ELECCIONES EUROPEAS

Cayo Julio César, el bisnieto argentino de ultraderecha de Benito Mussolini

Tiene 51 años e irá por una banca en el Parlamento europeo

Una pesada mochila para un descendiente de Mussolini. Foto: Reuters
Una pesada mochila para un descendiente de Mussolini. Foto: Reuters

Se llama Cayo Julio César Mussolini y se siente orgulloso de su apellido. El bisnieto del “Duce” Benito Mussolini se presenta por primera vez a las elecciones europeas del 26 de mayo con la esperanza de que su partido de ultraderecha, Hermanos de Italia, logre representación en Bruselas.

“Mussolini es un apellido histórico, que en Italia todavía puede causar reacciones muy profundas hacia un lado o hacia otro. No es un apellido fácil de llevar porque causa siempre interés, causa también mucho prejuicio pero lo llevo con orgullo”, dice a EFE en un perfecto español con acento porteño.

Nacido en Buenos Aires hace 51 años, adonde su abuelo, hijo del dictador fascista, huyó tras la caída del régimen, Cayo Julio César está recién llegado a la política, después de haber sido oficial submarinista en la Armada italiana y trabajado en el sector privado.

Subraya que su partido no es fascista. “Desciende de lo que es la derecha italiana histórica, el Movimiento Social Italiano, una derecha social, muy diferente a algunas personas que hoy tratan de copiar muchas ideas y los temas políticos que nosotros siempre hemos llevado para adelante, por ejemplo la tutela de los intereses italianos antes que nada”, explica.

“Todos los movimientos que se están creando de protesta en Europa, como se ha visto también en las elecciones españolas -dice en referencia a Vox- son un claro signo de que hay que cambiar, hay que volver un poquito a los orígenes”.

Mussolini creció en Venezuela, adonde llegó en 1978. “Es un país que conozco muy bien, al que amo, era un país próspero, acogedor”, cuenta, antes de “ese pseudoexperimento de la Revolución bolivariana”.

“Lamentablemente la situación ahora es dramática, hay un presidente usurpador, (Nicolás) Maduro, que junto a los militares corruptos esta destruyendo el que era uno de los países más bonitos del mundo”, dice.

Y lamenta que, por cuestiones ideológicas “no solo en Italia con el Movimiento 5 Estrellas, también en España, con Podemos, hay gente que sigue hablando bien de este régimen. Yo les diría a estas personas que se fueran a vivir tres meses a Caracas para que vean lo que es la realidad dramática de Venezuela”.

Entre sus prioridades si logra un asiento en la Eurocámara (en las pasadas elecciones Hermanos de Italia no alcanzó el 4%) está cerrar la sede de Estrasburgo y dejar solo la de Bruselas. “Es inútil tener duplicados que cuestan muchísimos millones de euros, porque por un lado se pide a la gente hacer sacrificios y luego se despilfarra plata. Sería una buena señal para los contribuyentes”.

Defiende las posiciones de la derecha sobre temas como la inmigración. “Nadie está contra la inmigración, estamos en contra de la invasión”.

No condena el fascismo, “un periodo histórico importante que ha dejado grandes obras en Italia”, dice huir de etiquetas y considera que la cosas no son blanco o negro. “Italia iba en la guerra con Alemania porque eran aliados en ese momento. Las guerras se hacen por intereses, todos lo hacen”.

Cree que esa ideología está claramente discriminada y no entiende por qué está prohibido el saludo romano y no el puño en alto.

Y cuenta una anécdota que le sucedió cuando quiso abrir una cuenta de Facebook con el nombre de usuario @caioMussolini y no se lo autorizaron.

“La cosa más curiosa y peculiar es que haciendo pruebas con @caioLenin o @caioStalin o @caioPolpot Facebook me lo autorizó, así que hay una discriminación muy precisa por mi posición política y sobre todo a lo que es mi nombre y apellido de verdad, y lo considero vergonzoso”, insiste el bisnieto de Mussolini.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)