Versión global

China afirma influencia en África

Primero, logra recursos naturales y ahora financia una explosión de obras

Presencia. el presidente Xi Jinping realizó una gira por África, un continente estratégico para China. Foto: Reuters
Xi Jinping realizó una gira por África, un continente estratégico para China. Foto: Reuters

La voluntad de China de proyectar su modelo de liderazgo global tiene en una de sus máximas prioridades el continente africano. Después de años de creciente cooperación económica fijada en la obtención de recursos naturales, Pekín centra actualmente sus esfuerzos en reforzar los lazos militares y financiar una explosión de proyectos de infraestructura en la región en el marco de su proyecto de bandera, la Nueva Ruta de la Seda.

Cimentar esta relación y proteger sus intereses en el terreno fueron los principales objetivos de la nueva gira del presidente Xi Jinping por África, un viaje que contrasta con la desidia mostrada por Estados Unidos hacia el continente y la progresiva pérdida de influencia de Europa.

"Cada vez que vengo a África veo el dinamismo del continente y las aspiraciones de su gente para el desarrollo. Tengo mucha confianza en el futuro de las relaciones entre China y África", dijo el presidente chino a su llegada a Senegal, la primera parada de una gira que le llevó también a Ruanda, Sudáfrica y Mauricio. Es la cuarta vez que Xi pisa el continente como jefe de Estado chino y su primer viaje oficial tras dar comienzo, en marzo, a un segundo mandato. La gira finalizó el jueves con la participación del gobernante chino en la reunión del grupo BRICS, (integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), en la ciudad de Johannesburgo.

"Tengo la sensación de que este continente tiene un enorme potencial de desarrollo y promete un futuro birillante", destacó el gobernante chino. "El desarrollo de China traerá más oportunidades a África. Y el desarrollo de África le dará nueva vitalidad a China".

Asimismo, Xi expresó su confianza en el futuro de la cooperación entre China y el continente africano y adelantó que el Foro China- äfrica previsto para el próximo septiembre en Pekín será "una oportunidad para reforzar la cooperación".

Lidera.

China es el primer socio comercial de África desde hace una década tras desbancar a Estados Unidos. Además de los miles de millones de euros invertidos en la obtención de recursos naturales, especialmente minerales, el continente se ha convertido en el gran campo de pruebas de la construcción de infraestructuras con tecnología y financiación china.

El fenómeno se ha acentuado en los últimos años, coincidiendo con la puesta en marcha del proyecto de la Nueva Ruta de la Seda, una ambiciosa red de infraestructuras que busca unir China no solamente con África, sino también con Europa y el centro y sudeste de Asia a través de puertos, carreteras y la red de ferrocarriles.

Según datos de las autoridades chinas, el país ha financiado la construcción o renovación de más de 6.000 kilómetros de ferrocarril en países como Angola, Etiopía, Kenia, Nigeria, Sudán o Yibuti.

Si bien la billetera china se ha hecho notar sobre todo en África oriental, la visita de Xi a Senegal demostró la capacidad de atraer también a los países del oeste a su proyecto en una zona tradicionalmente bajo influencia francesa. En este país, uno de los más estables de la región y con un rápido crecimiento económico, Pekín ya ha financiado la construcción de una autopista que comunica Dakar con Touba (la segunda ciudad) y un parque industrial a las afueras de la capital. También construyó estadio, un hospital y un teatro.

China tendría el ojo puesto además en el puerto de Dakar como salida en el Atlántico como parte de una ambiciosa conexión ferroviaria y ruta comercial hasta Yibuti, país en el otro extremo del continente y con salida al Índico, donde China tiene una base militar y controla una terminal portuaria.

La financiación que ha otorgado China a Senegal desde hace 13 años supera los 1.800 millones de euros (US$ 2.088 millones).

En el centro.

"Xi Jinping quiere aprovechar un mundo cambiante para posicionar a China en el centro del comercio y la inversión mundial. Y su principal herramienta para hacerlo es la iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda", explican desde la consultora Trivium.

