VATICANO

La carta del Papa tras conocerse los abusos cometidos en Estados Unidos

"Nos obligan a condenar con fuerza estas atrocidades, así como a unir esfuerzos para erradicar esta cultura de muerte", dijo Francisco.

El papa Francisco de visita en Bakú, Azerbaiyán. Foto: Reuters
Papa Francisco.

El papa Francisco condenó el lunes "con fuerza las atrocidades" cometidas en Pennsylvania, Estados Unidos, contra más de 1.000 niños por sacerdotes, en una carta dirigida al "Pueblo de Dios".

Mientras enfrenta varias crisis por los abusos sexuales de clérigos en varios países, el Papa escribió una carta sin precedentes a todos los católicos del mundo en la que les pidió ayuda para desterrar esta "cultura de muerte".

En la carta, dirigida al "pueblo de Dios", el pontífice también prometió que la iglesia no escatimará esfuerzos para evitar que ocurran o se encubran abusos sexuales.

"En los últimos días se dio a conocer un informe donde se detalla lo vivido por al menos mil sobrevivientes, víctimas del abuso sexual, de poder y de conciencia en manos de sacerdotes durante aproximadamente setenta años", escribe el papa en la carta difundida por el Vaticano.

"Si bien se puede decir que la mayoría de los casos corresponden al pasado, sin embargo, con el correr del tiempo hemos conocido el dolor de muchas de las víctimas y constatamos que las heridas nunca desaparecen y nos obligan a condenar con fuerza estas atrocidades, así como a unir esfuerzos para erradicar esta cultura de muerte; las heridas nunca prescriben", añade Francisco.

"Con el correr del tiempo hemos conocido el dolor de muchas de las víctimas y constatamos que las heridas nunca desaparecen y nos obligan a condenar con fuerza estas atrocidades, así como a unir esfuerzos para erradicar esta cultura de muerte", dijo Francisco.

Un funcionario del Vaticano dijo que era la primera vez que el Papa escribe a los 1.200 millones de fieles del mundo sobre los abusos sexuales cometidos por sacerdotes. Las misivas pasadas referidas al escándalo estuvieron dirigidas a obispos y católicos de países afectados.

Hace tres días, el Vaticano expresó su "vergüenza y dolor" tras la revelación de abusos sexuales a menores en Pensilvania por parte de 301 curas durante 70 años.

Pero este lunes el papa Francisco fue más lejos y empleó palabras más duras para referirse al caso.

"Pidamos perdón por los pecados propios y ajenos. La conciencia de pecado nos ayuda a reconocer los errores, los delitos y las heridas generadas en el pasado y nos permite abrirnos y comprometernos más con el presente en un camino de renovada conversión", prosiguió.

Continuando, señaló: "que el ayuno y la oración despierten nuestros oídos ante el dolor silenciado en niños, jóvenes y minusválidos. Ayuno que nos dé hambre y sed de justicia e impulse a caminar en la verdad apoyando todas las mediaciones judiciales que sean necesarias".

También hizo un llamado a la comunidad católica a movilizarse para "denunciar todo aquello que pone en peligro la integridad de cualquier persona".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)