PROCESO DE PAZ

Colombia corta el diálogo con ELN por los atentados

“Mi paciencia y la del pueblo tienen sus límites”, dijo Santos.

El presidente colombiano ayer en la localidad de La Palma. Foto: AFP
El presidente Santos suspende el diálogo con el ELN por los mortales atentados 

Colombia cortó el diálogo con el grupo guerrillero ELN debido a los atentados del fin de semana contra unidades de la policía, que costaron la vida de al menos siete personas y provocaron decenas de heridos.

"Mi paciencia y la paciencia del pueblo colombiano tienen sus límites, por lo tanto he tomado la decisión de suspender la instalación del quinto ciclo de negociaciones que estaba previsto para los próximos días hasta que no vea coherencia por parte del ELN entre sus palabras y sus acciones", afirmó ayer lunes el presidente Juan Manual Santos en un acto en la localidad de La Palma, en el departamento de Cundinamarca

Además, ordenó a la fuerza pública actuar "con máxima determinación" contra este grupo.

Santos explicó que con el ELN ha aplicado la que llamó "doctrina Rabin", en referencia al asesinado ex primer ministro de Israel Isaac Rabin, que consiste en que "se combate el terrorismo con toda contundencia como si no hubiese negociación de paz y se negocia como si no hubiese terrorismo".

Una máxima similar a la que mantuvo durante las pláticas con las FARC.

De esta forma quedan congelados los esfuerzos de Santos de superar una guerra de más de medio siglo, tras la firma en noviembre de 2016 de un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), ya desarmadas y transformadas en partido político.

El gobierno y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), conformado por unos 2.000 combatientes, iniciaron una negociación de paz en Ecuador en febrero del año pasado. El diálogo estaba en suspenso desde el 10 de enero, cuando los rebeldes iniciaron una ofensiva contra la fuerza pública y la infraestructura petrolera.

Santos dejará el poder en agosto tras dos períodos de cuatro años. Las elecciones en Colombia serán en mayo.

Pese a la decisión de suspender las conversaciones, Santos —que en 2016 ganó el Premio Nobel de Paz por el acuerdo con las FARC—, aseguró que continuará con sus esfuerzos para lograr la paz definitiva en el país de 50 millones de habitantes. "Yo seguiré trabajando por la paz, por la construcción de la paz, hasta el último día de mi gobierno y hasta el último día de mi vida", afirmó.

"Inviable".

Analistas coinciden en la dificultad de negociar con el ELN por su estructura federada que concede autonomía militar a sus frentes.

"Realmente el escenario es muy negativo para continuar con las negociaciones", dijo a AFP el analista Camilo Echandía. Para este profesor de la Universidad Externado de Colombia, las conversaciones están "desgastadas" por una "muy mala" agenda de negociación.

Víctor de Currea-Lugo, autor del libro sobre el ELN Historias de guerra para tiempos de paz, prácticamente dio por finalizado el diálogo con esa organización. "Esta suspensión es la forma bonita de decir: no va más", escribió en Twitter.

Este grupo guerrillero fue fundado en 1964 por sacerdotes católicos radicales. El ELN está acusado de financiarse a través de secuestros, extorsión, narcotráfico y minería ilegal.

Una estructura urbana del ELN reconoció la noche del domingo en un comunicado el atentado a una estación policial en Barranquilla, donde el sábado murieron cinco agentes y otros 41 quedaron heridos.

En un principio las autoridades responsabilizaron a narcotraficantes de la explosión en la principal ciudad del norte de Colombia, pero este lunes el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, señaló la autoría del ELN.

Las autoridades capturaron a Cristian Bellón, de 31 años, como sospechoso de haber activado la bomba que mató a los cinco agentes.

Los otros dos atentados se ejecutaron poco después de la explosión del sábado. En el municipio de Santa Rosa, departamento de Bolívar, estalló una carga que acabó con la vida de dos policías y dejó a otro herido. También en Barranquilla, cuatro uniformados y un civil resultaron lesionados. Los tres ataques "resultan tener relación directa", afirmó Villegas a Caracol Radio.

Ecuador sospecha de disidentes de las FARC

Un grupo de disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) sería el responsable del atentado contra un cuartel de policía en Ecuador, en represalias por medidas de Quito contra el narcotráfico, dijo ayer lunes el Ministro de Defensa.

El sábado un coche bomba explotó en el exterior de una unidad policial en la población ecuatoriana de San Lorenzo, en la frontera con Colombia, dejando unas 28 personas con heridas leves y daños importantes a la infraestructura. El fiscal de Colombia, Néstor Martínez, confirmó en Quito que estos grupos estarían liderados por el ecuatoriano Walter Arisala, conocido como "Guacho", quien cuando estaba en las FARC se asociaba a actividades del narcotráfico. "Ecuador está impactando a esa organización criminal y al parecer todo esto puede estar asociado justamente a la actuación de los dos países en la lucha contra la criminalidad", agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)