Comienza el megajuicio contra la ‘Ndrangheta, la mafia calabresa

En total serán 355 los mafiosos, políticos y empresarios que se sentarán en el banquillo del Tribunal de Vibo Valentia, acusados de pertenecer a esta organización criminal o de colaborar con ella.

Para el juicio a los mafiosos se construyó un aula-búnker en un área industrial de la localidad de Lamezia Terme, en Calabria. Foto: AFP
Para el juicio a los mafiosos se construyó un aula-búnker en un área industrial de la localidad de Lamezia Terme, en Calabria. Foto: AFP

Más de trescientos miembros o colaboradores de la ‘Ndrangheta, la mafia de la región italiana de Calabria, la más potente de la actualidad, serán juzgados desde mañana miércoles en un proceso considerado histórico por su envergadura y trascendencia. Este “maxi juicio” debería durar más de dos años.

En total serán 355 los mafiosos, políticos y empresarios que se sentarán en el banquillo del Tribunal de Vibo Valentia, acusados de pertenecer a esta organización criminal o de colaborar con ella.

Mientras que otros 88 sujetos han optado por el proceso abreviado y serán juzgados paralelamente a partir del 27 de enero.

Todas estas personas fueron arrestadas o imputadas en el marco de la operación “Rinascita-Scott”, dirigida y culminada en 2019 por el fiscal de Catanzaro, Nicola Gratteri, contra los clanes calabreses en Italia, Alemania, Bulgaria y Suiza.

Deberán responder a cargos como pertenencia a asociación mafiosa, homicidio, extorsión, tenencia ilícita de armas y explosivos, tráfico de influencias, corrupción, abuso de poder y tráfico de estupefacientes.

Se trata de un proceso antimafia de gran importancia solo superado en número de imputados por el de Palermo de 1986, cuando se juzgó a la Cosa Nostra siciliana, perseguida por jueces como Giovanni Falcone y Paolo Borsellino, asesinados ambos en 1992. Entonces fueron condenados 338 mafiosos. Los jueces Falcone y Borsellino fueron luego asesinados por la mafia.

Para esta ocasión se ha tenido que construir un aula-búnker en un área industrial de Lamezia Terme que permitirá celebrar el juicio en seguridad y acoger a las cientos de personas que asistirán al mismo.

Y es que además de los 355 imputados, con sus respectivos abogados, pasarán por el lugar un total de 913 testigos que rompieron la “omertà”, la ley del silencio.

En el centro de las pesquisas se encuentra la “’Ndrina”, o clan Mancuso, considerada por los investigadores una de las familias más potentes e influyentes de la ‘Ndrangheta calabresa.

Su patriarca, Luigi Mancuso, será juzgado por controlar los negocios del clan tras su puesta en libertad en 2012, ya que pasó veinte años entre rejas por su actividad criminal.

Las autoridades llegaron a pensar en hacer el juicio en otras regiones, pero finalmente se han decantado por que tenga lugar en el lugar desde el que opera la ‘Ndrangheta, Calabria, en la punta de la Bota italiana.

La ‘Ndrangheta es la mafia más poderosa de Italia y una de las más prósperas del planeta, pues factura unos 50.000 millones de euros al año, según el fiscal Gratteri.

Con las impenetrables montañas de Calabria y la localidad de San Luca como bastión, durante mucho tiempo fue infravalorada como una organización criminal menor que se limitaba a ese territorio.

Sin embargo, con el tiempo creció y extendió sus tentáculos en todo el mundo gracias al negocio de los juegos de azar, de las licitaciones públicas y sobre todo de la droga llegada en gran parte desde América Latina al puerto calabrés de Gioia Tauro.

Ahora las autoridades pretenden juzgar y condenar a los mafiosos, pero también a los soldados, políticos y empresarios que colaboraron en la expansión de esta organización criminal.

El fiscal antimafia.

Entre los acusados están Giancarlo Pittelli, abogado y exparlamentario por el partido de Silvio Berlusconi, Forza Italia; el empresario Mario Lo Riggio o el exalcalde de Nicotera, Salvatore Rizzo.

En el centro de los debates estará el fiscal antimafia más famoso de la península, Nicola Gratteri, que vive bajo escolta policial desde hace más de treinta años. Este calabrés, de 62 años, jugó fútbol de niño con muchos de los que luego puso tras las rejas. Su vida es una lucha para aniquilar “esta ‘Ndrangheta asfixiante”.

Gratteri ha defendido en varias ocasiones la relevancia de este juicio y ha asegurado que nunca se planteó dejar su trabajo y sus pesquisas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados