comienzan a conocerse aspectos de la investigación del fiscal de la AMIA 

Claves de la denuncia de Nisman

m ientras el Gobierno se empeña en desacreditar la denuncia de casi 300 fojas presentada por el fiscal Alberto Nisman antes de su, aún, misteriosa muerte, comienzan a divulgarse algunos pasajes por demás reveladores.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La sede de la fiscalía de la indagatoria mantiene fuerte actividad. Foto: Reuters.

Ayer en el programa que el periodista Jorge Lanata conduce en radio Mitre se difundieron cinco audios de la escuchas telefónicas sobre las que el fiscal articuló la denuncia por encubrimiento de la autoría de Irán en el atentado a la AMIA. Los protagonistas de esos diálogos son Alejandro "Yussuf" Khalil y el dirigente piquetero Luis DElía, la "diplomacia paralela" que identificó Nisman detrás del acuerdo entre los dos países firmado en 2013.

En una de las conversaciones Khalil le comenta a DElía las características del memorando de entendimiento y agrega un dato hasta ahora desconocido: quién había redactado el borrador de ese memorando.

"Yo te voy a contar algo, entre nos, el memorándum ese lo hemos escrito hace seis años con una persona, lo presentamos y nos dijeron "es inviable". Hoy se firmó. (Se escucha su risa). (Hace) Seis años lo presenté ese documento yo. "No, es inviable". Hoy se firmó ese memorándum, yo me quiero matar", le comenta Khalil. Y luego lo describe y hace sus consideraciones sobre el valor de ese acuerdo: "Dos representantes legales por cada país, cinco tipos que sean veedores y un jurista que tenga garantía de comportamiento ético impecable, elegido por ambos países. Esa es la comisión que va a dictaminar si es culpable o no. Es todo el piripipí éste".

Más adelante agrega el comentario revelador: "Sabés quién me lo escribió ese día el memorándum ese, ¿quien lo escribió? Fernando. Hoy se está firmando ese memorándum. Muy contento, muy contento".

El referido "Fernando" no es otro que Fernando Esteche, el dirigente de Quebracho que operaba junto a DElía el "canal para estatal" —como lo definió Nisman— de las negociaciones entre Irán y Argentina.

Asimismo, estas escuchas revelan el carácter de subordinado que DElía tenía tanto respecto a Khalil como de la Casa Rosada. En otra conversación registrada DElía le dice a Khalil para explicarle la razón de su ausencia en una marcha: "Yo tengo que hacer el juego de la Rosada, papá. Si tengo orden de no ir, soy un soldado, ¿entendés?".

Y también se trasluce la opinión personal de quien Nisman define como el "agente iraní" acerca del canciller Héctor Timerman, otro de los principales acusados por el fiscal y al que Khalil define como "ruso de mierda".

En el eje de la denuncia presentada por Nisman, y que ahora está a consideración del juez federal Ariel Lijo, está el beneficio comercial que el gobierno argentino esperaba obtener, a cambio de diluir la responsabilidad de Irán en el atentado y, sobre todo, retirar las denominadas "circulares rojas" que para Interpol implican orden de captura inmediata esté donde esté el requerido.

Precisamente este aspecto es el que en las últimas horas abrió un nuevo flanco en el escándalo que sacude por estas horas a la Argentina desde el descubrimiento de la muerte del fiscal, en la noche del domingo pasado.

Estados Unidos.

"Las autoridades ya están analizando la muerte y hacemos un llamado por una investigación completa e imparcial", dijo la portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Jen Psaki, quien se negó a formular comentarios sobre las denuncias que había presentado Nisman contra la mandataria argentina.

De acuerdo con Psaki, el gobierno estadounidense "está al corriente de los alegatos contra la presidente Kirchner, pero hay una investigación abierta y no haremos comentarios".

Ante una consulta sobre las diversas versiones sobre las circunstancias del deceso de Nisman, Psaki se limitó a comentar que "no vamos a hacer especulaciones sobre su muerte".

"Estados Unidos y la comunidad internacional continúa trabajando con el gobierno argentino, y con las víctimas del atentado a la AMIA, en la búsqueda de justicia", señaló.

Psaki dijo Nisman "de forma valiente dedicó una gran parte de su vida profesional a descubrir a quienes perpetraron el ataque terrorista de 1994 contra un centro judío en Buenos Aires".

La vocero de la cancillería estadounidense expresó "profundo pesar por la trágica muerte" de Nisman.

Por su parte, desde el Senado partió un pedido al Departamento de Estado para que este exprese a Argentina "una investigación clara" del caso. El pedido provino del senador demócrata Robert Menéndez.

"Me estremeció conocer las trágicas circunstancias que rodean la muerte del señor Nisman", dijo el legislador. "Con el anuncio por la presidenta Fernández de Kirchner indicando que la muerte no fue un suicidio, se plantean nuevas preguntas inquietantes", añadió.

"Las condiciones —cada vez más sospechosas— que rodean la muerte del señor Nisman, horas antes de que testificara ante el Congreso, requieren de una investigación exhaustiva y transparente. Insto al Departamento de Estado y a la Embajada de los Estados Unidos en Buenos Aires a que adopten todas las medidas posibles para apoyar una investigación abierta y verosímil", sostuvo el senador demócrata.

