CORONAVIRUS EN LA REGIÓN

Chile estabiliza la pandemia del COVID-19 y en Argentina caen casos y muertes

En la región hay señales de que la situación mejora en algunos países. Ahora hay que esperar qué pasará con la variante Delta.

Médicos atienden a un paciente en una unidad de cuidados intensivos. Foto: EFE
Médicos atienden a un paciente en una unidad de cuidados intensivos. Foto: EFE

A la espera de lo que pase con la variante Delta en la región, además de Uruguay otros países han logrado bajar las infecciones y las muertes diarias por COVID-19, o están mostrando una tendencia de que la pandemia comienza a ceder.

El caso más notorio es el de Chile, que con una positividad de 2% promedio durante la última semana, los expertos dan por controlada la pandemia. En Argentina también hay señales de que la situación mejora, y en Brasil, aún con cifras de infecciones y fallecimientos diarios muy altas, la tendencia es a la baja.

La pandemia en Argentina.

El vecino del Río de la Plata informó ayer lunes de 12.555 nuevos casos de COVID-19 y 384 fallecidos, lejos del récord diario de 41.080 infectados del pasado 27 de mayo, y de los 792 fallecidos del 21 de junio último. Los muertos por la pandemia en Argentina desde marzo de 2020 llegan ahora a 104.105 personas.

Según los datos de los últimos siete días, la Argentina descendió a la décima segunda posición en la lista de países con mayor cantidad de contagios diarios. Esto se refleja en una caída en los contagios del 17% con respecto a la semana anterior, detalló el diario La Nación. La información se desprende del sitio WorldOMeters, que realiza un relevamiento de la pandemia nivel mundial.

El total de fallecidos en la última semana también tuvo una baja del 22% en comparación a la semana anterior. El dato deja a Argentina en la séptima posición mundial con mayor cantidad de muertos en un período de siete días. En este aspecto, solo quedó superada por Indonesia, Brasil, Rusia, India, Sudáfrica y Colombia.

La ocupación de camas de terapia intensiva en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) se ubica apenas por encima del 54%. A nivel nacional, esa cifra supera el 56%. Se debe, en parte, a que se están registrando más casos en el interior del país.

En relación a la campaña de vacunación, el Monitor Público argentino arroja que, hasta ahora, 29,8 millones de dosis han sido aplicadas en el territorio nacional. De ese total, 23,8 millones corresponden a primeras dosis, mientras que 6 millones representan los refuerzos.

Argentina experimentó en abril y mayo un vertiginoso aumento de los casos de COVID, pero la curva ascendente comenzó a ceder en junio, tras la aplicación de nuevas restricciones y la vacunación.

Vacuna contra el coronavirus. Foto: AFP
Vacuna contra el coronavirus. Foto: AFP

La situación en Chile.

Cruzando la cordillera de los Andes, Chile registró ayer lunes una tasa de positividad del 2,06%, la más baja, y por sexto día consecutivo mantuvo este porcentaje, algo que según los expertos indica que la pandemia se encuentra estabilizada. “La positividad ha tenido una disminución de más del 60%. Hay que comprender que este esfuerzo es de todos”, dijo el ministro chileno de Salud, Enrique Paris.

Ayer lunes Chile informó de 1.185 nuevos casos y 93 muertes, lo que deja el balance total en 35.119 decesos desde marzo de 2020.

La mejoría se da en paralelo a uno de los procesos de vacunación más exitosos del mundo, que hoy alcanza a más del 86% de la población objetivo con una dosis y casi el 79% con dos, la mayor parte con Coronavac, y en menor medida con Pfizer, AstraZeneca y Cansino.

Después de tres meses de una grave segunda ola que obligó a imponer duras restricciones, el país recupera parcialmente la normalidad y ayer lunes abrió sus fronteras, aunque solo se permitirá la salida a los nacionales y residentes extranjeros que hayan completado su vacunación.

Decenas de municipios dejaron atrás el confinamiento total en los últimos días, la capital Santiago vivió su primer fin de semana sin cuarentena desde marzo y los cines, teatros e interiores de bares y restaurantes volvieron a abrir sus puertas después de meses clausurados.

El país también inició ayer un proceso gradual de retorno presencial a las clases.

Chile mantiene el toque de queda de 22.00 horas a 05.00 horas en la mayor parte del país -en algunas zonas comienza a las 00.00 horas- y el estado de excepción por catástrofe.

La pandemia en Brasil.

En Brasil la situación es algo más complicada, pero también hay señales de que la pandemia cede. Brasil registró ayer lunes 18.999 nuevos casos y 578, con lo que el número total de muertes rebasó las 550.000, según el Consejo Nacional de Secretarías de Salud. Desde la primera muerte, el 12 de marzo de 2020 en San Pablo, el país totaliza 550.502 óbitos.

Brasil, uno de los tres países en el mundo más afectados por la pandemia en números absolutos junto a Estados Unidos e India, registra una tasa de mortalidad de 262 decesos por cada 100.000 habitantes y una incidencia de 9.368 personas infectadas en la misma proporción.

Pese a las cifras elevadas, la pandemia ha presentado en las últimas semanas una clara tendencia de ralentización en Brasil, atribuida por los expertos y autoridades al avance de la vacunación.

Según los datos oficiales, el país ha aplicado 134,2 millones de vacunas, con 96,3 millones de primeras dosis y 37,9 millones de segundas dosis.

Brasil ha conseguido inmunizar totalmente a un 18% de su población. (Con información de AFP, EFE y La Nación).

El COVID-19 en Colombia.

Colombia sumó ayer lunes 8.503 infecciones nuevas de COVID, la cifra más baja desde el 30 de marzo, cuando informó de 7.952. Y reportó 314 fallecimientos, también el menor número de decesos desde el 12 de abril, cuando fueron 267, para un total de 119.182 víctimas mortales desde el inicio de la pandemia. La emergencia sanitaria también ha dado una tregua a las UCI de Bogotá, que han bajado del 75% de ocupación, de forma que la Alcaldía pasó de la alerta roja a naranja.

EE.UU. aún no se abre a viajeros
Una pareja utilizando mascarilla camina por un calle de Nueva York. Foto: AFP

Estados Unidos va a mantener las restricciones para los viajes internacionales a pesar de la presión de la Unión Europea (UE). “Vamos a mantener las restricciones existentes”, dijo ayer lunes la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki. “La variante Delta, más contagiosa, se está extendiendo tanto aquí como en el extranjero”, declaró.

Agregó que es probable que la tendencia del aumento de casos continúe “en las próximas semanas”, y reiteró que afecta principalmente a personas no vacunadas.

En sus últimas advertencias, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomendaron evitar viajar a España y Portugal debido al aumento de casos de COVID-19. Estados Unidos emitió la misma recomendación para Chipre una semana después de hacer lo propio con los viajes a Gran Bretaña, el principal destino internacional para los estadounidenses después de México y Canadá en 2019.

Estados Unidos ha restringido los viajes desde la UE, Gran Bretaña, China e Irán, entre otros países desde hace más de un año.

En junio, la Unión Europea se abrió a los viajeros de Estados Unidos, exigiendo certificado de vacunación o pruebas negativas al virus, bajo la presión de naciones dependientes del turismo. La UE han pedido a Estados Unidos reciprocidad y el 15 de julio el presidente Joe Biden aseguró que tendría una respuesta “en los próximos días”.

Estados Unidos hace excepciones, incluyendo a estudiantes, académicos, periodistas y empresarios.

Pfizer y Moderna amplían estudio de vacuna en niños de 5 a 11 años
Dosis de Pfizer/BioNtech. Foto: AFP

Las farmacéuticas Pfizer y Moderna están ampliando sus estudios clínicos de sus vacunas contra el coronavirus en niños de entre 5 y 11 años a petición de los reguladores estadounidenses, con el objetivo de investigar efectos secundarios poco comunes, entre ellos inflamación del corazón. Según The New York Times, la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) de Estados Unidos indicó tanto a Pfizer-BioNTech como a Moderna que el tamaño y el alcance de sus estudios pediátricos inicialmente planteados no son adecuados para la detección de efectos secundarios como la miocarditis y pericarditis.

La información se conoce poco después de que el presidente Joe Biden afirmara en un evento televisado que la aprobación de emergencia de las vacunas de covid para niños se produciría “pronto”, aunque la Casa Blanca no ha dado una fecha específica.

El NYT señala que se desconoce si la petición de la ampliación de los ensayos clínicos de la vacuna afectará al calendario previsto para su aprobación. Anteriormente, miembros de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), consideraron que los beneficios de la vacuna para los mayores de 12 años superan los riesgos, entre ellos problemas de corazón.

Un portavoz de Moderna, Ray Jordan, confirmó al Times que la compañía pretende expandir sus estudios, y señaló que se espera solicitar una autorización de emergencia a finales de 2021 o principios de 2022.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados