LOS ITALIANOS VOTAN

Coalición de derecha lidera en Italia

Impulsada por Silvio Berlusconi, tiene 37%, seguida del M5E de Luigi Di Maio con 27,8%.

Silvio Berlusconi. Foto: Reuters
Silvio Berlusconi. Foto: Reuters

La coalición de derecha lidera la intención de voto para las elecciones legislativas que se realizan hoy en Italia, aunque un 20% de los votantes se declara indeciso. La campaña electoral llegó a su fin el viernes, con grandes mítines en Roma, Florencia y Milán y un maratón de entrevistas televisivas para Silvio Berlusconi.

Antes del tradicional "silencio electoral", los candidatos aprovecharon para llamar a las urnas a los cerca de 50 millones de electores, de los cuales unos 10 millones se proclaman indecisos tras una campaña marcada por las declaraciones virulentas y dominada por cuestiones como los migrantes o la inseguridad.

Después de su única reunión pública conjunta, celebrada el jueves en un cine de Roma, los líderes de la heterogénea coalición de derecha, que encabeza los sondeos con un 37% de las intenciones de voto, —17% de Forza Italia, 13% de la Liga Norte y 7% de otros aliados— convocaron a sus huestes por separado.

Silvio Berlusconi, el líder de Forza Italia (FI, centro derecha) calificó en televisión al Movimiento 5 Estrellas (M5E, antisistema) de "secta loca" y anunció "la total reorganización del Estado italiano".

El xenófobo Matteo Salvini, de la Liga Norte (extrema derecha), también atacó al M5E desde Milán, considerando que en los sondeos está "sobrevalorado", y prometió mejores condiciones de trabajo para las fuerzas de seguridad.

El programa común de la coalición de derecha, integrada también por la postfascista Giorgia Meloni (Hermanos de Italia), prevé reducciones masivas de impuestos y una firmeza extrema con los migrantes.

No obstante, a sus líderes les cuesta esconder sus rivalidades y desacuerdos internos, especialmente sobre la cuestión europea.

Antonio Tajani, actual presidente del Parlamento Europeo, aceptó oficialmente ser el candidato de Silvio Berlusconi para liderar el país como primer ministro y de alguna manera sustituir al magnate, inhabilitado por fraude fiscal hasta el 2019.

El hombre que tiene buenas relaciones con todos, que se mueve como un pez en el agua dentro de las instituciones europeas, es la carta vencedora del multimillonario ex primer ministro, de 81 años, quien se presenta ahora como un padre sabio para los italianos.

Pero Salvini también reivindica este puesto, asegurando que la Liga Norte quedará por delante de FI. La coalición, no obstante, no tiene garantizado que vaya a obtener la mayoría absoluta en el Parlamento.

El atípico M5E, sin ideología y dispuesto a quebrar la tradicional bipolaridad entre derecha e izquierda, según las encuestas, se confirmaría como el mayor partido del país con el 27,8% de la intención de voto.

El movimiento, fundado en 2009 por Beppe Grillo, cerró su campaña con una gran manifestación en el corazón de Roma. "El centroizquierda está fuera de combate. Esta noche termina el periodo de oposición y empieza el periodo de gobierno" del M5E, aseguró ante miles de simpatizantes Luigi Di Maio, el joven candidato a primer ministro del movimiento antisistema.

"Hemos logrado arrasar a todos los partidos. El único partido que existe hoy en Italia es el nuestro", afirmó Grillo. "¡Nuestros adversarios son la idiotez, la deslealtad y la indecencia!", insistió.

El líder del gobernante Partido Democrático (PD), Matteo Renzi, que según los sondeos lograría entre 22 y 23%, recorrió toda Italia para ilustrar los logros de su gobierno y pedir que la coalición de centroizquierda que lidera su partido no sea castigada con el voto, como muchos vaticinan.

Renzi, acusado de ser el responsable de ese desastre, cerró la campaña en Florencia, su ciudad, donde goza aún de popularidad. "Se lo digo a los electores de la izquierda radical y también a los moderados: solo el voto al PD garantiza que este país no caiga en manos de Matteo Salvini", advirtió, esgrimiendo la amenaza de una alianza postelectoral entre la Liga Norte y el M5E.

El jefe de gobierno saliente, Paolo Gentiloni, también del PD, con un índice del 44%, presumió de los éxitos cosechados en un año, gracias a unos mejores resultados económicos y a su estilo moderado y discreto.

Perspectiva difícil para gobernar.

Escenario 1:

Es poco probable que alguno de los tres contendientes alcance la mayoría absoluta. Sólo uno podría lograrlo: la derecha", explicó Roberto DAlimonte, de la Universidad Luiss de Roma. La coalición reúne a varios partidos entre ellos Forza Italia (FI, centro derecha), liderada por Silvio Berlusconi, y la Liga Norte, la extrema derecha de Matteo Salvini. Según un acuerdo interno, el que obtenga más votos liderará el gobierno.

Escenario 2:

Reedición de la gran coalición entre el Partido Democrático (PD, centro izquierda) de Renzi y Fuerza Italia de Berlusconi que en 2013 dio nacimiento a la legislatura que acaba de terminar. No se sabe si lograría la mayoría, entre el 40% y 45%, según los complejos cálculos de algunos expertos, para poder gobernar.

Escenario 3:

SI no surge una mayoría clara, el presidente Sergio Mattarella iniciará negociaciones. La Cámara de Representantes y el Senado se reunirán el 23 de marzo para elegir a sus presidentes y formar los grupos políticos. Sólo entonces Mattarella comenzará a consultar oficialmente a las fuerzas políticas. Italia ha tenido más de 60 ejecutivos desde 1946.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)