El gobieno.

El columnista de La Nación, Joaquín Morales Solá, hizo un pormenorizado análisis de las implicancias políticas del caso y el papel del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

"Han pasado diez días desde la asombrosa denuncia de Nisman contra la Presidenta y su canciller, Héctor Timerman, por el acuerdo sobre el criminal atentado a la AMIA —escribió Morales Solá—. Cristina escribió un libro por entregas en Facebook desde entonces, pero nunca explicó a ciencia cierta, y con argumentos creíbles, por qué suscribió aquel pacto con un gobierno al que la justicia argentina encontró culpable del más grande atentado que sufrió el país. El argumento de que ésa era la única posibilidad de que declararan los iraníes sospechados cayó empujado por el propio decurso de los acontecimientos. Irán terminó despreciando de mala manera el acuerdo".

"La Presidenta ha entrado, paralelamente, en una deriva peligrosa. Nunca, como ahora, su visión de las cosas ha sido tan conspirativa ni llamaron tanto la atención sus increíbles deducciones. Nunca encontró tan inverosímiles culpables, a pesar de que tiene una vieja historia de culpar a otros de sus propios errores. Mezclar a Clarín con las manifestaciones de Francia y con los asesinatos en la revista Charlie Hebdo fue una inferencia rocambolesca que ni siquiera es fácil de entender", señala en otro párrafo.

Más adelante, el columnista pone foco en las consideraciones de la presidenta y de la primera línea de Gobierno sobre la denuncia de Nisman.

"¿De dónde saca Cristina Kirchner que Nisman nunca se enteró de la supuesta debilidad de su denuncia? ¿De dónde extrae que la denuncia era débil? Es impredecible la suerte judicial de la denuncia de Nisman, pero es irresponsable, por lo menos, suponer que la denuncia era débil. Nisman tuvo tiempo, antes de tropezar con el final prematuro de su vida, de contar que trabajó dos años en esa acusación, que escribió 300 páginas y que juntó centenares de CD con grabaciones", recuerda Morales Solá.

En los párrafos finales el periodista toca algunas fibras sensibles de la historia argentina. "La Argentina es un país atravesado por la muerte. La muerte definió muchas veces la política. Muchas muertes o una muerte simbólica. El final de Nisman parece constituir ese momento en el que una vida, o la culminación de ella, cambia los planos preexistentes en todos los sentidos".

"La sociedad es un conjunto de personas sin conducción ni contención, conmovidas e indefensas.¿Qué puede esperar el argentino común de sus fuerzas de seguridad si la propia Presidenta le echa la culpa de la muerte de Nisman a la custodia policial de Nisman? No puede esperar nada cuando sólo ve que lo grotesco y lo trágico se confunden cada vez más", finaliza el columnista.Argentina, causa AMIA, la muerte de Alberto Nisman, escuchas, Irán, Estados Unidos

Fernández escéptico con la autoría de la denuncia

El secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, evitó considerar si la muerte del fiscal Alberto Nisman fue suicidio o asesinato, al asegurar que va a esperar que "lo califiquen los científicos". En declaraciones al llegar ayer de mañana a la Casa Rosada, el funcionario defendió que la Presidenta haya realizado la denuncia por medio de las redes sociales y no ante la Justicia, pero sostuvo que "seguramente si tiene algún elemento lo va a dar a conocer" en los tribunales. Reiteró que no cree que Nisman haya escrito la denuncia por encubrimiento en la causa AMIA porque "está plagado de horrores jurídicos". "No lo pudo haber escrito, es un espanto", sostuvo Fernández.

Clérigo iraní apuntó a plan de EE.UU. e Israel

La misteriosa muerte de Alberto Nisman volvió a poner el foco en la supuesta culpabilidad de Irán en el atentado a la AMIA, luego de que el fiscal denunciara la semana pasada que Cristina Kirchner, entre otros, quiso encubrir a iraníes en el caso de la voladura de la mutual judía.

Desde Irán, ayer dejaron trascender la hipótesis de que Nisman no se suicidó y que fue víctima de un complot organizado por los servicios secretos de Estados Unidos e Israel, declarados enemigos del régimen de Teherán.

Sheij Abdul Karim Paz, allegado de Mohsen Rabbani, ex agregado cultural de la embajada de Irán en Buenos Aires y acusado por el atentado a la AMIA, hizo pública ayer su postura, en una entrevista en radio Del Plata.

"Nos sorprendió el giro de los acontecimientos. Lo vi (a Nisman) muy convencido de falsedades terribles. No era una persona que daba cuenta que se iba a suicidar, lo que todavía no está claro", consideró Karim Paz, quien aseguró que no hablaba en nombre del gobierno iraní. Sin embargo, la figura de Karim Paz cobra trascendencia. Además de su cercanía con Rabbani, el teólogo se ha mostrado públicamente con el piquetero y líder de la agrupación kirchnerista Miles, Luis DElía, y el líder de Quebracho, Fernando Esteche, justamente ambos dirigentes sociales apuntados por Nisman como parte del plan para encubrir a los iraníes por parte de la Casa Rosada. "Nisman se hacia eco de denuncias de inteligencia extranjera", afirmó Karim Paz, que desliga a Irán del atentado contra la AMIA.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)