BARCELONA

Cataluña envuelta por violencia; batallas de secesionistas y policías en varias ciudades

Se han vivido momentos de gran tensión y se han registrado intensas cargas policiales, lanzamiento de objetos contra los agentes antidisturbios (incluidas piedras y bengalas) y se ha prendido fuego a barricadas y contenedores.

Choques entre la policía e independistas catalanes, este martes, por segundo día consecutivo. Foto: AFP
Choques entre la policía e independistas catalanes, este martes, por segundo día consecutivo. Foto: AFP

La tensión y los disturbios se han extendido durante la tarde y la noche de ayer martes por varias ciudades de Cataluña durante la segunda jornada de protestas contra la sentencia del Supremo Tribunal de España que ha condenado a nueve líderes sececionistas por sedición.

Decenas de miles de personas han participado en las concentraciones convocadas frente a las delegaciones del Gobierno en las capitales catalanas, donde se han vivido momentos de gran tensión y se han registrado intensas cargas policiales, lanzamiento de objetos contra los agentes antidisturbios (incluidas piedras y bengalas) y se ha prendido fuego a barricadas y contenedores. Los incidentes han sido especialmente crudos en Barcelona, donde en algunos momentos se ha vivido una batalla campal. Un total de 74 personas han tenido que ser atendidas por los servicios sanitarios durante los incidentes y otras 25 han sido detenidas.

Tras los incidentes, el Gobierno nacional que preside Pedro Sánchez (líder del Partido Socialista Obrero Español) ha emitido un comunicado en el que denuncia que la “violencia está siendo generalizada en todas las protestas” contra la sentencia y asegura que dicha agresividad no es fruto “de un movimiento ciudadano pacífico, sino coordinada por grupos que utilizan la violencia en la calle para romper la convivencia en Cataluña”. El Ejecutivo culpa de los incidentes a “una minoría que está queriendo imponer la violencia en las calles”.

Asimismo, expresa su reconocimiento a la labor de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, algunos de cuyos agentes han resultado heridos en los disturbios.

Afirma que “el objetivo del Gobierno España es y será en todo momento garantizar la seguridad y la convivencia en Cataluña, y lo hará si es preciso siguiendo su compromiso de firmeza, proporcionalidad y unidad”.

Choques entre la policía e independistas catalanes, este martes, por segundo día consecutivo. Foto: AFP
Choques entre la policía e independistas catalanes. Foto: AFP

Al día siguiente de la ocupación del aeropuerto de El Prat, los independentistas han trasladadosus movilizaciones contra la sentencia de cárcel para los líderes secesionistas al centro de Barcelona, así como a las puertas de las delegaciones del Gobierno de las capitales catalanas.

En Barcelona y Girona, los agentes antidisturbios han cargado contra los manifestantes, muchos de ellos encapuchados, que trataban de acceder a las sedes oficiales. En la capital catalana se han concentrado 40.000 personas, según la Guàrdia Urbana.

Un total de 25 personas han sido detenidas (3 en Barcelona; 13 en Tarragona; 8 en Lleida y 1 en Sabadell) por desórdenes públicos o atentado a los agentes de la autoridad, según han informado los Mossos d’Esquadra.

Choques entre la policía e independistas catalanes, este martes, por segundo día consecutivo. Foto: AFP
Un total de 25 personas han sido detenidas. Foto: AFP

Choques.

Además, 74 personas han resultado heridas. El Sistema de Emergencias Médicas (SEM) ha facilitado esta cifra tras contabilizar las personas atendidas a lo largo del día en Barcelona (37), en la zona de Girona-Gurb (19), en Tarragona (8), en Sabadell (2) y en Lleida (8). Ninguno de los heridos presenta lesiones graves.

La actuación de algunos grupos violentos en Barcelona ha llevado a los Mossos d’Esquadra a realizar varias cargas de intensidad, provocando estampidas de personas y elevando la tensión en el Eixample, donde la policía ha efectuado las detenciones.

Durante la noche, algunos manifestantes han llegado a lanzar una motocicleta eléctrica de alquiler en una hoguera y han roto el escaparate de una agencia inmobiliaria de una de las calles del centro, informa la agencia Efe. Unas 20 hogueras han ardido durante la tarde y la noche de este martes en las inmediaciones de la Delegación del Gobierno.

También en Tarragona, Girona y Lleida se han producido escenas de tensión.

Manifestaciones en Cataluña por segundo día consecutivo. Foto:  Reuters
Manifestaciones en Cataluña por segundo día consecutivo. Foto: Reuters

En Girona, unas 9.000 personas, de acuerdo con la Policía local, se han concentrado ante la Subdelegación y también ha habido incidentes y cargas policiales protagonizados por grupos reducidos que han hecho lanzamientos de objetos hacia la línea policial, informa Europa Press.

También ha habido incidentes en Tarragona, protagonizados por unas 500 personas ante la Subdelegación, en la plaza Imperial Tarraco, con lanzamientos hacia el cordón policial que protegía el edificio y cargas policiales para dispersar a manifestantes, que han quemado contenedores y han hecho barricadas.

En Lleida ha habido 6.000 concentrados en el momento de máxima afluencia ante la Subdelegación y los Mossos han cargado con porras después de que grupos reducidos hayan tirado velas, cristales, latas y ramas de árbol al cordón policial, además de quemar una bandera española y algunos contenedores. También ha sido provocado un incendio a las puertas de una tienda.

Por su lado, el líder del Partido Popular (principal fuerza de la oposición), Pablo Casado, ha pedido a Sánchez que active la Ley de Seguridad Nacional en Cataluña. “Ante los violentos disturbios que elevan la tensión en Cataluña, Sánchez debe activas esa ley para que ningún cuerpo policial esté sujeto a directrices de los independentistas y se proteja su integridad. Es urgente garantizar la seguridad y el órden público”, ha escrito en su cuenta de Twitter.

La ley habilita al presidente del Gobierno, por real decreto, a declarar los disturbios de interés para la seguridad nacional y disponer de todos los recursos humanos y materiales con la finalidad de abordar la situación de violencia.

Los líderes separatistas organizan movimiento

Tsunami Democràtic, la plataforma que está promoviendo las protestas callejeras contra la sentencia del Supremo Tribunal, nació en la cumbre que en septiembre mantuvieron los principales líderes separatistas en Ginebra, según fuentes policiales. Al encuentro acudieron el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su sustituto, Quim Torra, entre otros, con el fin de recuperar la “unidad de acción” del secesionismo. La primera acción del movimiento fue colapsar el aeropuerto de El Prat el lunes. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, aseguró ayer que se está investigando quiénes están detrás de Tsunami Democràtic, y descartó que el Gobierno se plantee indultar a los dirigentes independentistas condenados. “Por supuesto que hay investigaciones, tenemos unos servicios de inteligencia eficaces y terminaremos sabiendo quién está detrás de estos movimientos”, dijo.

Fuentes policiales señalan que “se trata de un movimiento con una estructura organizada, un soporte económico y una estrategia bien pensada y poderosa, capaz de convocar y desconvocar una acción en horas, consiguiendo que miles de personas acudan a un lugar y se vayan”.

El fallo del Supremo con pena de 13 años
Choques entre la policía e independistas catalanes, este martes, por segundo día consecutivo. Foto: Reuters

La situación de violencia provocada por los grupos secesionistas es consecuencia del rechazo de los grupos que buscar dividir a España al fallo del Supremo Tribunal que aplica penas de prisión de entre 9 y 13 años a nueves líderes separaratistas. El exvicepresidente de la Generalitat (gobierno de Cataluña), Oriol junqueras tiene la pensa más alta -13 años- debido a un delito de sedición en concurso medial (cuando un delito es un medio necesario para la comisión de otro) con malversación. Esos delitos surgen de haber organizado un referéndum ilegal, el 1° de octubre de 2017, para la secesión de Cataluña, así como de haber destinado fondos públicos para la organización de esa votación. Entre las figuras del movimiento separatista que recibieron penas de doce años de prisión por los delitros de sedición y malversación, están el ex consejero de Asuntos Exteriores, Raúl Romeva, la ex consejera de Trabajo, Dolors Bassa y el ex vocero de la Generalitat, Jordi Turull.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)