LA CHINA DE XI JINPING

La censura se cierne sobre las empresas extranjeras en China

Desde ahora solo contarán con “redes privadas” autorizadas por el régimen.

Casi todos los países del mundo tienen equipos para combatir a los hackers. Foto: EFE
Foto: EFE

La población china y las empresas extranjeras instaladas en el país padecen desde ayer sábado la prohibición de las "redes privadas virtuales" (VPN) no autorizadas, utilizadas hasta ahora para esquivar la censura que el régimen comunista a internet. Varias decenas de miles de personas recurren a los VPN para conectarse a páginas web o redes sociales bloqueadas por las autoridades, como Facebook, Twitter, Google, YouTube... así como a numerosos medios extranjeros.

Pero el gobierno declaró la guerra a estos túneles que permiten pasar bajo la "gran muralla informática" de internet en China. A partir de ayer 31 de marzo, particulares y empresas extranjeras deberán elegir obligatoriamente entre un número limitado de servicios VPN aprobados por el régimen comunista.

"Cualquier grupo extranjero que quiera disponer de un sistema de acceso de uso privado deberá instalar una línea específica", explicó el ingeniero jefe del ministerio de Industria y Tecnologías de la Información a los periodistas en enero. "También podrán alquilar una línea de este tipo a la agencia de Telecomunicaciones", agregó.

Hoy en día muchas empresas extranjeras tienen su propio servidor VPN fuera de China, lo que les permite acceder a webs bloqueadas pero también a sus herramientas de gestión en línea (calendarios, correo o agendas). Ahora tendrán que pasar por uno de los tres operadores chinos.

Para el presidente de la Cámara de Comercio estadounidense de Shanghái, Kenneth Jarrett, los grupos extranjeros y sus empleados corren el riesgo de "pagar los platos rotos" por estas nuevas medidas.

"Las empresas extranjeras usan plataformas (de herramientas digitales) como Google Analytics y Google Scholar", explica a la AFP. "Limitar el acceso a los VPN accesibles aumentará aún más la frustración de los medios empresariales en China".

Un miembro de GreatFire.org, un grupo de lucha contra la censura con sede en China, ve en esta nueva reglamentación un intento de eliminar los VPN más baratos y, por lo tanto, un medio para que los operadores locales capten ingresos adicionales, además de restringir aún más la información.

"¿Están las empresas extranjeras a merced de los reguladores chinos? Por supuesto", señala el que se presenta bajo el nombre falso de Charlie Smith.

Pero algunas empresas han previsto obedecer. "Vamos a hacer una petición de línea VPN al gobierno", admite la directora general de una compañía tecnológica extranjera.

"Nuestros negocios se concentran en Pekín, así que creo que es la mejor opción (...) No queremos incumplir las reglas o ver perturbado nuestro acceso VPN", explica a la AFP bajo condición de anonimato.

Las empresas no saben todavía si pueden ser sancionadas en caso de infracción.

En diciembre, Wu Xiangyang, un ciudadano chino, fue condenado a cinco años y medio de cárcel y una multa de 500.000 yuanes (80.000 dólares) por haberse "beneficiado ilegalmente" de la instalación de servidores VPN y de la venta ilegal de programas. Es la condena más dura que se conoce hasta ahora en un caso relativo a los VPN.

"Probablemente vamos a asistir a una aplicación selectiva" de la prohibición, considera Samm Sacks, experto del CSIS, un grupo de reflexión especializado en el internet chino. "Hasta ahora pocas empresas extranjeras han tenido problemas con sus VPN... Pero todavía hay mucha incertidumbre".

El PCCh ha reforzado los controles sobre la sociedad desde que el presidente Xi Jinping asumió el poder. Las autoridades dicen que el país tiene el derecho soberano de gobernar internet como considere oportuno, y que se necesitan regulaciones cibernéticas y de seguridad nacional para enfrentar la piratería y el terrorismo.

Diplomáticos de otras naciones dicen que los funcionarios de Pekín han rechazado los esfuerzos para discutir las reglas cibernéticas, y advierten que las restricciones podrían dañar la imagen de China, socavar su competitividad y minar la cooperación internacional.

"No solo dañan la imagen innovadora que quiere dar China, sino que también tienen un impacto en la productividad", constata Mats Harborn, presidente de la Cámara de Comercio Europea en China. "Algunos de nuestros miembros nos han mencionado pérdidas de más del 20% de sus ingresos anuales a causa de esta lacra".

"La voz de China".

Mientras la censura avanza sobre Internet, un nuevo gigante mediático, llamado "La Voz de China" y que integrará los tres principales medios audiovisuales estatales, será la nueva arma de propaganda del PCCh con la que promoverá los valores de la "nueva era" el presidente Xi Jinping, ahora con mandato vitalicio.

"La Voz de China" integrará la televisión estatal CCTV, la Radio Nacional de China (CNR) y China Radio Internacional (CRI) bajo el control directo del departamento de propaganda del PCCh.

Se trata de una de las primeras medidas tomadas por el régimen comunista tras la Asamblea Nacional Popular (ANP), la reunión política anual más importante en China en la que Xi ha consolidado su poder a un nivel que sólo antes había tenido Mao Zedong.

Aunque la censura en los medios no es ninguna novedad, esta reestructuración evidencia de manera explícita el control de la información oficial a través de un gran ente.

Prohibidas las Películas y obras con temática LGBT

El Festival Internacional de Cine de Pekín retiró de su programa la película Call Me by Your Name, ganadora del último Óscar al mejor guión adaptado, en un nuevo caso de censura a producciones de temática LGBT, informaron a EFE fuentes de la organización. La película dirigida por Luca Guadagnino tiene entre sus estrellas a un adolescente de 17 años y un joven asistente del padre del muchacho en la Italia de los años 80. En Pekín se han suspendido en varias ocasiones ciclos de cine gay, concursos de belleza dirigidos a este tipo de colectivos, y las relaciones LGBT están prácticamente ausentes de cualquier película o serie de televisión producida localmente. El Festival de Pekín, que este año celebra su octava edición del 15 al 22 de abril, es una de las más importantes citas del séptimo arte en China, y cada edición atrae a destacadas estrellas del cine europeo y de Hollywood. EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)