UN SUEÑO DE 20 MESES

Cayó Kuczynski en Perú, primer presidente víctima de Odebrecht

El Congreso iba a votar hoy una moción de destitución promovida por la oposición.

Pedro Pablo Kuczynski por Arotxa
Pedro Pablo Kuczynski por Arotxa

Pedro Pablo Kuczynski renunció ayer miércoles a la Presidencia de Perú, un día antes de que el Congreso votara una moción para destituirlo por sus supuestos lazos con la empresa brasileña Odebrecht. La salida de Kuczynski genera incertidumbre en el país que será anfitrión en abril de la Cumbre de las Américas, a la que asistirá Donald Trump y una treintena de gobernantes más, incluido el venezolano Nicolás Maduro, pese a haber sido eliminado de la lista de invitados.

"Pienso que lo mejor para el país es que yo renuncie a la Presidencia de la república", dijo Kuczynski en un mensaje por televisión hacia las 14:40 locales (16:40 de Uruguay), acompañado por los miembros de su gabinete ministerial.

"No quiero ser un escollo para que nuestra nación encuentre la senda de la unidad y armonía que tanto necesita y a mí me negaron", agregó Kuczynski, de 79 años, primer presidente que pierde su puesto por el escándalo de Odebrecht.

La empresa brasileña confesó que pagó a políticos y empresarios latinoamericanos millones de dólares en sobornos y dádivas para asegurarse contratos de obras públicas.

La presión contra Kuczynski era muy fuerte tras la divulgación de un video que muestra a Kenji Fujimori intentando convencer a otros parlamentarios de que apoyen al presidente con la promesa de obras públicas en sus distritos. El apoyo de Kenji evitó la destitución del presidente en diciembre.

A cambio, Kuczynski indultó a Alberto Fujimori (1990-2000), que cumplía 25 años de cárcel por corrupción y crímenes de lesa humanidad. Pero la maniobra también desató una guerra interna en el partido Fuerza Popular que lidera su hermana Keiko. Kenji y otros 12 diputados que lo apoyan fueron expulsados o se marginaron del partido mayoritario en el Congreso. 

La maldición Odebrecht.

Los presuntos vínculos con Odebrecht cuando era ministro de Economía en el gobierno de Alejandro Toledo —sobre el que pesa también una orden de extradición por haber recibido 20 millones de dólares de la constructora brasileña— terminaron por cavar su tumba política. Odebrecht reveló que había pagado casi cinco millones de dólares por asesorías a empresas ligadas a Kuczynski cuando era ministro, lo que él siempre había negado.

La constructora brasileña admitió además que hizo aportes de campaña en 2006 y 2011 a los últimos cuatro ocupantes del sillón presidencial peruano, incluido Kuczynski y Keiko Fujimori.

Según analistas, Kuczynski no tenía ninguna posibilidad de superar la moción de destitución prevista este jueves.

Un sondeo de la firma Ipsos reveló la semana pasada que el 58% de los peruanos creía que Kuczynski debía ser destituido, contra un 37% que decía que debía seguir.

Un panorama político golpeado: con "un fujimorismo demasiado fuerte y partidos políticos muy poco estructurados, Perú revive sus viejos demonios que han desencadenado un rechazo a la clase política", afirmó Gaspard Estrada, director del Observatorio Político de América Latina y del Caribe (Opalc) de la Universidad de Ciencias Políticas de París.

Kuczynski debe ser sustituido por el primer vicepresidente y actual embajador en Canadá, el ingeniero Martín Vizcarra, quien debe completar el actual periodo de gobierno, que culmina en julio de 2021.

Sin embargo, si ninguno de los dos vicepresidentes aceptara el mando, llegaría a la casa de Gobierno el presidente del Congreso, el fujimorista Luis Galarreta. Este tendría que convocar a nuevas elecciones, escenario que ningún partido desea en momentos de desprestigio de los políticos por los escándalos de Odebrecht.

La incertidumbre política, en tanto, está erosionando la economía peruana. "Estamos viviendo un panorama complicado porque la economía está sintiendo el impacto de la inestabilidad política ligada al presidente", dijo el economista Jorge González Izquierdo, quien explicó que la economía nacional está creciendo en los últimos meses por debajo de las previsiones.

Salida ordenada.

Los ministros también presentaron su renuncia en solidaridad con Kuczynski. El presidente saliente dijo que espera una transición constitucional y ordenada para superar un clima de "ingobernabilidad" por la constante confrontación con el Congreso. Y recomendó hacer una reforma constitucional para no volver a vivir estas situaciones.

"Es importante para nuestra nación que nos aboquemos a las reformas políticas constitucionales que nos permitirán no volver a pasar por este difícil trance y poder así iniciar un nuevo capítulo hacia el progreso y la justicia", dijo Kuczynski.

Legisladores de la oposición señalaron que tal vez no acepten la renuncia de Kuczynski y que igual procederían a votar por la destitución. "Ni siquiera ofreció explicaciones, mucho menos se disculpó con el país", dijo Daniel Salaverry, portavoz del mayor partido en el Congreso, a la radio local RPP.

La renuncia de Kuczynski ocurre a menos de tres semanas de la Cumbre de las Américas el 13 y 14 de abril en Lima, que será el primer viaje de Trump a América Latina. Un funcionario de la Casa Blanca dijo a Reuters que Trump todavía planeaba asistir a la cumbre.

Los mercados peruanos, que habían abierto a la baja el miércoles, se recuperaron con fuerza al cierre apostando a que la sucesión de Vizcarra será un escenario que traerá más estabilidad. La agencia Fitch anunció que mantiene la calificación de la deuda de Perú en "BBB+" con panorama estable, y dijo que espera una continuidad de las políticas macroeconómicas en el país minero.

El Congreso debatirá hoy jueves la renuncia de Kuczynski, y mañana viernes tomará el juramento como sucesor a Vizcarra, anunció el presidente del Parlamento, Luis Galarreta. "No aceptamos los términos de la carta, (pero) creemos que el Perú está por encima de todo, tenemos que proceder al trámite de la solicitud", indicó Galarreta. Según el titular del Legislativo, el rechazo a la carta de Kuczynski es porque "ésta es una crisis que se da por serias denuncias de corrupción, que nos hacen recordar las peores épocas de hace 18 años", en referencia a los actos de corrupción del gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000).

Los legisladores se han quejado de que Kuczynski no ha reconocido ninguna responsabilidad en la conducta de sus aliados políticos, encabezados por Kenji Fujimori, y varios funcionarios grabados por el legislador de Fuerza Popular Moisés Mamani ofreciendo obras y otros beneficios, a cambio de votos contra la vacancia de Kuczynski.

PERFIL DE KUCZYNSKI.

El "gringo" hundido por Odebrecht

Pedro Pablo Kuczynski, el "gringo" que llegó a la Presidencia de Perú anunciando "un gobierno de lujo", duró 20 meses en el poder.

Hijo de un médico alemán que huyó del nazismo, Kuczynski (79), tenía dos lastres: escaso respaldo político en el Congreso y su condición de empresario. Sus opositores lo acusaban de mantener vínculos con grandes trasnacionales y de actuar como lobbista. Han sido precisamente los vínculos con la empresa brasileña Odebrecht, que ha repartido decenas de millones de dólares a políticos latinoamericanos a cambio de obras públicas, los que culminaron abruptamente con su presidencia, corolario de una exitosa carrera al servicio de su país desde 1968, cuando fue nombrado gerente del Banco Central de Reserva, antes de ser ministro en varias ocasiones y avezado inversor en Wall Street y economista del Banco Mundial.

Cuando asumió el poder en julio de 2016, sorprendió a los peruanos dando pasos de baile y, durante la primera reunión del Consejo de Ministros, puso a todos a hacer gimnasia en el patio del Palacio de Gobierno.

"Yo no soy político, soy un economista que quiere hacer algo por su país", decía el que fuera concertista de flauta traversa del Royal College of Music que dejó para dedicarse a la política.

Su afición a las artes se la inculcó su madre, Madeleine Godard, de origen franco-suizo y tía del cineasta Jean-Luc Godard.

Su acento heredado de una educación exquisita en Estados Unidos y Gran Bretaña le valió el apodo de "gringo".

Graduado en política, filosofía y economía en Oxford y en administración pública en Princeton, tuvo que renunciar a su nacionalidad estadounidense para poder postularse en su país.

Conocido por el acrónimo de su nombre, PKK es padre de cuatro hijos de sus dos matrimonios con estadounidenses, que apenas hablan español. Su actual esposa es Nancy Lange, prima de la actriz Jessica Lange.

Ahora podrá cumplir el consejo que le habían dado sus amigos antes de postular a la Presidencia: "descansar, con mi (motocicleta) Harley (Davidson)". AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)