RELACIONES ENTRE LAS POTENCIAS

China y Rusia definen una estrategia común frente a EE.UU.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso comenzó una visita de dos días a China para definir una estrategia común ante las crecientes tensiones mutuas con Estados Unidos.

Los cancilleres chino y ruso reunidos ayer lunes; ambas potencias enfrentan sanciones de EE.UU. por diversos temas. Foto: Reuters
Los cancilleres chino y ruso reunidos ayer lunes; ambas potencias enfrentan sanciones de EE.UU. por diversos temas. Foto: Reuters

China y Rusia por un lado; Estados Unidos, la Unión Europea y el Reino Unido por el otro. Estos son los bloques de la nueva “guerra fría” de siglo XXI, casi un calco de la original del siglo XX.

Ayer lunes el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, comenzó una visita de dos días a China para definir una estrategia común ante las crecientes tensiones mutuas con Estados Unidos.

Lavrov se reunió con su homólogo chino, Wang Yi, en la ciudad de Guilin, apenas unos días después de los encontronazos entre Estados Unidos y China en la reunión de Alaska y de que el presidente estadounidense, Joe Biden, llamara “asesino” a su homólogo ruso, Vladímir Putin, y le acusara de intervenir en las elecciones de noviembre.

Según el diario Global Times, chinos y rusos se informaron mutuamente sobre el estado de sus relaciones con la nueva administración Biden.

“Estados Unidos debe parar sus actos intimidatorios, dejar de interferir en los asuntos internos de otros países y dejar de formar grupitos con el objetivo de promover la confrontación”, afirmaron los dos ministros, según el Global Times.

El encuentro entre Lavrov y Wang “manda el mensaje de que un enfoque duro por parte de Estados Unidos no va a funcionar”, comentó el académico Wu Xinbo al diario South China Morning Post.

Expertos del periódico Global Times agregaron que en la agenda de China y Rusia está también cómo tratar con Estados Unidos el proceso de paz en Afganistán y Siria, el acuerdo nuclear de Irán o arsenal de Corea del Norte.

Sin embargo, la portavoz del ministerio chino de Exteriores, Hua Chunying, dijo que la reunión chino-rusa no tiene que ver con una alianza contra Estados Unidos. “El desarrollo de las relaciones entre China y Rusia no apunta a ningún otro país. No somos como otros países a los que les gusta montar camarillas donde se conspira tácitamente”, aseveró.

Bloque occidental.

La cumbre chino-rusa a nivel de cancilleres se dio al mismo tiempo que Estados Unidos, la UE, Reino Unido y Canadá impusieron sanciones a funcionarios chinos por abusos a los derechos humanos en la provincia de Xinjiang, en la primera acción occidental coordinada de este tipo contra el régimen comunista de Pekín desde que Biden llegó a la Casa Blanca en enero.

China respondió de inmediato con medidas punitivas contra la UE que parecían ser más amplias, incluyendo a legisladores, diplomáticos y grupos de expertos europeos en listas negras, así como a sus familias, y prohibiendo a sus empresas comerciar con China.

Los gobiernos occidentales responsabilizan al régimen comunista chino por las detenciones masivas de musulmanes uigures en el noroeste de China.

“En medio de una creciente condena internacional, (China) continúa cometiendo genocidio y crímenes contra la humanidad en Xinjiang”, dijo el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en un comunicado antes de reuniones con los ministros de la UE y la OTAN en Bruselas.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Canadá afirmó por su lado: “Cada vez hay más pruebas que apuntan a violaciones de derechos humanos sistemáticas y dirigidas por el Estado, por parte de las autoridades chinas”.

Activistas y expertos en derechos humanos de la ONU dicen que al menos un millón de musulmanes están detenidos en campos de Xinjiang. Los activistas y algunos políticos occidentales acusan a China de usar torturas, trabajos forzados y esterilizaciones.

La UE fue la primera en imponer sanciones ayer lunes a cuatro funcionarios chinos, incluido un alto director de seguridad, una decisión que fue seguida por Reino Unido y Canadá más tarde ese día.

Las sanciones de ayer lunes fueron las primeras medidas significativas desde la represión de la plaza Tianamen en 1989, pero la UE ya había apuntado a dos piratas informáticos y una empresa de tecnología en 2020 como parte de sanciones cibernéticas más amplias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados