RITUAL MUSULMÁN

Comenzó la peregrinación a La Meca en momentos de gran tensión en el Golfo

El Ministerio de Peregrinación saudí tenía registradas hasta ayer a 1.860.000 personas que habían viajado a Arabia Saudí para la ceremonia religiosa.

Van a La Meca con tecnología. Foto: AFP
Peregrinación a La Meca. Foto: AFP (Archivo).

Bajo un sol abrasador y con múltiples tecnologías para combatir el calor (en estos días la temperatura llega a los 40°C), más de dos millones de musulmanes comenzaron ayer viernes su peregrinación anual a la ciudad santa de La Meca, en el oeste de Arabia Saudí.

En el primer día de los cinco que dura este ritual que sigue el camino que el profeta Mahoma realizó hace unos 1.400 años, según la tradición musulmana, los fieles se reúnen en la Gran Mezquita de La Meca para dar siete vueltas en torno a la Kaaba, una edificación cúbica recubierta con un paño negro, que tiene incrustado en uno de sus vértices la Piedra Negra, considerada por los musulmanes como un pedazo desgajado del Paraíso.

El Ministerio de Peregrinación saudí tenía registradas hasta ayer a 1.860.000 personas que habían viajado a Arabia Saudí para la peregrinación, que todo musulmán debe realizar una vez en la vida a no ser que sus condiciones físicas o económicas no se lo permitan.

A estos se suman 213.455 saudíes que acudirán a La Meca desde el interior del reino.

Muchos de esos fieles, con togas si son hombres y cubiertas si son mujeres, deciden fotografiarse y documentar su peregrinación. Instagram, Snapchat o Twitter son algunas de las redes favoritas para mostrarlo a sus seguidores bajo la etiqueta de #Hajj2019.

El hach (peregrinación) supone todo un reto para las autoridades saudíes, que han reforzado las medidas de seguridad y sanitarias con el fin de evitar que ocurran incidentes, como la estampida de 2015, en la que murieron cerca de 2.000 peregrinos.

Arabia Saudita pidió no politizar este gran encuentro religioso en el actual contexto de tensiones en el Golfo Pérsico.

Hoy sábado, los fieles ascenderán el monte Arafat, conocido como Montaña de la Misericordia, para rezar antes de regresar a Mina para el ritual de la lapidación de Satán. Este supone el inicio del Eid al Adha o fiesta del sacrificio, que se celebra mañana. Los fieles deben dirigirse de nuevo a la Gran Mezquita para dar una “vuelta de despedida” a la Kaaba.

El hach se celebra este año en un contexto de tensión en el Golfo, después de que entre mayo y junio se registraran una serie de ataques contra petroleros, el derribo de un dron estadounidense y capturas de buques. Arabia Saudita y su aliado Estados Unidos responsabilizan a Irán de estos ataques.

Perigrinación a la Meca. Foto  :AFP
Perigrinación a la Meca. Foto :AFP (archivo)

Según la agencia iraní Tasnim, este año participarán en el hach unos 88.550 iraníes, a pesar de que Arabia Saudita e Irán no mantienen relaciones diplomáticas.

“El hach (...) no es un lugar para conflictos políticos o para levantar consignas sectarias que dividan a los musulmanes”, dijo Abdulrahman al-Sudais, imán de la Gran Mezquita en La Meca. En tanto, el gobernador de La Meca, príncipe Khalid al-Faisal, pidió a los fieles a principios de esta semana que “dejen todos los demás asuntos en sus países para discutirlos cuando estén de regreso”.

Arabia Saudita ha hecho uso de la tecnología para gestionar el flujo de peregrinos. Esto incluye pulseras de identificación electrónica conectadas a GPS, las que se introdujeron tras la estampida en 2015; un nuevo ferrocarril de alta velocidad que une La Meca y Medina, y hasta un robot que facilita consultas médicas a distancia en todo el reino para casos de emergencia o crónicos a través de videoconferencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)