En el Golfo de Adén permanece la Marina de EE.UU. en apoyo

Coalición árabe culmina ofensiva en Yemen

La coalición árabe suní que llevaba a cabo una campaña de bombardeos a los rebeldes hutíes en el Yemen, puso ayer fin a sus operaciones aéreas al considerar que ya ha alcanzado su objetivo de eliminar el potencial militar de los chiíes y frenar la amenaza a la seguridad regional.

La inesperada decisión se produjo a petición del presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, según dijo en una rueda de prensa el portavoz de la coalición, Ahmed al Asiri, que reiteró que los ataques comenzaron el 26 de marzo también tras una llamada de socorro del gobierno yemení.

Al Asiri explicó que "Tormenta de Firmeza", como se había bautizado a la operación árabe, ha cumplido sus tres objetivos: defender la legitimidad en el Yemen; detener el avance de los hutíes, destruir su potencial militar e impedir las amenazas a la seguridad de los países vecinos y de la región. El portavoz agregó que mañana comienza lo que ha llamado operación "Devolución de la Esperanza", que tiene el objetivo de reconstruir el país y supervisar el proceso de transición que seguirá al conflicto armado. Las fuerzas árabes no se retirarán totalmente del Yemen, puesto que seguirá habiendo "operaciones militares" contra los rebeldes hutíes "mientras los países de la coalición lo consideren necesario", aunque estarán dirigidas solo contra posiciones de los rebeldes chiíes, explicó Al Asiri.

Asimismo, habrá un bloqueo marítimo para "supervisar las islas y aguas yemeníes y evitar el contrabando y suministro de armas" a las milicias hutíes y a las leales al expresidente Alí Abdalá Saleh.

Las fuerzas de la coalición "seguirán apoyando las operaciones humanitarias" de las organizaciones militares, advirtió el portavoz saudí, quien aseguró que los países árabes "no dejarán de proteger a los civiles yemeníes" frente a la "amenaza" hutí.

La coalición ha llevado a cabo, "con precisión", 2.415 bombardeos desde el primer día, lo que permitió "destruir todo el potencial militar" de los rebeldes y poner fin así "a las amenazas" contra la seguridad regional, añadió el portavoz.

En tanto, el Pentágono informó en Washington que la presencia del portaaviones USS Roosevelt frente a las costas de Yemen responde a la necesidad de asegurar el tráfico marítimo en el estratégico paso entre el Golfo de Adén y el Mar Rojo.

No se informó si el contingente intervendrá un carguero iraní que podría transportar armas para los rebeldes hutíes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados