Bachelet permanecerá en el lugar hasta que se normalice la situación

Catástrofe en Chile con 9 muertos en el norte

Aumentó a nueve el número de personas fallecidas en el norte del país, castigado por un fuerte temporal.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los pobladores cruzan el lecho de un río en localidad de Chanaral. Foto: Reuters.

Tras las peores lluvias de los últimos 80 años en el árido norte chileno, la presidenta Michelle Bachelet encabezó un comité de emergencia en la devastada ciudad de Copiapó, en la Tercera Región de Atacama, para fijar las prioridades en las decenas de pueblos afectados.

En medio del barro y los escombros, cientos de personas intentaban recuperar lo posible desde sus viviendas dañadas, a lo que se sumaba lentamente la llegada de maquinaria para despejar los caminos sumergidos en el lodo.

"Se está avanzando en términos de normalizar la situación", dijo a los periodistas Bachelet, quien decidió permanecer más tiempo en las zonas afectadas para coordinar las labores de ayuda.

Bachelet se queda.

La presidenta Bachelet, anunció ayer que permanecerá en la zona que desde el pasado martes ha sido devastada por lluvias e inundaciones que han causado nueve muertos y 17 desaparecidos, mientras se normaliza la situación.

La mandataria, que viajó el miércoles a la zona, no precisó hasta cuándo se quedará, pero subrayó a los periodistas que "se está avanzando en normalizar la situación".

Tras encabezar en Copiapó, capital de la región de Atacama, una reunión del Comité Operativo de Emergencia (COE), en la que se analizaron las medidas adoptadas por el Gobierno para enfrentar la catástrofe generada por el temporal en las regiones de Antofagasta, Atacama y Coquimbo, Bachelet hizo un positivo balance del trabajo realizado y aseguró que se hacen esfuerzos para llegar a lugares que permanecen aislados por la crecida de los ríos y cortes de caminos, a los que solo se puede acceder por helicópteros.

Agregó que los hospitales han comenzado a funcionar mejor, salvo el de la localidad de Diego de Almagro que está aislada, por lo que éste ha sido habilitado provisionalmente en el liceo del pueblo.

Desde el jueves han llegado a la regiones afectadas partidas importantes de medicamentos, entre ellos insulina y vacunas para la hepatitis, tétanos y la influenza, con el objetivo de enfrentar la situación sanitaria pos emergencia, dijo la mandataria chilena.

También consideró "importante" haber ordenado el toque de queda la pasada noche en la región de Atacama, porque "pese a que en general la ciudadanía ha tenido una conducta ejemplar, ha habido casos de intentos de saqueo".

De acuerdo con cifras de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), hay unos 6.200 damnificados en las regiones afectadas, de los que 5.471 permanecen albergados, y 7.500 viviendas destruidas o dañadas, principalmente en la región de Atacama, donde las localidades más afectadas son Chañaral, Tierra Amarilla, Alto del Carmen y Diego de Almagro, además de Copiapó.

El subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, aseguró ayer que el abastecimiento de artículos esenciales se ha normalizado en las regiones afectadas. "No tenemos problemas de medicamentos, vacunas o alimentación. Están suficientemente abastecidas las tres regiones", dijo en una rueda de prensa en Santiago. "Hoy día pretendemos tener vías adecuadas, aunque sea parcialmente, para poder entregar con camiones la ayuda específica", añadió y señaló que también se ha dado prioridad al rescate de personas, para lo que se han movilizado catorce helicópteros militares y de empresas privadas.

En la región de Antofagasta se mantienen bajo alerta roja la ciudad del mismo nombre, Tocopilla y Taltal, y toda la región de Atacama. Las clases están suspendidas en las regiones de Antofagasta y Atacama, al igual que en varias ciudades de la región de Coquimbo.

Meteorología.

Un núcleo frío unido a altas temperaturas en una zona desértica —Atacama, el desierto más seco del mundo— precipitó la tragedia en el norte chileno que causó 9 muertos, 19 desaparecidos y miles de damnificados con pueblos divididos por las inusuales lluvias torrenciales, explicó un experto. Jaime Leyton, de la Dirección General de Aeronáutica Civil, señaló que los "núcleos fríos" tienen una frecuencia de 5 a 15 eventos anuales y su recurrencia es mayor en las épocas de transición.

Para comparar lo ocurrido en el norte puso como ejemplo la Región Metropolitana donde en verano hay altas temperaturas, pero a veces son mayores. En el caso del norte, puntualizó, "este núcleo frío actuó con mayor intensidad porque en el sur ya había una masa cálida muy intensa que estaba arrojando aire cálido al norte desde latitudes altas".

Perseguido por la desgracia.

Víctor Zamora (38), uno de los 33 mineros chilenos que en 2010 permanecieron atrapados setenta días a 700 metros de profundidad tras un derrumbe en una mina de la región de Atacama, perdió su casa en el temporal de lluvia. Zamora, mecánico de oficio, vive en la localidad de Tierra Amarilla, a 800 kilómetros de Santiago. "Que todo el esfuerzo que hicimos la familia para tener algo mejor para los hijos se pierda de la noche a la mañana es injusto", dijo entre ruinas el trabajador.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados