CARLOS PUIGDEMONT

Cataluña: aplazan investidura y se dividen los secesionistas

Puigdemont, exiliado en Bélgica, sigue siendo el candidato único, pero no tiene fecha para asumir.

Independentistas se manifestaron ayer a favor de la investidura de Puigdemont. Foto: Reuters
Aplazan investidura de Carles Puigdemont como presidente de Cataluña.

Carles Puigdemont deberá esperar si quiere volver a sentarse en el sillón del gobierno en Cataluña. Ayer martes, cuando todo estaba pronto para una polémica investidura, el presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, suspendió la sesión. El aplazamiento provocó malestar entre los secesionistas, agravando más la crisis política.

"El pleno de hoy queda aplazado" hasta tanto haya garantías de un debate "efectivo y con garantías" para Puigdemont, anunció Torrent, sin precisar una nueva fecha.

El anuncio fue aplaudido por el gobierno central de Mariano Rajoy, quien había advertido a Torrent de "responsabilidades" judiciales si seguía adelante.

Puigdemont se encuentra en Bruselas, donde huyó en octubre pasado evadiendo una investigación en España por rebelión y sedición. La justicia española ordenó su detención si ingresa a territorio de España.

"Se ha evitado que hoy se hubiera producido una burla a nuestra democracia", indicó el Ejecutivo español.

Poco antes Torrent había lanzado duras críticas al gobierno y al Tribunal Constitucional, acusándolos de vulnerar los derechos de los catalanes, pero el aplazamiento de la sesión derivó en una crisis abierta en el seno del independentismo, con mayoría absoluta en la cámara regional: 70 de los 135 escaños.

El grupo parlamentario encabezado por Puigdemont, Juntos por Cataluña, la más votada de las listas independentistas en las elecciones regionales del 21 de diciembre, se quejó en un comunicado de no haber sido consultado.

"No compartimos que se tenga que aplazar más allá de hoy el pleno del Parlamento", manifestó Elsa Artadi, portavoz de Juntos por Cataluña.

Torrent, de Izquierda Republicana de Cataluña (ERC), la otra gran formación independentista, intentó infructuosamente llamar a Puigdemont, alegó esta. El líder de ERC, el exvicepresidente catalán Oriol Junqueras, agradeció desde la cárcel la decisión de Torrent para "garantizar la defensa de los derechos de todos los diputados escogidos democráticamente".

El tercer partido independentista, la CUP (izquierda radical), también cargó contra Torrent. Es un "grave error político", dijo su líder parlamentario Carlos Riera, augurando un "nuevo ciclo de movilizaciones y de desobediencia civil para dar fuerza de nuevo a la desobediencia institucional".

Con caretas con la cara de Puigdemont, banderas independentistas y gritos de "ni un paso atrás", miles de personas se congregaron en torno al Parlamento para exigir la investidura del líder secesionista.

Torrent precisó que no se plantea proponer otro candidato que no sea Puigdemont. Esto sugiere que continuarán presionando por la secesión, por lo que el gobierno en Madrid no tiene ninguna razón para terminar con la intervención que impuso para bloquear la independencia de Cataluña.

El Tribunal Constitucional prohibió una designación a distancia de Puigdemont, una alternativa evaluada por el candidato y por Juntos por Cataluña.

"Ni la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría ni el Tribunal Constitucional decidirán quién tiene que ser el presidente de la Generalitat (ejecutivo catalán)", señaló Torrent.

Un bloqueo en el Parlamento desembocaría en la repetición de elecciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º