LA MARCHA DE LA PANDEMIA

Chile, el primero con “carné de movilidad” para los vacunados contra el COVID-19

Fue anunciado por el presidente Sebastián Piñera como un carné que pueden obtener los vacunados “para tener menos restricciones”

El pase permitirá a los vacunados moverse por las distintas regiones de Chile, pero siempre respetando las restricciones. Foto: EFE
El pase permitirá a los vacunados moverse por las distintas regiones de Chile, pero siempre respetando las restricciones. Foto: EFE

Chile, uno de los países con mayor porcentaje de población vacunada contra el COVID-19 del mundo, habilitó un carné que otorga mayores libertades a inmunizados, una medida pionera en Latinoamérica.

Se llama “pase de movilidad”, fue anunciado por el presidente Sebastián Piñera como un carné que pueden obtener los vacunados “para tener menos restricciones” y, desde que circula hace siete días, ya ha sufrido varios cambios por un aumento de casos de COVID-19.

El interrogante es: ¿qué libertades otorga? Las masivas fiestas de Israel, el primer país en poner en marcha una identificación para vacunados, o un repleto Madison Square Garden en Nueva York, ciudad que está implementando una medida similar, son estampas que han llevado a muchos a cuestionarse el alcance del carné chileno.

Pasó un día desde el anuncio presidencial hasta que las autoridades sanitarias entregaron más detalles sobre la medida. El ministro de Salud chileno, Enrique Paris, enfatizó que el pase no es “un ‘chipe libre’ (carta blanca) de libertades”.

Sin embargo, aclaró que sí servirá para moverse en barrios confinados y habilitará para cambiar de localidad y viajar entre regiones, algo que lleva prohibido desde hace meses, y que según los últimos anuncios solo podrán realizar quienes se encuentren en zonas que no estén en cuarentena total.

A una semana de su implementación, muchos ciudadanos todavía tienen dudas de cuáles son sus beneficio.

Desde del Ministerio de Salud, afirmaron a EFE que el pase “no modifica en ningún caso los aforos” establecidos en el plan gubernamental que lleva en vigor desde que comenzó la pandemia, y que impone unas medidas distintas en cada barrio en función de su situación epidemiológica.

“También se mantienen para los vacunados las medidas individuales de autocuidado como el uso de mascarilla o distanciamiento físico”, agregaron.

El instructivo del Gobierno establece que las reuniones tanto en los hogares como en los exteriores serán de un máximo de 30 personas en el mejor de los escenarios epidemiológicos, una situación de la que solo disfrutan actualmente alrededor de una decena de los 340 municipios del país.

La mayoría de localidades siguen todavía con confinamientos parciales e, independientemente de la vacuna, mantendrán aforos en el interior de bares y restaurantes al 25% y solo permitirán reuniones de entre 5 y 15 personas tanto en interiores como exteriores.

El pase permitirá también moverse entre las distintas regiones de Chile y viajar cualquier día de la semana a otras zonas que no se encuentren en cuarentena pero siempre “respetando las restricciones de actividades asociadas al lugar en que se encuentra”, aclararon.

Se trata de uno de los anuncios más esperados -las zonas costeras cercanas a la capital ya han recibido la visita de miles de turistas- pero aún así, nadie estará eximido de cumplir las normas vigentes en la localidad de destino y en las playas será obligatorio para todos llevar la mascarilla excepto para meterse al agua.

Tampoco se modificará para nadie el toque de queda, que rige de 22.00 horas a 5.00 horas en todo el territorio nacional.

Además, el pase de movilidad no funcionará como un “pasaporte de vacunación”: no servirá para viajar a otros países y solo entregará beneficios dentro de propio territorio chileno.

Chile, de 19 millones de habitantes, es el segundo país del mundo con más porcentaje de población inoculada con dos dosis (53%).

De los 10,8 millones de personas que ya completaron su esquema de vacunación, más de 8 millones ya han obtenido el pase, que se descarga, a partir de 14 días después de la última dosis, en forma de código QR desde una plataforma estatal tras un registro sencillo.

(En Uruguay, el 53,6% de la población tiene al menos una dosis y el 29,8% las dos dosis, a los que se les da un certificado pasados los 14 días).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados