de tiempo” que provoque que el “arrastre futuro sea de un mayor nivel de precios cuando la medida termine”.

Las compañías dijeron que sus propuestas no fueron tenidas en cuenta en el diálogo mantenido la semana pasada con la Secretaría de Comercio Interior y criticaron “la falta de voluntad por parte de las autoridades para realizar un acuerdo equitativo y adecuada a la realidad de las empresas”.

“En reiteradas oportunidades AmCham ha señalado los riesgos que se plantean con este tipo de políticas: imposibilitan generar nuevos empleos, limitan las nuevas inversiones, y se crea un ambiente regulatorio hostil, restrictivo e imprevisible”, indica el comunicado.

Este grupo de empresas tildó a la medida de ser “artificial” e instó a las autoridades nacionales a dialogar con el sector empresario para arribar a soluciones de consenso con políticas públicas eficientes.

La cámara destacó que “normalmente” comparte el objetivo de la política pública del Gobierno de garantizar el acceso de la población a “derechos esenciales”, pero que en esta oportunidad discrepa en la manera de resolver la problemática del aumento en los precios.

“Nuestra diferencia se centra en cómo abordar la solución. No se trata de una medida que colabore a luchar contra la inflación, la experiencia de la Argentina y mundial es muy elocuente en cuanto a que los congelamientos de precios no resuelven este problema, muy por el contrario, lo transforma en una bomba de tiempo que tarde o temprano hará eclosión”, alertaron a través de un comunicado.

Las empresas agrupadas apuntaron que la medida solo reprimirá los precios por un período de tiempo, tras el cual volverán a sus niveles de equilibrio. Expresaron preocupación por que se genere un efecto arrastre que eleve los precios aún más cuando la medida termine. “No logra resolver los desequilibrios macroeconómicos que dan origen a la inflación”, afirman.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados