FOTOGALERÍA

Cientos de miles contra Trump

La Marcha de las Mujeres en Washington fue multitudinaria; hubo réplicas en todo el globo.

Marcha de Mujeres contra Trump. Foto: AFP
Marcha de Mujeres contra Trump. Foto: AFP
Marcha de Mujeres contra Trump. Foto: AFP
Marcha de Mujeres contra Trump. Foto: AFP
Marcha de Mujeres contra Trump. Foto: AFP
Marcha de Mujeres contra Trump. Foto: AFP
Marcha de Mujeres contra Trump. Foto: AFP
Marcha de Mujeres contra Trump. Foto: AFP
Marcha de Mujeres contra Trump. Foto: Reuters
Marcha de Mujeres contra Trump. Foto: Reuters
Marcha de Mujeres contra Trump. Foto: Reuters
Marcha de Mujeres contra Trump. Foto: Reuters
Marcha de las mujeres en contra de Donald Trump. Foto: Reuters
Marcha de las mujeres en contra de Donald Trump. Foto: Reuters
Marcha de las mujeres en contra de Donald Trump. Foto: Reuters
Marcha de las mujeres en contra de Donald Trump. Foto: Reuters
Subte lleno para ir hacia la marcha contra Donald Trump. Foto: Reuters
Subte lleno para ir hacia la marcha contra Donald Trump. Foto: Reuters
Subte lleno para ir hacia la marcha contra Donald Trump. Foto: Reuters
Subte lleno para ir hacia la marcha contra Donald Trump. Foto: Reuters
Marcha de las mujeres en contra de Donald Trump. Foto: Reuters
Marcha de las mujeres en contra de Donald Trump. Foto: Reuters

Centenares de miles de mujeres —y muchos hombres también— marcharon ayer en Washington y otras ciudades de Estados Unidos para defender los derechos que ven amenazados por la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. La marcha tuvo sus "hermanas" en varias capitales alrededor del mundo.

La "Marcha de las Mujeres", convocada casi al minuto de que Trump ganara las elecciones el 8 de noviembre, desbordó la gran explanada de jardines del National Mall, el centro monumental de Washington, con al menos medio millón de personas.

"Nosotros el pueblo somos más fuertes que el miedo", "En las mujeres confiamos", "La diversidad es estadounidense", "Los derechos de las mujeres son derechos humanos", "Respeto para todos", decían algunos de los carteles que se vieron.

La mayoría de los manifestantes llevaban el ícono de la marcha: un gorro rosa con forma de gatito. Lo llaman el gorro "pussy cat" y es su respuesta irónica al polémico comentario de Trump sobre que a las mujeres hay que agarrarlas por sus partes íntimas (pussy, en inglés).

Al grito de "Dime cómo es la democracia, así es como es la democracia", o "mi cuerpo, mi elección", los manifestantes inundaron el centro de Washington y el volumen de la marcha era tal que, por cuestión logística, no pudo llegar hasta las puertas de la Casa Blanca como tenían previsto.

La avenida Independencia de Washington, una de las mayores de la ciudad, estaba repleta de manifestantes a lo largo de más de 1,5 km, y era imposible cruzarla. Los organizadores estima- ron la multitud en unas 500.000 personas.

Enormes multitudes protes-taron también en Nueva York, Chicago y Boston, y otras ciudades del país. Los organizadores dijeron que unos 2,5 millones de personas se registraron como participantes en más de 600 marchas contra Trump realizadas en el extranjero.

La movilización, que podría hacer historia como una de las más grandes del país, ha estado animada por conocidos artistas, algo que no pudo conseguir Trump para su investidura, ya que ninguno de renombre accedió a actuar para él.

La cantante Alicia Keys, con un torrente de energía, ha alabado la "fortaleza" de los manifestantes y les ha cantado un oportuno "This girl is on fire". Madonna lanzó un mensaje de esperanza: "el bien no ganó en estas elecciones, pero ganará al final". Antes, las actrices Scarlett Johansson, Ashley Judd y América Ferrera, habían enviado duros mensajes de resistencia a Trump. "El presidente no es Estados Unidos. Nosotros somos Estados Unidos y estamos aquí para quedarnos", proclamó Ferrera, de origen hondureño.

El cineasta Michael Moore quiso ser más gráfico y rompió una portada de un periódico de ayer con la noticia de la investidura de Trump.

