NUEVA ESTRATEGIA

China cambia su política de natalidad para revertir el envejecimiento de su población

El régimen chino anuncia ahora que permitirá hasta tres hijos. China espera con esta medida reactivar la tasa de natalidad y contrarrestar el envejecimiento de su población.

A fines de 2020, China tenía 1.411 millones de habitantes; ese año tuvo 12 millones de nacimientos, contra 14,6 millones de 2019. Foto: AFP
A fines de 2020, China tenía 1.411 millones de habitantes; ese año tuvo 12 millones de nacimientos, contra 14,6 millones de 2019. Foto: AFP

Cuatro décadas después de haber experimentado con la política del hijo único, que dio origen a la llamada generación de los “pequeños emperadores”, y apenas a cinco años de haber autorizado dos hijos por familia, el régimen chino anuncia ahora que permitirá hasta tres hijos. China espera con esta medida reactivar la tasa de natalidad y contrarrestar el envejecimiento de su población, la más numerosa del mundo, con 1.411 millones de habitantes según el censo de 2020.

El anuncio se conoce tres semanas después de los resultados de este censo, que reveló una fuerte desaceleración del crecimiento de su población, y un envejecimiento más rápido de lo previsto.

En el año 2020, marcado por la pandemia del COVID-19, el número de nacimientos cayó a 12 millones, contra 14,65 millones en 2019, año en el que la tasa de natalidad (10,48 por 1.000 habitantes) ya era una de las más bajas desde 1949, cuando los comunistas asumieron el poder en China.

A finales de los años 1970, China se acercaba a los 1.000 millones de habitantes, casi el doble respecto de 1949. En respuesta, el entonces hombre fuerte del régimen, Deng Xiaoping, impuso la “política del hijo único”, con fuertes multas para los infractores, pero flexibilizaciones para las minorías étnicas o familias campesinas cuando su primer hijo era una niña.

China flexibilizó sus reglas en 2016, permitiendo a los chinos tener un segundo hijo. Pero esa nueva política no fue suficiente para reactivar la natalidad en caída libre por varias razones.

Entre esos motivos está la disminución de los matrimonios, el aumento del costo de la vivienda y la educación, la fertilidad más tardía de las mujeres que privilegian su carrera profesional, exceso del número de hombres en relación con las mujeres.

En el otro extremo de la pirámide de edad, en 2020 China tenía más de 264 millones de personas mayores de 60 años, que constituye ahora el 18,7% del total de la población, un aumento de 5,44 puntos porcentuales respecto al censo de 2010.

Por el contrario, la población en edad de trabajar (15 a 59 años) no representa más del 63,35% del total, 6,79 puntos menos que hace 10 años. En marzo, el parlamento votó un plan para aumentar gradualmente la edad de jubilación en los próximos cinco años, para disgusto de gran parte de la población. Los detalles de esa política no han sido revelados.

Una carretera en un día contaminado en Beijing., China. Foto: AFP.
Una carretera en un día contaminado en Beijing., China. Foto: AFP.

Al margen de permitir un tercer hijo, las autoridades chinas -señaló el Politburó del Comité Central del Partido Comunista- contribuirán a “reducir el gasto de las familias en educación” o a “mejorar las bajas por maternidad”.

“Se requieren esfuerzos para mejorar los servicios de atención prenatal y posnatal, desarrollar un sistema universal de servicios de cuidado infantil o promover la igualdad en la educación”, dice el texto, aunque no especifica las medidas que se tomarán.

Según Ye Liu, especialista en desarrollo internacional del King’s College de Londres, estas nuevas medidas de planificación familiar difícilmente surtirán efecto: “Hacen falta propuestas políticas concretas que aborden algunos de los obstáculos que impiden que las familias tengan más hijos. Entre ellos, el coste de tenerlos, pero también la discriminación laboral contra las mujeres en edad fértil o que tienen hijos pequeños”, declaró.

Quién será el más poblado.

China tenía 1.411 millones de habitantes a fines de 2020. En comparación con 2010, la población aumentó sólo un 5,38%, la tasa de crecimiento más baja desde los años 1960. A este ritmo, India, con 1.380 millones de habitantes en 2020, podría superar a China antes de 2027, cuando se preveía que los indios pasarían a ser la mayor población del mundo.

Políticas de natalidad fallidas

Hijo único. A finales de los años 1970, la población de China roza los 1.000 millones de habitantes, casi el doble que en 1949, cuando los comunistas llegaron al poder. Deng Xiaoping impone la política del hijo único. El número de nacimientos se hunde: la tasa de fecundidad cae a 1,6 a finales de los años 1990, mientras que en 1970 era de 5,9. Esta política ha sido muy criticada por los abortos y las esterilizaciones forzadas y por las consecuencias sociológicas: la generación de los “pequeños emperadores” ha crecido sin saber lo que es tener un hermano o una hermana, primos, tíos y tías...

Primera apertura. En 2013 el régimen autoriza a tener dos hijos a aquellas parejas cuyos dos componentes sean hijo único. Pero dos años después, solo el 15% de parejas habían presentado una solicitud para tener un segundo hijo.

Dos hijos. En 2016, Pekín decide autorizar que todas las parejas puedan tener dos hijos. Pero la natalidad no despega. El año pasado, el número de nacimientos cayó incluso a 12 millones, su nivel más bajo desde 1961.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados