El fiscal rebatió a Timerman, que lo acusó de MENTIR

Los cinco indicios de Nisman en causa AMIA

El fiscal especial Alberto Nisman, que investiga el atentado contra la AMIA, se mostró confiado en las pruebas que ha reunido en su investigación y desestimó los ataques del canciller argentino, a través de una dura comunicación este jueves pasado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Alberto Nisman investiga el atentado desde hace 10 años.

"Todo lo que tenga que decir el imputado (Héctor) Timerman, porque es canciller pero es imputado, lo va a decir delante del juez. Ratifico la contundencia de la prueba que tengo", contestó el fiscal Alberto Nisman ante las descalificaciones que realizó ayer el ministro sobre su denuncia contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, a la que acusó de encubrir a Irán en el atentado contra la AMIA.

Sobre su relación con el exdirector de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia, Jaime Stiusso, Nisman señaló: "Yo usé una mínima parte de los informes de inteligencia de Stiusso, no porque fueran malos, sino porque no se podían usar. Eso lo ponía de malhumor a Stiusso. A mí no me manejó ni Stiusso ni nadie. Las decisiones las tomo yo y son exclusivamente mías. Se ha creado un mito alrededor de esta persona". Y anunció: "Le acabo de pedir al secretario de Inteligencia (Óscar Parrilli) que levante el secreto sobre la identidad de los agentes involucrados. Nadie más interesado que yo en que la gente evalúe la prueba".

Nisman reaccionó luego de la conferencia de Timerman, en la que el canciller exhibió una nota enviada a las autoridades de Interpol en la que les requería que mantuvieran vigentes las capturas internacionales contra cinco exfuncionarios iraníes que están prófugos, como sospechosos del ataque.

Nisman denunció que Timerman buscó levantar las circulares rojas de Interpol, que impiden a los buscados salir de Irán sin ser detenidos, a cambio de que la Argentina pudiera comprar petróleo y vender a Irán armas y granos. Para rebatir la carta, Nisman explicó que una cosa es un pedido de captura, que lo libra un juez y sobre el cual Interpol no tiene facultades para revocar, y otra una circular roja, que la hace Interpol cuando admite el pedido de captura internacional, lo comunica a sus delegaciones en el mundo y permite que el sospechoso sea detenido. De hecho, en la causa AMIA hay ocho sospechosos con pedido de captura e Interpol libró circulares rojas solo sobre cinco de ellos. "Timerman no pudo reclamar a Interpol que mantenga las capturas porque Interpol no tiene facultad sobre eso, solo sobre las circulares", puntualizó.

Respecto de las escuchas en las que se basó para hacer su denuncia, Nisman aclaró que no se trata de intervenciones nuevas, sino que son escuchas legales que "datan de hace ocho años". Dijo que eran "teléfonos que ya estaban intervenidos", especialmente el del supuesto agente Alejandro Yussuf Khalil.

Cinco indicios.

El informe de más de 300 folios que documenta la denuncia de Nisman contiene cinco elementos clave para probar sus acusaciones.

Las escuchas: comunicaciones que mantiene el supuesto agente iraní Jorge Alejandro Khalil, con el piquetero Luis DElía, con Fernando Esteche, que conduce la agrupación Quebracho, y con el diputado camporista Andrés "el Cuervo" Larroque. En su denuncia, Nisman sostiene que Khalil, luego de hablar con los acusados, informaba a Mohsen Rabbani, el ex agregado cultural iraní en Buenos Aires, sobre las conversaciones y el avance de las negociaciones para destrabar el comercio bilateral.

El acuerdo con Irán: el pacto para interrogar a los sospechosos iraníes y avanzar con la causa, en realidad ocultaba la intención de dejarlos fuera de la investigación. Nisman destacó que las negociaciones con Irán para asegurar su impunidad son anteriores a la firma del memorándum, pero el acuerdo es la concreción de las intenciones de asegurarles a los iraníes la impunidad y el fin de la persecución judicial.

Petróleo: Nisman menciona diálogos privados y aseveraciones públicas de los acusados para probar que el objetivo de la Argentina era venderle a Irán granos y armas a cambio de petróleo. El supuesto espía Khalil afirma: "La Argentina necesita petróleo, hay interés por empezar relaciones comerciales". DElía le dice: "Ahí hable con Julio (De Vido), acá hay urgencia energética".

El giro "cristinista": Nisman analiza que tras la muerte de Néstor Krichner hubo un giro de 180° en la política con Irán y la causa AMIA.

Pacto secreto: Nisman señala que existe un antecedente de que se buscaba la impunidad de Irán. Revela en su denuncia que Fernando Esteche redactó en 2006 un acuerdo secreto que llegó a través de Khalil a las autoridades iraníes.

"Vamos a salir con los tapones de punta"


La denuncia del fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner levantó polvareda en el Congreso, pese al receso veraniego. Mientras los opositores que integran la Comisión de Legislación Penal ajustan los detalles sobre la visita del fiscal de la causa AMIA, el kirchnerismo confirmó ayer que asistirá a la reunión y ya hizo redoblar los tambores de guerra.

"El lunes vamos a salir con los tapones de punta contra Nisman. Vamos a correr el velo de la mentira", advirtió la diputada oficialista Diana Conti. "Queremos que la reunión sea pública y no en secreto como lo intentaban (los opositores)", agregó Conti en diálogo con radio La Red.

Según negocia la oposición, el cónclave con Nisman será de carácter informal y tiene como objetivo principal "escuchar" la información que pueda aportar el funcionario sobre la denuncia a Cristina Kirchner y al canciller, Héctor Timerman.

Patricia Bullrich, presidenta de la comisión, envió el jueves una convocatoria informal a todos sus miembros y también a los presidentes de bloque. La diputada de Unión Pro dijo que el objetivo de la reunión, que organiza junto con la UCR, es "escuchar al fiscal".

Presidenta "está de buen ánimo"


El secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, aseguró ayer que tras conocer las denuncias del fiscal Alberto Nisman, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner "está absolutamente de buen ánimo". Y en la misma línea que el canciller Héctor Timerman, atribuyó las acusaciones a "una interna" de la Secretaría de Inteligencia (ex SIDE). "No responde a una discusión del Poder judicial, responde a otras estructuras y, en este caso, a la situación interna que vive la Secretaría de Inteligencia", aseveró. Dijo también que es "ridícula" la situación que desató la denuncia, y aseguró que "las pruebas no son suficientes ni serias de forma tal que la jueza Servini de

Cubría no concedió la habilitación de feria".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)