La demócrata Hillary Clinton, que perdió ante Trump la oportunidad de convertirse en la primera presidenta de Estados Unidos, agradeció a los manifestantes en su cuenta de Twitter.

"Gracias por estar allí, por hablar y marchar por nuestros valores @womensmarch. Más importante que nunca. Realmente creo que siempre somos más fuertes juntos", tuiteó.

"Presidente Trump, no voté por ti", pero "apoya a mi hija, que como resultado de las designaciones que has hecho, puede crecer en un país que está retrocediendo, no avanzando, y que quizás no tenga el derecho de tomar decisiones para su cuerpo y su futuro como tu hija Ivanka ha tenido el privilegio de tener", lanzó por su lado Scarlett Johansson.

Entre famosos y manifestantes se palpaba la nostalgia de otra investidura: la que en 2009 llevó al poder al primer presidente afroamericano —Barack Obama— y congregó en Washington al histórico número de 1,8 de millones personas llenas de esperanza.

El autor del icónico cartel "Hope" de esa campaña, Shepard Farey, ha diseñado y comisionado los de la "Marcha de las Mujeres", con las minorías y las mujeres como protagonistas.

Las protestas ilustraron la profundidad de la división en el país que aún se recupera de la campaña electoral de 2016.

Aunque el Partido Republicano de Trump ahora controla tanto la Casa Blanca como el Congreso, el nuevo presidente enfrenta una enraizada oposición desde segmentos del público al asumir el mando, un período que usualmente es una "luna de miel" para los nuevos presidentes.

Un reciente sondeo de ABC News/Washington Post arrojó que Trump tiene la más baja aprobación para un nuevo presidente estadounidense desde la década de 1970.

En cambio, el demócrata Obama se retiró el viernes con un alto nivel de aprobación.

Trump no hizo ningún comentario ayer sobre la "Marcha de las Mujeres".

El mensaje de la niña Sophie.

Una de las oradoras que cosechó más aplausos fue Sophie Cruz, una niña estadounidense-mexicana de seis años cuyos padres no tienen papeles y que saltó a la fama en 2015, cuando fue abrazada por el papa Francisco a su paso por la Explanada Nacional de Washington. "Estamos aquí juntos para formar una cadena de amor que proteja a nuestras familias", dijo, mientras su mamá, a su lado, se enjugaba las lágrimas.

Primer contacto de Peña Nieto con Trump.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, sostuvo ayer sábado una conversación telefónica con Donald Trump, en la que acordaron reunirse en un futuro cercano, dijo la oficina de la Presidencia mexicana. Peña Nieto felicitó a Trump por su toma de posesión el viernes y le expresó la voluntad de México de trabajar en una agenda que beneficie a ambos países, con un enfoque de respeto a la soberanía de las dos naciones y responsabilidad compartida, dijo la Presidencia en un comunicado. Peña reiteró la prioridad estratégica de los lazos bilaterales para ambos países y expresó su interés de mantener un diálogo abierto con el gobierno de Estados Unidos, el cual se iniciará la próxima semana con la visita a Washington de los secretarios mexicanos de Relaciones Exteriores y de Economía.

RECORDÓ QUE HITLER “NO ROBÓ EL PODER” SINO QUE FUE ELECTO.

El Papa alerta sobre los "salvadores".

El papa Francisco advirtió contra la tentación "muy grave" de confiarse en tiempos de crisis a "un salvador" y de buscar defenderse "con muros", en una larga entrevista con el diario El País de Madrid, que se hizo a la misma hora en que Donald Trump juraba su cargo como presidente de Estados Unidos.

El País le pidió una valoración sobre la emergencia de movimientos populistas en Europa y el caso específico de Trump. El Papa respondió con una reflexión sobre las causas del ascenso del nazismo en Alemania, en la que recordó que "Hitler no robó el poder, fue votado por su pueblo, y después destruyó a su pueblo".

Justo a continuación, añadió que "ese es el peligro. En momentos de crisis, no funciona el discernimiento y para mí es una referencia continua. Busquemos un salvador que nos devuelva la identidad y defendámonos con muros, con alambres, con lo que sea, de los otros pueblos que nos puedan quitar la identidad". "Eso es muy grave", remachó.

Refiriéndose explícitamente a Trump, quien ha prometido construir un muro en la frontera con México para detener la inmigración ilegal, Francisco no quiso aventurarse: "Se verá. Veremos lo que hace y ahí se evalúa. Siempre lo concreto".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados