sorpresivo resultado

Colombia votó "No" al acuerdo de paz con las FARC

En un sorpresivo giro, el "No" obtuvo un 50,23 por ciento de los votos frente al 49,76 por ciento de quienes lo avalaron.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tristeza de los partidarios del "Sí" por el histórico resultado. Foto: Reuters

Los colombianos rechazaron el domingo en un disputado plebiscito el acuerdo de paz logrado entre el Gobierno y la guerrilla de las FARC, haciendo naufragar el pacto para acabar con un conflicto armado de medio siglo, que ahora corre el riesgo de recrudecer.

En un sorpresivo giro, el "No" obtuvo un 50,23 por ciento de los votos frente al 49,76 por ciento de quienes lo avalaron, con el 99 por ciento de los sufragios escrutados, dejando al descubierto la polarización de Colombia en torno al grupo rebelde y la posibilidad de que se integren a la sociedad.

Con este resultado, los colombianos echaron por tierra cuatro años de negociaciones que culminaron la semana pasada con la firma de un histórico pacto por parte del presidente Juan Manuel Santos y el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño, alias "Timochenko".

"Voté por el 'No'. No quiero enseñar a mis hijos que todo es perdonable", dijo Alejandro Jaramillo, ingeniero de 35 años.

El resultado de la histórica votación. Foto: AFP
El resultado de la histórica votación. Foto: AFP

El acuerdo para poner punto final a un enfrentamiento que dejó 220.000 muertos, establecía que las FARC dejarían las armas para hacer política, creaba una instancia judicial especial para juzgarlos, establecía subsidios para que se integraran a la sociedad y compensaciones a las víctimas del conflicto.

Aunque para implementar el acuerdo no era obligatorio un plebiscito, el presidente Santos, apostando su capital político, quiso que tuviera legitimidad en la dividida Colombia.

Pero ahora, según su compromiso, ya no podrá ponerlo en marcha.
El mandatario consideraba la consulta como la decisión política más importante de la historia reciente para la conservadora sociedad de Colombia y se perfilaba como un candidato al Nobel de la Paz por lograrlo.

El plebiscito, el primero de 1957, mostró el rechazo que tiene la sociedad a pactar con los jefes guerrilleros, que para muchos traen recuerdos de asesinatos, secuestros y ataques que creen deben ser castigados con la cárcel y sin la posibilidad de ocupar cargos de elección popular.

"Es un mensaje de grandeza, es un mensaje de dignidad, de amor a Colombia y yo les pido a todos los ciudadanos que tengan confianza de que vamos a saber manejar esta situación sin sobresaltos, vamos a trabajar con el Gobierno para poder reconducir este acuerdo", dijo el político Francisco Santos, un hombre cercano al popular ex presidente Álvaro Uribe, que lideró la campaña de rechazo al acuerdo.

El presidente Santos, que recibió un duro golpe con este resultado, convocó de urgencia a una reunión a su equipo de negociadores y a su ministro para analizar lo que sucedió, mientras que quienes apoyaron el "Sí" lamentaron la derrota y la abstención de más de un 62 por ciento.

"Qué tristeza, parece que los colombianos olvidamos la crueldad de la guerra, nuestros muertos, nuestros heridos, nuestros mutilados, nuestras víctimas y el sufrimiento que nos a acarreado esta guerra a todos", dijo Adriana Rivera, una filósofa de 43 años.

El director del partido Cambio Radical, Rodrigo Lara, que hace parte de la coalición de Gobierno, calificó la derrota como "una verdadera debacle" "Tendremos que sentarnos con cabeza fría a reflexionar sobre qué pasos debe tomar el Gobierno y el país".

"Ganó el odio".

"Ganó el odio, ganó el odio a las FARC", dijo a la AFP Jorge Restrepo, director del centro de análisis Cerac. "Quedamos sumidos en una profunda crisis política y con unas consecuencias económicas muy negativas", agregó.

Ahora son las FARC las que "decidirán si siguen con el desarme, la reintegración y el cese el fuego bilateral", dijo, en alusión al proceso iniciado con supervisión de las Naciones Unidas en cumplimiento de lo estipulado en el marco del acuerdo ya sellado.

El pacto con las FARC, de 297 páginas, buscaba terminar el principal y más antiguo conflicto armado de América, un complejo entramado de violencia entre guerrillas, paramilitares y agentes estatales, con saldo de 260.000 muertos y 6,9 millones de desplazados.

"Hay quienes arriesgan todo por continuar la guerra. Y esto hiere el alma", dijo el papa Francisco al saludar el acuerdo con las FARC, apoyado por famosos desde Shakira, Juanes y Carlos Vives, hasta Carlos "El Pibe" Valderrama y el actor colombo-estadounidense John Leguízamo.

En la sede de la campaña por "Sí", en el emblemático hotel Tequendama en el centro de Bogotá, se vivía un clima de luto.

"Nadie estaba preparado para esto, no había plan B. Ahora no sabemos qué puede pasar, pero está claro que las condiciones que se les dio a las FARC para el acuerdo han pesado mucho y la falta de movilización del electorado colombiano también", dijo a la AFP el ingeniero Jorge Cifuentes, de 55 años.

El acuerdo preveía FARC ingresarán a la política legal. Sus 5.765 combatientes, según cifras de la guerrilla, deberán concentrarse en 27 sitios para su desarme y posterior reinserción a la vida civil, un proceso de seis meses que será supervisado por las Naciones Unidas.

"Sabemos que hemos cometido errores, ofrecemos perdón a toda Colombia", indicó este domingo el grupo rebelde en su cuenta en Twitter.

"La guerrilla comenzó la destrucción de armamento artesanal ayer, ha ofrecido un inventario de bienes para reparar, ha pedido perdón. Sería lastimoso que eso se frustrara", señaló al votar Humberto de la Calle, jefe negociador del gobierno con las FARC, enumerando los gestos de los rebeldes como muestra de su compromiso con lo acordado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)