COLOMBIA

La Chinita, el recuerdo vivo de víctimas inocentes

Las FARC pidieron perdón por la matanza de 35 personas hace 22 años.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Abrazos de familiares de las víctimas. Foto: Reuters.

Una lámina plástica pegada en una pared con los nombres de las 35 personas asesinadas por las FARC la noche del 23 de enero de 1994 es el único recuerdo visible de una de las peores matanzas perpetradas por esa guerrilla, la de La Chinita, una calle de la ciudad colombiana de Apartadó. Pero en La Chinita, un barrio de gente pobre en el que las calles son de tierra y en época de lluvias un lodazal, todos recuerdan lo que pasó aquella noche, bien sea porque lo vivieron o porque, en el caso de los más jóvenes, han escuchado los relatos de los mayores.

En un acto de pedido de perdón celebrado el viernes, el jefe negociador de las FARC en los diálogos de paz, Luciano Marín, alias "Iván Márquez", afirmó que "jamás debió ocurrir lo ocurrido en aquella noche" y al referirse a los 34 hombres y la mujer asesinados, reconoció "su inocencia y su amor por la vida".

Las víctimas, reunidas en una calle que hoy lleva la nomenclatura 103B, participaban en una fiesta para recolectar fondos para el inicio del año escolar, y hasta ahí llegaron guerrilleros de las FARC que abrieron fuego.

El resultado no pudo ser más trágico: 35 muertos y 17 heridos cuyo único pecado fue estar en una fiesta comunal a la que llegaron los de las FARC en busca de desmovilizados de la guerrilla del Ejército Popular de Liberación (EPL) que habían dejado las armas casi tres años antes y formado el partido político Esperanza, Paz y Libertad.

Hoy, 22 años después, las calles de La Chinita siguen siendo las de cualquier barrio humilde de Colombia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)