En la pequeña Ruanda, —fue la segunda escala de la gira de Xi—, se está construyendo una línea ferroviaria financiada con dinero chino que comunicará su capital, Kigali, con Mombasa, en Kenia, un proyecto que facilitará al país una salida al mar.

El proyecto supone "una importante acción diplomática de China hacia los países en desarrollo en el contexto de los profundos cambios en la situación internacional", en una clara referencia a las prioridades de la administración del presidente Donald Trump, que ha mostrado un interés nulo por el continente.

China avanza con paso firme en África a pesar de las críticas sobre el impacto ambiental de sus proyectos, la opacidad de sus contratos —no hay un proceso de licitación abierto— o las consecuencias para los países más vulnerables en caso de no poder repagar las deudas contraídas.

Otorga US$ 20.000 millones en préstamos a países árabes

China concederá a los países árabes préstamos por valor de US$ 20.000 millones para su desarrollo económico, anunció el presidente Xi Jinping. El dinero irá destinado a "proyectos que produzcan buenas oportunidades de empleo y un impacto social positivo en los países árabes que tienen necesidades de reconstrucción", dijo Xi.

La iniciativa forma parte de un programa chino de "reconstrucción económica" y "revitalización industrial" afirmó.

Desde que llegó al poder, Xi está intentado expandir la influencia de su país en Medio Oriente y África.

Pero la dependencia de los pequeños países de la financiación china preocupa a algunos observadores. El año pasado Sri Lanka tuvo que ceder a China el control de su puerto de Hambantota porque no podía devolver sus préstamos.

Xi ha puesto en marcha un ambicioso proyecto llamado Nueva Ruta de la Seda, una red de infraestructuras de transporte, energía y comunicaciones para abrir vías de comunicación con Occidente.

En este sentido, la posición central de los países árabes les convierte en "socios naturales" del proyecto, dijo Xi.

"China acoge las oportunidades de participar en el desarrollo de puertos y en la construcción de vías de ferrocarril en los países árabes", en el marco de la "red de conexión logística del Asia Central con el este de África, el Océano Índico y el Mediterráneo", añadió.

LA ACCIÓN REGIONAL.

Definen la relación estratégica

Los presidentes de Argentina, Mauricio Macri, y China, Xi Jinping, coincidieron en la importancia de "fortalecer la relación estratégica" entre ambos países, informaron fuentes oficiales argentinas.

Acordaron "seguir trabajando para ampliar y reforzar los vínculos y la cooperación comercial", en la reunión que mantuvieron en Johannesburgo, donde asistieron a la X Cumbre de los Brics. También "ratificaron su compromiso con la agenda multilateral y el libre comercio".

Macri y Xi "analizaron con una visión muy positiva la marcha de las reuniones que vienen sosteniendo los grupos de trabajo del G20 (economías desarrolladas y emergentes) bajo la presidencia argentina". El G20 se reunirá en Buenos Aires el 30 de noviembre y 1 de diciembre, y coincidirá con la visita de Estado de Xi, dijo la Presidencia de Argentina.

Además, Macri agradeció a Xi el respaldo que China brindó a la Argentina en las negociaciones para el acuerdo con el FMI. (Fuente: EFE)

Comercio vigoroso con Brasil

Las exportaciones agrícolas brasileñas o las inversiones chinas en Brasil, centradas en proyectos de infraestructura como el desarrollo de vías de ferrocarril, puertos y aeropuertos, fueron evaluadas por los presidentes Michel Temer y Xi Jinping, en Johannesburgo.

Según indicó Temer en Twitter, también hablaron sobre las nuevas concesiones y privatizaciones que se están llevando a cabo en Brasil, la profundización de las relaciones comerciales y la evolución del escenario internacional.

China es el principal destino de las exportaciones brasileñas y el gigante asiático es, a su vez, el país del que más productos importa Brasil.

Según datos oficiales del pasado marzo, las exportaciones brasileñas a China alcanzaron los 5.780 millones de dólares, por delante de destinos como Estados Unidos (2.231 millones de dólares) o Argentina (1.706 millones de dólares).

En cuanto a las importaciones, China lidera la demanda brasileña con operaciones por valor de 2.634 millones de dólares. (Fuente: EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)