RELACIONES DIPLOMÁTICAS

China refuerza su alianza con régimen de Corea del Norte

El presidente chino se reunirá con Trump en el G20 de Japón.

Kim Jong-un y Xi Jinping ayer en Corea del Norte. Foto: AFP
Kim Jong-un y Xi Jinping ayer en Corea del Norte. Foto: AFP

El presidente de China, Xi Jinping, inició ayer jueves una visita oficial de dos días a Corea del Norte que busca reforzar su alianza con el régimen de Kim Jong-un.

Hacía 14 años que un presidente chino no visitaba Corea del Norte.

“La situación en la península de Corea concierne a la paz y la estabilidad regional”, dijo Xi al momento de reunirse con Kim. “La comunidad internacional espera que Corea del Norte y Estados Unidos puedan hablar y que las conversaciones lleguen a resultados”, agregó.

La tensión entre Corea del Norte y la comunidad internacional se redujo drásticamente el año pasado, tras haber alcanzado su nivel máximo a raíz de las pruebas nucleares y los misiles disparados por el régimen norcoreano. Pero la histórica cumbre entre Kim y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en Singapur en 2018 bajó la presión sobre éste.

El principal periódico norcoreano, Rodong Sinmun, señaló que la visita de Xi marca “una página nueva y duradera en la historia de la amistad” entre los dos países.

China jugó un papel central en la Guerra de Corea (1950-1953) en defensa del régimen de Kim Il Sung -abuelo del actual líder norcoreano- contra Estados Unidos.

Sin embargo, los primeros años de Kim en el poder no fueron fáciles para los diplomáticos chinos. Pekín se sumó a las sanciones internacionales para forzar a Corea del Norte a abandonar su programa de armas nucleares, y las relaciones bilaterales se empañaron.

Xi y Kim se esforzaron personalmente en recomponer la relación. Aunque el líder norcoreano esperó hasta 2018 para llevar a cabo su primer viaje a China, los dos dirigentes se encontraron en cuatro oportunidades el año pasado.

China percibe que Corea del Norte precisaba de los chinos para poder hablar de igual a igual con los estadounidenses. Aunque Trump prometió a Kim un fabuloso desarrollo económico en caso de que renuncie a su programa nuclear, Xi espera recordarle el papel central de Pekín, que absorbe nada menos que el 90% del comercio exterior norcoreano.

“Xi quiere que todo el mundo sea consciente de que puede influenciar a Kim y de que ningún acuerdo global y duradero con Corea del Norte puede concluirse sin la ayuda y la aprobación de China”, estimó Scott Seaman, analista de centro de reflexión estadounidense Eurasia Group.

Para el régimen norcoreano, la cumbre entre Kim y Xi “servirá para mostrar a Estados Unidos que tiene el apoyo de China y para decirles que deben detener su política de máxima presión”, opinó Eul-chul, profesor de la Universidad de Kyungnam, en Corea del Sur.

Xi tiene otra preocupación, que discutirá con Trump cuando se encuentren la próxima semana en Japón en la cumbre del G20: la guerra comercial entre China y Estados Unidos que hace templar la economía mundial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)