POLÍTICA Y FÚTBOL

Catar 2022, el Mundial de las tensiones entre árabes

FIFA quiere llevarlo de 32 a 48 equipos; necesita más sedes.

La capital es una moderna ciudad y el país promete estadios con la más avanzada tecnologías. Foto: AFP
La capital es una moderna ciudad y el país promete estadios con la más avanzada tecnologías. Foto: AFP

El proyecto del presidente de la FIFA Gianni Infantino de ampliar a 48 equipos el Mundial de Fútbol 2022 de Catar, lo que supondría extenderlo a algún país vecino, podría provocar un aumento de las tensiones diplomáticas en la región.

Catar, sede del Mundial 2022 con 32 equipos, no tiene capacidad estructural para albergar una competición con 48 selecciones.

Los partidos suplementarios podrían organizarse en Kuwait u Omán, dos países que se han apartado de la crisis del Golfo que estalló en 2017 entre Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Egipto, por un lado, y Catar por el otro.

Lejos de convertir una región políticamente turbulenta en más armoniosa, la propuesta de la FIFA podría abrir aún más las heridas y situar a Kuwait y Omán, además de a Catar, en una posición todavía más delicada frente al bloque que lidera Arabia Saudí, peso pesado del Medio Oriente.

"Hay un riesgo muy real de que la ampliación de la Copa del Mundo a Kuwait u Omán haga a estos dos países más vulnerables y sufran la misma presión regional que tiene Catar desde 2017", señala Kristian Coates Ulrichsen, investigador en la Universidad de Rice.

"La idea de una Copa del Mundo que incluya a Kuwait y Omán, pero no a Arabia Saudí o los Emiratos podría suponer una amargura considerable en Ryad y Abu Dabi", añade.

Para pasar de 64 partidos (en un formato de 32 equipos) a 80 (con 48), se tendrían que organizar partidos fuera de Catar, en un país vecino. "Ningún país es favorito, cinco pueden manifestarse: Baréin, Kuwait, Arabia Saudí, Omán y Emiratos", señala una fuente próxima a la FIFA.

Debido a la crisis política, parece complicado en este momento que Arabia Saudí, Emiratos y Baréin puedan coorganizar el gran evento con Catar.

En junio de 2017 Catar fue objeto de un embargo diplomático y económico por parte de Ryad y sus principales aliados nacionales, que acusaron a Doha de apoyar a grupos islamistas radicales y le reprochan su acercamiento a Irán, el gran rival de Arabia Saudí.

Catar rechazó las acusaciones de apoyo a grupos extremistas y acusó a sus adversarios de querer reducirlo a un Estado vasallo. Kuwait y Estados Unidos han intentado mediar, pero sin éxito.

Andreas Krieg, del King`s College de Londres y que fue consejero del gobierno catarí, reconoce que Kuwait y Omán "tienen problemas con Arabia Saudí y Emiratos". Las tensiones entre Kuwait y Arabia Saudí vienen del reparto de áreas petrolíferas, mientras que Omán fue criticado por presuntamente haber dejado pasar la entrega de armas iraníes, a través de su territorio, a rebeldes yemenistas contrarios a Ryad.

"El proyecto de la FIFA de ampliar a otro país la Copa del Mundo reforzará el sentimiento de que el Golfo está dividido en dos bloques de tres países cada uno", considera Krieg.

FIFA presentó la semana pasada en Miami un estudio de fiabilidad que recomendaba ampliar el número de equipos en 2022. "Hemos llegado a la conclusión de que es posible pasar de 32 a 48 si se cumplen algunas condiciones", dijo Infatino. La decisión final se anunciará en junio en París.

La UEFA ya manifestó que considera la expansión "no realista". La ampliación agrega 16 partidos en los mismos 28 días del torneo. Los expertos se preguntan si los estadios y las infraestructuras de Kuwait y Omán responderán a los rigurosos criterios de la FIFA.

Con todos estos interrogantes, es poco probable que la Copa del Mundo sea la panacea política, afirma James Dorsey, investigador de la Rajaratnam School of International Studies de Singapur y autor de The Turbulent World of Middle East Soccer. "La crisis del Golfo no se resolverá jugando al fútbol", pronostica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)