ESPAÑA

Cayó el líder socialista y se abre un acuerdo con el PP

El PSOE en su peor hora, quebrado y electoralmente débil.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pedro Sánchez se retira de la conferencia de prensa tras anunciar su dimisión. Foto: Reuters.

Cuatro días de rebelión interna y diez horas de psicodrama y caos terminaron este sábado con el líder socialista español Pedro Sánchez, lo que podría desbloquear ahora el panorama político en el país tras nueve meses de parálisis.

Insultos, desencuentros e incluso llantos presidieron una jornada negra para un PSOE vapuleado en las urnas en el último año y dividido frente al dilema de dejar gobernar o no en minoría al líder del Partido Popular (PP), Mariano Rajoy.

"He anunciado al comité federal la dimisión de la comisión ejecutiva federal y también de mi persona como secretario general", anunció Sánchez, después de perder una votación decisiva ante el comité federal, el "parlamento" del PSOE, que reunió ayer sábado en Madrid a más de 250 integrantes.

Tras su partida, el PSOE estará dirigida de forma interina por una gestora, la cual "contará con mi apoyo leal", prometió Sánchez, electo en 2014 por los militantes.

Dicha gestora podría facilitar la investidura de un gobierno del PP de Rajoy después de nueve meses de interinidad. De esta forma, España evitaría ir a elecciones el próximo diciembre, por tercera vez en un año.

Con esto, naufraga definitivamente la idea de Sánchez de buscar con sus 85 diputados (frente a los 137 del PP) un gobierno alternativo, que habría requerido el apoyo de los izquierdistas de Podemos y de los nacionalistas catalanes, dos potenciales aliados de los que recelan mucho en las filas socialistas. Podemos pidió con insistencia a Sánchez que promoviera un gobierno alternativo de izquierdas, y este sábado, su líder Pablo Iglesias no tardó en condenar el resultado.

"Se imponen en el PSOE los partidarios de dar el gobierno al PP. Frente al gobierno de la corrupción, nosotros seguiremos con y por la gente", escribió en su cuenta de Twitter.

El comité federal del PSOE de ayer decidió, por 133 votos en contra y 107 a favor, tumbar la propuesta de Sánchez de celebrar un congreso extraordinario para renovar su liderazgo.

La votación culminó diez horas dramáticas, en las que los participantes no lograban ponerse de acuerdo sobre el orden del día, y en las que previamente hubo un primer intento de votación y un conato de moción de censura contra Sánchez, ambos abortados.

La misma crispación se vivió frente a la sede del partido, en la madrileña calle de Ferraz, donde desde el amanecer un centenar de simpatizantes de Sánchez hostigaron a sus detractores a gritos de "golpistas", "fascistas" y "traidores". 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)