ELECCIONES

Cóctel electoral en América Latina

Todo en noviembre: Nicaragua, Argentina, Venezuela, Chile y Honduras van a las urnas.

Congreso argentino. Foto: La Nación GDA
Congreso argentino. Foto: La Nación GDA

América Latina afronta un noviembre decisivo con un cóctel electoral en el que cinco países -Nicaragua, Venezuela, Argentina, Chile y Honduras- se juegan mantener el actual rumbo político o dar un golpe de timón.

El mes abrirá y cerrará con dos comicios presidenciales en Centroamérica: unos muy controvertidos en Nicaragua, donde parece asegurada la reelección de Daniel Ortega, y otros en los que los hondureños escogerán al sucesor del polémico Gobierno de Juan Orlando Hernández, anegado por la corrupción.

En medio, la atención se desplazará a Suramérica. Las legislativas de Argentina se presentan como un pulso de la oposición al debilitado Gobierno de Alberto Fernández, mientras que Chile renovará su Parlamento y escogerá al futuro presidente, aunque probablemente necesite una segunda vuelta en diciembre. En Venezuela, mientras tanto, la oposición acudirá a unas elecciones regionales y locales tras cuatro años de ausencia de las urnas.

Domingo 7, Nicaragua.

La primera cita es la más controvertida. El sandinista Daniel Ortega buscará su tercera reelección consecutiva en un proceso de “extrema preocupación” rodeado de un “clima de represión”, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Críticas a las que se suman Estados Unidos, la OEA, la ONU y la Unión Europea cuando advierten de un progresivo deterioro político y social en el país, particularmente desde el estallido popular contra Ortega de 2018, calificado por el Gobierno como un intento de golpe de Estado y que dejó cientos de manifestantes muertos, presos o desaparecidos.

La victoria de Ortega se da por descontada, particularmente por las circunstancias en las que se produce la votación: siete aspirantes presidenciales y una treintena de dirigentes opositores han sido arrestados por “traición a la patria”.

Daniel Ortega alza el puño durante un acto político. Foto: Archivo
Daniel Ortega alza el puño durante un acto político. Foto: Archivo

Domingo 14, Argentina.

Más que preocuparse por mantener la mayoría en el Congreso, el Gobierno kirchnerista de Alberto Fernández está pensando en mantener el poder tras las presidenciales de 2023, y ello a pesar de la importancia de los próximos comicios, en los que se renovarán 127 de los 257 escaños en la Cámara de Diputados y 24 de los 72 del Senado.

Es una tarea que no pinta fácil tras los resultados de las primarias celebradas en septiembre, en las que el oficialista Frente de Todos fue superado por el bloque opositor Juntos por el Cambio. Analistas afirman que lo más seguro es que pierdan el control del Congreso.

Domingo 21: Venezuela y Chile.

La atención estará dividida entre el norte y el sur de la región. Los venezolanos están llamados a unos comicios regionales y locales a los que el grueso de la oposición, incluido el sector liderado por Juan Guaidó, acudirá por primera vez desde 2017, tras su ausencia en las presidenciales de 2018 y las parlamentarias de 2020, lo que le “entregó” al chavismo el 92 % del Parlamento.

Las elecciones transcurrirán en circunstancias muy delicadas para el chavismo, tras la reciente extradición a Estados Unidos de Alex Saab, presunto testaferro de Maduro, y una segunda e inminente extradición a Estados Unidos, desde España, del exgeneral Hugo Armando “el Pollo” Carvajal.

En el otro extremo, Chile asistirá a unas elecciones presidenciales llenas de incertidumbre y pensando que, con casi total seguridad tendrá que acudir a una segunda vuelta. El presidente Sebastián Piñera, quien no se puede presentar a la reelección, afronta el escándalo por las revelaciones los papeles de Pandora con un juicio político que podría desembocar en su destitución.

Quienes tienen más posibilidades de pasar al “balotaje” son el exlíder estudiantil de izquierda Gabriel Boric, quien va delante en las encuestas, y el ultraderechista José Antonio Kast.

Domingo 28: Honduras.

Los hondureños votarán para elegir, más que un nuevo presidente, un modelo político.

Por un lado se presenta el modelo continuista del actual mandatario, el conservador Juan Orlando Hernández, reelegido en 2017 en lo que sus opositores consideraron un “fraude” y una acción propia de una “dictadura, ya que una controvertida decisión del Poder Judicial hizo posible lo que la Constitución impedía.

Del otro, la opositora Xiomara Castro, del Partido Libertad y Refundación (Libre), es quien tiene más opciones de entre los catorce candidatos opositores que se enfrentan al oficialista Nasry Asfura. Las posibilidades de Castro han aumentado tras su alianza con la Unión Nacional Opositora de Honduras (Unoh), una de los mayores fuerzas rivales de Hernández, quien declinó a presentarse como candidato.

Nicaragua fracturada y en crisis

Unos 4,4 millones de nicaragüenses están llamados a acudir a las urnas el próximo domingo 7 de noviembre, para elegir al presidente y vicepresidente de la República, además de 90 diputados ante la Asamblea Nacional, y 20 ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen). Se trata de unas elecciones generales en las que el mandatario, el sandinista Daniel Ortega, junto a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, buscan una nueva reelección. Esos comicios se desarrollarán en medio del arresto de cerca de cuarenta líderes opositores, empresariales, campesinos, estudiantes y profesionales independientes, incluido siete que querían competir con Ortega por la jefatura de Estado.

Además, se llevarán a cabo sin la participación de tres partidos políticos opositores, la ilegalización de más de 50 ONG, con más de 150 “presos políticos”, con decenas de miles de nicaragüenses que se han marchado al exilio por razones de seguridad o económicas, y con la ocupación policial del influyente diario La Prensa que dejó de circular en su versión impresa, entre otras medidas de represión. (Con información de EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados