CRISIS POLÍTICA

China intensifica su represión en Hong Kong; redada a opositores

Más de 50 personas fueron detenidas ayer miércoles en Hong Kong, en el marco de la ley de seguridad nacional impuesta por el régimen comunista chino.

Hong Kong: John Clancey, abogado estadounidense, arrestado ayer en el marco de la redada a la oposición. Foto: AFP
Hong Kong: John Clancey, abogado estadounidense, arrestado ayer en el marco de la redada a la oposición. Foto: AFP

Más de 50 personas, entre ellas un abogado estadounidense y figuras de la oposición prodemocracia, fueron detenidas ayer miércoles en Hong Kong durante la mayor redada hasta la fecha en el marco de la ley de seguridad nacional impuesta por el régimen comunista chino.

En 2020 las autoridades chinas intensificaron la represión en la antigua colonia británica, un año después de una movilización popular sin precedentes en este territorio semiautónomo desde su devolución a China en 1997. Y estas detenciones son un ejemplo de ello.

Entre los arrestados figura el estadounidense John Clancey, abogado de Ho Tse Wai and Partners, un bufete especializado en temas de derechos humanos. Se trata del primer estadounidense detenido en virtud de la ley de seguridad nacional.

“Continúen trabajando por la democracia y los derechos humanos en Hong Kong”, dijo Clancey a la prensa mientras era llevado por la policía.

El jefe de seguridad de Hong Kong, John Lee, calificó de “necesarias” las detenciones, que apuntaron contra un grupo de gente que intentaba “hundir a Hong Kong en el abismo”.

En Pekín, una vocera del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Hua Chunying, dijo que la medida solo afectaba “la libertad de algunas fuerzas externas e individuos en Hong Kong que conspiran para intentar socavar la estabilidad y seguridad de China”.

Pero desde Washington, Anthony Blinken, nombrado por el presidente electo Joe Biden para dirigir el Departamento de Estado, calificó los arrestos de “ataque” contra los “derechos universales”.

La Unión Europea, en tanto, reclamó la “liberación inmediata” de los detenidos y advirtió que analizaba eventuales sanciones a China. “El arresto de más de 50 activistas prodemocráticos acusados de subvertir la Ley de Seguridad Nacional envía una clara señal de que el pluralismo político no se tolera en Hong Kong (...) y como UE pedimos la liberación inmediata de las personas arrestadas”, dijo el portavoz del alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell.

El Reino Unido también condenó las detenciones y afirmó que son un “grave atentado para los derechos y libertades de Hong Kong”.

Muchos de los opositores fueron detenidos por su participación en las primarias que el bando demócrata organizó el pasado mes de julio con vistas a los comicios legislativos de septiembre, que fueron finalmente pospuestos por las autoridades.

El objetivo de las primarias, en las que participaron más de 600.000 hongkoneses, era evitar la dispersión de los votos de la oposición y designar a los 35 candidatos a los escaños del Consejo Legislativo (Legco, el parlamento local) que se atribuyen por sufragio universal. El resto se adjudica siguiendo un sistema complejo que garantiza casi con total seguridad la mayoría al bloque pro-Pekín.

El objetivo de la oposición era ganar estos 35 escaños para conseguir por primera vez la mayoría en la legislatura.

China calificó las primarias de “grave provocación” y afirmó que hacer campaña para tomar el control del parlamento podría considerarse “subversión”.

Una ley impuesta sin control legislativo

La Ley de Seguridad Nacional fue impuesta por a Hong Kong por el régimen comunista de China, sin discusión en el LegCo, el parlamento local. Esa ley fue una reacción a la crisis política de 2019, cuando Hong Kong fue escenario durante meses de manifestaciones casi diarias, y a veces violentas, contra la injerencia de China.

Esta ley entró en vigencia el 30 de junio pasado, y establece hasta cadena perpetua. La nueva ley está destinada a “impedir, detener y reprimir” acciones consideradas separatismo, subversión y terroristas, así como “las actividades de fuerzas extranjeras que constituyan una injerencia en los asuntos” de Hong Kong.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados